PASAPALABRA V: EL CUERPO HUMANO

El lenguaje de la medicina y del campo semántico del cuerpo humano está lleno de étimos grecolatinos. Por ejemplo, las palabras médico, medicina y medicamento son de origen latino; en cambio farmacia, fármaco y farmacéutico son de origen griego. Los nombres de las partes del cuerpo perviven y coexisten en nuestro idioma:

Como en todo lenguaje científico, su desarrollo y la fijación de los términos obedecen a factores científicos pero también sociales y culturales. La mentalidad de los pueblos que lo utilizan deja su huella en la evolución del lenguaje, y en el caso de las lenguas clásicas hay palabras que se utilizaron con el mismo significado hace veinticinco siglos: la base de la terminología médica occidental se encuentra ya en el conjunto de escritos que componen el Corpus Hipocraticum, de distintos siglos y de distintas escuelas. Muchos de los términos de estos tratados continúan utilizándose en la actualidad, a veces con un significado diferente: anatomía, apoplejía, crisis, diagnóstico, fármaco, fisiología, órgano, terapia...

En el s. II, la medicina clásica griega es reformulada por el médico Galeno de Pérgamo, que concreta el sistema que estará vigente en toda la Edad Media. Se conservan 150 de sus obras, que combinan los contenidos de los tratados hipocráticos con la biología aristotélica; los términos que permanecen en nuestro lenguaje son numerosos: acmé, afonía, atonía, caquexia, catarsis, catéter, cefalea, cráneo, epiglotis, gangrena, gonorrea, ictericia, melancolía, parálisis, paraplejía, priapismo, tétanos reuma, tórax...

Entre los siglos II y V se desarrolló cierta literatura médica en latín, deudora de la Historia natural de Plinio, y hasta el Renacimiento no volvió a enriquecerse el lenguaje con latinismos, en un intento de eliminar los términos de origen árabe que se incorporaron en la Alta Edad Media. La Edad Moderna siguió recurriendo al latín para ampliar el lenguaje médico, pero en la Edad Contemporánea se ha sustituido por anglicismos y neologismos.

Algunas etimologías son curiosas:

La palabra NAÚSEA proviene del griego naus  “nave”, porque es la sensación que se tiene cuando se viaja en barco. Sin embargo, MAREO proviene del latín mare, maris , que alude al mismo tipo de sensación.

La palabra CLAVÍCULA significa, literalmente, “llave pequeña”, que es la adaptación del diminutivo griego kleídion κλειδίον.

HÍGADO en griego es hepar, por eso decimos hepático o hepatitis. En latín es iecur, iecoris. El iecur ficatum era el hígado de los patos alimentados con higos (ficus) con el que se hacía un delicioso paté. De la palabra ficatus deriva el castellano hígado, el catalán fetge y el francés foie.

La palabra JADEO en griego se dice  athma > lat. asthma > ASMA.

GLANDE significa "bellota" en latín, y se usa con el significado que tiene porque los romanos veían similitudes entre el extremo del pene y las bellotas.

MASTODONTE es el mamífero con dos dientes en cada mandíbula .

La palabra HISTÉRICA, < gr. ysterikós “relativo al útero”,  fue usada ya por Platón y por Hipócrates para referirse a una enfermedad femenina. Un mito contaba que el útero se desplaza por el cuerpo de la mujer, causando enfermedades cuando llega al pecho. Más tarde, Galeno escribió que la histeria era una enfermedad causada por la privación sexual.

La palabra CÓRNEA viene del latín cornu (“cuerno”) porque es un calco del griego keratoeidés, que literalmente significa “con forma de cuerno”

 «La primera de las dos membranas del ojo tiene dos nombres, κερατοειδής keratoeidḗs la parte del medio y que llega hasta el iris, porque se parece a los cuernos pulidos, y se llama blanca todo el resto.» (Rufo de Éfeso, De corporis humani appellationibus 27.3.)

La palabra DUODENO deriva del término latino duodecim, que significa “doce”, porque en una persona el duodeno mide doce dedos de largo.

A partir de términos griegos y latinos que se relacionan con la vida y los seres vivos, proponemos el siguiente cuadro que se resuelve como los juegos de “Pasapalabra”: la palabra definida empieza por A, B, C… y así hasta terminar el alfabeto; si no empieza por la letra sino que, simplemente, la incluye, se indica que “contiene la x”.


Imprimir ésta entrada Imprimir ésta entrada

4 pensamientos en “PASAPALABRA V: EL CUERPO HUMANO

  1. pompilo

    Gracias a ti. Muy útil el post, y ¡qué bonita la etimología! Cada vez tengo más claro que es una chifladura exclusiva de los filólogos, pero los demás que se lo pierden. Salud.

    Responder
  2. pompilo

    Echo en falta algunas partes. ¿Qué partes? Las partes. Por lo demás, un empeño bonito y útil. Erratum: "Pretil", sin la "r" de más.

    Responder
    1. Elena Gallardo Paúls Autor

      Gracias, Pompilo, por señalármelo. Error corregido y partes incorporadas. Un cordial saludo, Elena

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong> <embed style="" type="" id="" height="" width="" src="" object="" allowfullscreen="" allowscriptaccess="" cachebusting="" bgcolor="" quality="" flashvars=""> <iframe width="" height="" frameborder="" scrolling="" marginheight="" marginwidth="" src=""> <object style="" height="" width="" param="" embed=""> <param name="" value="">