PASAPALABRA IV. ANIMALES Y PLANTAS

Las ciencias de la vida son tan diversas como complejos los seres vivos. La Biología, la Zoología y la Botánica tienen objetos distintos pero siempre son seres vivos. Del latín “vita” derivan palabras como vitalidad, vitamina, vitalicio…Todos los seres vivos tienen células, palabra que procede del latín cellula, diminutivo de cella, “hueco”.  Sólo los virus son acelulares.  La vida se mantiene gracias a los tres procesos básicos de nutrición, relación y reproducción.… Todos estos términos son de origen latino.

Pero en relación a la vida, hay muchas palabras de origen griego. El pensamiento griego es un pensamiento construido sobre dualidades y pares de opuestos, y en relación al concepto de la vida, por un lado hay el par fisis/bios (naturaleza/vida) y, por otro, el par zoé /bios. Bios (presente en anfibio, biólogo, microbio…) no se usa con sentido de cuerpo tangible con determinados órganos, que es el sentido que hoy tiene en palabras como “biología” (para ellos sería fisiología), sino con el sentido de una manera concreta de vivir, una vida cualificada de alguna manera. Así, Aristóteles usa el término bios en la Ética a Nicómaco para diferenciar la vida contemplativa (bios theoretikós) –frente a la práctica (bios prakticos)-, la vida política (bios politikós) y la vida del placer (bios apolaustikós) …

La raíz zoé (que está también en en zoon “animal” y se transcribe en nuestro prefijo *zoo-) alude al mero hecho de vivir, tanto de dioses como de hombres y de animales. Es una palabra que no se usa en plural.

En la Política Aristóteles hace célebre su anthropos zoon politikon, el hombre es un animal social, y lo llama también  zoon logikón;  es la misma raíz que zoé. [O sea, todo anthropos tiene una zoe y una bios] 

 

La palabra physis ya se usa en Homero, en la Odisea, para referirse a la planta que Hermes da a los compañeros de Ulises convertidos en animales para recuperar su forma; no tiene aún el sentido general de la Naturaleza completa, sino solo de un ente individual. Luego adquiere ese sentido más general de naturaleza y su integración en el pensamiento griego lo opone a nomos (“costumbre” > “cultura” > “ley”); esta oposición, muy arraigada desde la Sofística, destaca el sentido de la naturaleza como satisfacción de determinadas necesidades; para superar esas necesidades el hombre establece la nomos. Aristóteles considera la physis como contraria a techne, al oponer los objetos naturales a los objetos artificiales (fruto de una téchne de artesano).

El origen de las palabras es, a veces, bien curioso:

-La libélula recibe su nombre del latín libellula, que es un diminutivo de libella, que a su vez es un diminutivo de libra, “balanza”. Parece ser que la relación de la libélula con la balanza se debe a la forma que tiene este insecto de mantenerse en equilibrio en el aire.

-Mariposa equivale en latín a papilio, -onis. Esta palabra se ha conservado en el catalán papallona y en el francés papillon. Sin embargo, la etimología del término del castellano es bien curiosa. Su origen se encuentra en el latín de los cristianos, concretamente en una canción religiosa que entonaban los niños en honor de la Virgen María y que comenzaba Maria posa, es decir, “pósate, María”.

Murciélago proviene del latín mus, muris, “ratón” y de caeculus, diminutivo de caecus, “ciego”. En catalán existen las palabras muricec, de la misma etimología, y rata pinyada o rat penat, que significa “rata con plumas”.

-Larva: Era el nombre con el cual designaban en Roma a los funcionarios públicos corruptos que se enriquecían en los cargos, después la entomología usó dicha denominación para aplicarlo a un animal recién salido de un huevo y que llegará a adulto por medio de la metamorfosis.

-El nombre de la orquídea proviene del griego  orchis que significa “testículos”. Si observas la forma de esta flor sabrás por qué.

-La hortensia recibió su nombre por una dama francesa llamada Hortènse, a quien el naturalista Commerson dedicó esta flor, que él había importado de China.

-El gladiolo recibe su nombre de la palabra latina gladius, “espada”, debido a la forma puntiaguda de sus hojas.

-La camelia se llamó así por G.J. Kamel, un botánico moravo que vivió en el siglo XVII. Alejandro Dumas hijo escribió una novela titulada La dama de las camelias, que más tarde inspiró al famoso músico italiano Verdi para componer su popular ópera La Traviata.

-La araña recuerda una historia mitológica: proviene del latín aranea. En griego se dice “arakné”, por eso decimos que la araña pertenece a la familia de los arácnicos. La mitología explica que Aracne era una muchacha que bordaba tan maravillosamente bien y tan rápidamente que creía que nadie la podía superar. Por eso, movida por su orgullo, se atrevió a desafiar a la diosa Atenea a una competición de bordado. La diosa aceptó la apuesta, pero cuando vio la obra tan bella que había confeccionado Aracne, llevada por la rabia, la destrozó y la muchacha se colgó. Después la diosa la transformó en una araña, animal que en griego lleva su nombre.

Atenea y Aracne. J. R. Tintoretto, ca. 1475-1485

Así lo cuenta Ovidio:

Palas golpeó tres o cuatro veces la frente de Aracne. Ella, infeliz, no lo resistió y tuvo el valor de atarse la garganta con un lazo. Colgaba ya cuando Palas, compadecida, la sostuvo y le dijo: “Vive, sí, pero cuelga, malvada; y que el mismo tipo de penalidad sea sentenciado para tu linaje incluso hasta tus más remotos descendientes”. Tras estas palabras se apartó y regó a Aracne con el jugo de una hierba infernal. Inmediatamente sus cabellos bañados por el fármaco siniestro se consumieron junto con la nariz y los ojos; la cabeza se vuelve diminuta y también todo su cuerpo; en el costado tiene incrustados unos dedos finísimos en lugar de piernas; lo demás lo ocupa el vientre del que, a pesar de todo, ella hace brotar el hilo, y como araña trabaja sus antiguas telas.

( Ovidio, Metamorfosis, VI, 133 ss)

A partir de términos griegos y latinos que se relacionan con la vida y los seres vivos, proponemos el siguiente cuadro que se resuelve como los juegos de “Pasapalabra”: la palabra definida empieza por A, B, C… y así hasta terminar el alfabeto; si no empieza por la letra sino que, simplemente, la incluye, se indica que “contiene la x”.

Pasapalabra: animales y plantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *