Archivos de la categoría LITERATURA

HIPSÍPILA DE EURÍPIDES

La editorial Tilde, en su constante compromiso  con el mundo grecolatino, como demuestra su colección de cultura clásica, ha publicado la traducción de la tragedia Hipsípila de Eurípides (ISBN: 978-84-96977-20-4).

2013-03-09 14.25.22

En una edición bilingüe, presenta la reconstrucción del texto a partir de los fragmentos papiráceos conservados, incorporando otros textos -también en edición bilingüe-, de autores que recogen el mismo mito (Apolodoro, Higino, Antología Palatina…). Esta edición es el resultado de dos años de trabajo de los profesores Miguel Navarro Aljibe y Joaquín Pastor Seco. La labor de reconstrucción se ha basado principalmente en la edición comentada de los fragmentos que publicó G.W. Bond en 1963 (Hypsipyle, Oxford University Press).

En el marco de las XXV Jornadas de la Sociedad Española de Estudios Clásicos de Valencia-Castellón, se ha presentado el texto, Hipsípila a cargo del grupo KOMOS, formado por alumnos de instituto principalmente.

 Ayer, día de la Mujer, tuvo lugar el preestreno en la Sala Matilde Salvador de la Universitat de València, 2420 años después de su estreno en Atenas.

Aunque en la presentación su director, Miguel Navarro, nos previno sobre la juventud extrema de los actores y la posibilidad de errores,   la actuación demostró que esa juventud no es ningún problema y que, si hubo errores, tienen tablas suficientes para que el público no las perciba. Son un ejemplo de que nuestros jóvenes alumnos tienen mucho valor, valores y hemos de esforzarnos en facilitarles un futuro, para lo que sin duda, nuestras materias tienen mucho que decir y que aportarles.

rupo KOMOS
Hipsípila, GRUPO KOMOS

Nuestras felicitaciones a este grupo teatral, especialmente a Julia Fontaña, por su papel de Hipsípila y a Daniel Pérez, por Anfiarao. Todos ellos y, de forma especial sus profesores, pueden estar orgullosísimos de su trabajo.

 

HERA EN LA POESÍA CONTEMPORÁNEA

La escritora CAROLINA OTERO, profesora, cantante, letrista, bloguera, carolinocéntrica en exceso… acaba de publicar su poemario Anunciado en Televisión, PREMIO ANGEL URRUTIA ITURBE, 2011.

El libro está prologado por Emilio Tadeo, quien ya nos avanza la presencia de Catulo, porque “la anfitriona […] ama y odia, como Catulo, sí, pero siempre ama cuando odia, y sufre, sí, pero también goza cuando ama y cuando más ama odiando“. En la segunda parte dedica un poema a Hera:

Tranquilita, Hera, tranquilita,

te devuelvo a tu Zeus intacto.

Nunca ha sido más virgen,

ni allá en sus once años.

Eso sí, yo no respondo

por las divinas o las humanas

que calientan su cremallera

de hombretón enamorado

los pares y los impares

de su ocupado calendario.

Te diré que no es mi tipo

sin entrar en detalles.

Ni tan divino ni tan humano

ha resultado ser tu marido.

Quita, quita, no seré yo

quien hable, que no me atañe

según me recibías en el Olimpo

para tirarme de los pelos,

de la lengua o por un desfiladero.

Ni soy tonta ni tu amiga,

ni este pendejo mi amante

ni esto una epopeya antigua.

Así que corto y cambio,

que dura ya lo que poco ha sido,

y que tu marido te aproveche

si te dejan las otras, algún domingo.

 

El libro ha sido presentado en la Sala Ruzafa, de Valencia. Felicidades, Carolina!

HISTORIOGRAFÍA GRIEGA

La historiografía griega  no pudo sustraerse a la influencia del nuevo modo de pensar suscitado por la Filosofía y la Sofística.

Durante un tiempo, la Historia había sido mito, y hay que recorrer un largo camino para llegar, con Tucídides, a la sustitución definitiva de una conciencia mítica del pasado por una racionalizada y crítica.

Primero hay que considerar la epopeya, con gran cantidad de elementos históricos transformados, poemas épicos con transfondo histórico; de ahí que se considere a Homero como un iniciador de la Historia. Pero son los jonios los que comienzan la historia científica, representados por Hecateo de Mileto. El, y otros predecesores de Herodoto son los llamados logógrafos, una especie de archivadores que eran contratados por las grandes familias para hacer las genealogías (y, a ser posible, vincular el origen familiar con alguna divinidad) o escribían sobre las pueblos extranjeros, sus paisajes y sus costumbres. Su obra responde a una evidente necesidad de evocar con certeza el pasado, e incorporan la idea de una continuidad histórica que va desde los orígenes míticos hasta un pasado muy próximo. Realizan una crítica racionalista de los mitos al intentar conseguir el núcleo histórico verdadero por mera eliminación del acompañamiento sobrenatural.

La continuación directa de esta crítica racionalista de los mitos se encuentra en Herodoro de Heraclea.  Escribió una Historia en 17 libros en prosa, recogiendo las hazañas de Heraclés, en la que aprovechó conocimientos geográficos, científico-naturales y filosóficos, y así creó un extraño producto mixto de pseudohistoria en el que la hisoria no era fin en sí misma, sino sólo instrumento de una tendencia didáctica.

Pero el primer prosista griego de quien poseemos su obra es HERODOTO de Halicarnaso (484 a.C.). Parece que su familia no era griega, sino caria. Por motivos políticos su padre tuvo que huir a Samos, desde donde Herodoto pasó a Atenas; desde esta ciudad viajó por todo el Mediterráneo.

La obra de Herodoto está en conexión con la de los logógrafos precedentes: el gusto por lo novelesco, el papel atribuído a las descripciones de lugares y costumbres… pero lo más importante es su convicción de que lo narrado está gobernado por el destino, un poder  determinado por la divinidad. Y es la misma divinidad la que impide al hombre salirse de los límites que le han sido señalados (“El hombre es todo él obra del destino” (I, 32) )

Sus Historias están divididas en 9 libros, titulados cada uno con el nombre de una musa. Utiliza una técnica narrativa en la que no hay una narración seguida, sino que los excursos son contínuos, cada vez que la mención de un rey o de una ciudad dan pie para ello. Acepta todo tipo de fuentes sin contrastarlas, pero intenta determinar siempre la verdad de los hechos de manera objetiva, indagando también en los motivos que propiciaron las actuaciones de sus personajes. Es por ello que se ha llamado a Herodoto “padre de la historia”(Cicerón), porque busca una conexión causal entre los fenómenos históricos. Así, ofrece una consideración de todo el acaecer histórico desde el punto de vista unitario de una lucha entre Europa y Asia (pues no se ciñe sólo al mundo helénico). Es la suya la primera historia universal que apunta a la narración de las guerras Médicas, descritas en los tres últimos libros.

El creador de un nuevo tipo de literatura histórica será TUCÍDIDES, ateniense nacido hacia el 465 a.C.. Su exilio de 20 años en 424 a.C.(a raiz de haber fracasado en una misión militar como estratega en Anfípolis) divide su vida en dos períodos, en el primero de los cuales, educado esmeradamente,  participa de la vida de su patria y se muestra partidario de la política de Pericles, “el poder de un solo hombre”. En su exilio sólo se dedicó a su historia.

Escribió en 8 libros la Historia de la Guerra del Peloponeso que estalló en 431 entre Esparta y Atenas, y que involucró a favor de uno u otro bando al resto de las polis griegas. Sin embargo, no narra la guerra íntegramente, porque el autor murió antes de haberla finalizado.

Tucidides no concibe la historia como una sucesión aséptica de hechos, sino que la propone como tema de estudio, una “adquisición para siempre”(ktéma eis aeí), porque descubre en la realidad de la vida una normatividad causal que todo lo domina, a la naturaleza y a los hombres. Llega a una  especie de tipología de los hechos históricos: dadas las mismas circunstancias encontramos los mismos fenómenos.

La tarea principal de la historiografía es buscar la verdad, para lo cual Tucídides prescinde casi totalmente de las historias de héroes e intenta precisar los hechos de épocas remotas de la manera más objetiva posible. Así, la religión sólo es importante en cuanto fenómeno social cuyo efecto psicológico sobre las masas debe ser tenido en cuenta; sólo queda un resto irracional: la tuvch, de la que hay que intentar defenderse mediante el cálculo.

De su Historias  destaca la descripción de la peste que asoló Atenas en 429 y que causó una espantosa mortandad (incluído Pericles); describe minuciosamente los síntomas de la epidemia (el propio Tuc. la sufrió pero se salvó). En éste y en todos los casos que analiza, Tucídides descubre la estrecha relación entre los hechos psíquicos y los físicos, y llega a un concepto unitario de “naturaleza humana”  a la que imagina constante.

Su estilo es difícil: escribe para gente formada e interesada, lo que le ha hecho pasar a la historia de la literatura como el creador de la prosa ática (en la que mezcla influencias jónias). No es gorgiano porque no comparte las ideas de Gorgias sobre los efectos encantadores del lenguaje, sólo pretende ser útil. En él alternan el equilibrio y la variedad. Destacan sus discursos y nos ofrece el primer diálogo de la literatura: el dialogo de los Melios, en el que trata todos los aspectos de la política de fuerza empleada por Atenas con los miembros de la Liga ático-délica, de las ideas morales o religiosas que la sustentan o la condenan.

Queda por señalar, por último, la figura del ateniense JENOFONTE (430-335 a.C.), que en sus Helénicas, enlaza con el final de la Historia de Tucídides.

Jenofonte no se ve muy afectado por los influjos de la oratoria y comprende en su producción temas que no son históricos. Participó en la expedición de Ciro el joven (401 a.C.), que pretendía derrocar del trono a su hermano Artajerjes II; la victoria en la batalla de Cunaxa (404) perdió su significado por la muerte de Ciro y la difícil situación del ejército, la retirada de los DIez Mil a través de las llanuras de Anatolia, a cuyo frente estuvo Jenofonte.

Fue exiliado de Atenas y se dirigió a Esparta, donde se dedicó a la vida campesina, la caza y el retiro literario.

Sus obras históricas son tres:

– En las Helénicas, escrita en 7 libros y utilizando el anonimato, narra los últimos años de la Guerra del Peloponeso adoptando una perspectiva filoespartana y logra reflejar la confusión reinante en Grecia.

– La Anábasis (“Subida”, es decir, la ascensión desde la costa hasta el interior de Persia) narra la expedición contra Artajerjes, la muerte de Ciro en Cunaxa y la retirada de los Diez mil griegos hacia el Mar Negro; tiene carácter autobiográfico y recuerda los libros de viajes; el tema fundamental es el reconocimiento de las limitaciones de la condición humana. La narración es viva y directa, como corresponde a la observación personal y los recuerdos.

– En el Agesilao, obra mucho más retórica, caracteriza al monarca ideal. Sirvió para difundir la imagen “noble espartano”; introduce el género de la biografía recurriendo al orden cronológico y evidencia sus ideas sobre el arte de gobernar.

El resto de sus obras se dividen en dos:

• escritos pedagógicos: la Ciropedia, historia de la juventud, ascensión y gobierno de Ciro el Viejo, es la biografía de la literatura griega clásica más amplia que conservamos; la Constitución de los Lacedemonios, en que muestra el contraste entre la austeridad y la virilidad del pasado y la corrupción del presente; los Ingresos; Obras sobre hípica y caza  y el Hierón, obra dialogada en que presenta al poeta Simónides conversando con el tirano de Sicilia.

• escritos filosóficos, especialmente importantes por aportar datos sobre la personalidad de Sócrates, a quien Jenofonte admiró en su juventud. Las Memorables en 4 libros relata conversaciones del maestro. El Económico es interesante porque utiliza el método socrático de preguntar para despertar el conocimiento que el discípulo ya posee. En el Banquete Sócrates nos habla sobre el amor; y en la Apología de Sócrates mezcla discursos  con noticias sobre su conducta.

Como historiador, Jenofonte no es exhaustivo y margina hechos de primera importancia, con una característica ingenuidad que le acerca a la imporvisación sin el examen crítico requerido. A pesar de su parcialidad, presenta un material fiable.

LA ORATORIA Y LA RETÓRICA

[TEMA 13 de las PAU de la Comunitat Valenciana, curso 2010/2011]

En un país como Grecia,  donde en la vida civil los tribunales llegaron a tener una intervención decisiva para los ciudadanos, es natural que la retórica y la oratoria adquirieran gran importancia. La elocuencia era indispensable al héroe homérico y Aquiles fue educado para ser experto en palabras. Como ocurre con los anteriores, el nacimiento de la oratoria como género literario viene precedido por un ambiente cultural idóneo en que florecen las disquisiciones sobre lo justo, lo real, lo posible, lo conveniente etc. Será, como el drama, un género eminentemente ático, asociado a una época y una ciudad concretas: la Atenas de finales del s.V y principios del IV.

PROSA GRIEGA

 

Sin embargo, para explicar el nacimiento de la oratoria en Grecia hay que recurrir a un mundo previo en el que se cree en el mágico poder de la palabra, un mundo primitivo en el que la ará (“imprecación”), la palabra enunciada, posee activiad y fuerza incoercibles. Esta palabra poderosa destruye y crea, cura y hechiza… y en este tipo de culturas en las que entre el nombre y la cosa que significa se concibe una unidad sustancial, se llega a un punto en que es difícil distinguir entre inspiración poética, ritual mágico, mito, religión, poesía y profecía.

Los primeros planteamientos de estructurar el lenguaje como un arma dialéctica, un instrumento para el dominio de los hombres, los encontramos en la Sofística, concretamente en PROTÁGORAS DE ABDERA. Gracias a la sofística y a su retórica los discursos públicos se hicieron literarios, pues se empezó a ver en ellos obras de arte dignas de conservación escrita. A partir de aquel momento la educación oratoria resultó imprescindible para la carrera de estadista; pero la retórica incluyó en su ámbito de influencia toda la prosa y, especialmente, la historiografía.

En 427 a.C. llega a Atenas GORGIAS DE LEONTINOS y se dedicó a la enseñanza de la retórica. La base del estilo gorgiano consiste en trasladar a la prosa figuras y recursos propios de la poesía: la palabra seductora de los versos homéricos es ahora lovgo”, prosa. En el Encomio de Helena Gorgias establece que la palabra, el logos, engañó a Helena, que filosóficamente la palabra no dice la verdad y que tampoco el arte de la palabra aspira a la verdad. Los oyentes, ante el discurso elaborado no sólo se dejan engañar y convencer, sino que además experimentan sensaciones variadas y extremas.

Según Gorgias, Helena no merece la mala reputación que arrastra por haber abandonado a su esposo y haber seguido a Alejandro a Troya. Porque aunque esto hizo, se vio obligada a hacerlo, bien por disposición del destino, o por la fuerza, o bien porque se dejó persuadir mediante la palabra, o bien por amor. El poeta de antaño cede ante la figura del orador sofista que convierte el “mágico poder de la palabra” en fundamento de un ideal de formación retórica y formal. A partir de este momento, el pueblo de Atenas mide y valora los discursos, pero no por su contenido de verdad, sino por su capacidad de persuasión. Aparece el virtuoso del discurso, siempre dispuesto a demostrar su maestría y virtuosismo, orgulloso del poder inmenso de su instrumento (la palabra) que él sabe manejar como nadie con criterios específicamente artísticos y estéticos, pues considera que su arte, la retórica, no es un arte, sino un fin en sí mismo.

En Atenas se dieron circunstancias favorables para que prosperase este arte de la palabra persuasiva. Con la instauración de la democracia radical (Efialtes y Pericles, 462-1 a.C.) se incrementó el afán ateniense por la paideiva (“educación”), el arte y la cultura; lo importante no es ya el estudio de la naturaleza, sino el enriquecimiento del hombre y una mayor posesión de conocimientos. Arraiga en Atenas la elocuencia; todo ciudadano tiene derecho a acusar y a defenderse, si es acusado, ante un jurado compuesto por un  mínimo de 201 ciudadanos, los cuales no dominan cuestiones legales, sino que se dejan llevar por el efecto de las palabras del elocuente orador. El ciudadano inexperto recurría entonces a un logógrafo (que le componía el discurso y el litigante lo memorizaba) o bien estudiaba retórica.

Dadas las múltiples finalidades a que podía dedicarse el discurso, la Oratoria pronto se escindió en tres direcciones: epidíctica (la que enseña el arte de hablar en público), forense (que defiende causas ante los tribunales) y  política.

La oratoria epidíctica es, pues, un género en que la prosa aparece revestida de los ornamentos de la poesía; el orador desarrolla un tema más o menos serio, empleando un tono declamatorio, haciendo abundante uso de lugares comunes, de tópicos, y proponiéndose como meta el propio lucimiento personal o el esplendor de una conmemoración o la alabanza de una persona o colectividad.

Dentro del género epidíctico hay especies varias de discursos de aparato como el panegírico, el encomio, el discurso funerario o epitafio y el discurso erótico.

Poco a poco se fue logrando lo que constituiría el esquema típico del discurso: proemio (proposición, exposición, división para conseguir la atención de los miembros del jurado), diégesis o narración (prenarración, narración adicional, argumento preparatorio en que se presentan los hechos con claridad), argumentación o pistis (pruebas, discusión, confirmación, refutación, amplificación, recapitulación), y epílogo o conclusión en que se resume la cuestión intentando provocar la emoción de los miembros del jurado.

ISÓCRATES (436-338 a.C.)

Es el autor más importante de la oratoria epidíctica. Discípulo de los sofistas dedicados a la Retórica, empezó a ejercitarse en la oratoria forense pero la abandonó para establecerse como maestro de retórica. Enseñaba a disertar, es decir, a idear y ordenar pensamientos, a desarrollarlos y exponerlos de manera convincente; proporcionaba a sus discípulos conocimientos de lo que hoy podríamos llamar cultura general.

Se sitúa ya en el s.IV, tiempo en el que la Retórica desafía por un lado a la Filosofía, esgrimiendo su capacidad para formar a los jóvenes, y por otro a la Poesía, al discutirle el derecho exclusivo a una temática que ya puede ser tratada en prosa.

Isócrates fue el primero en considerar el lenguaje como algo que se puede modelar a voluntad y le dio importancia al acabar bien un período, con ritmo, evitando las cacofonías y el hiato. El juicio sobre él oscila entre la mediocridad espiritual que demostró y la eficacia de su escuela. En 393 abrió en Atenas (junto al gimnasio del Liceo, en el mismo lugar en que Aristóteles reunía a sus discípulos), una escuela que rivalizará con la Academia de Platón (fundada en 387). La paideia isocrática se sostiene en la Retórica tan criticada por Platón. Ambos adoptan las ideas educadoras de los sofistas e introducen en ellas sus matizaciones, pero Isócrates se presenta desde el primer momento en contra de los postulados de Platón y defendiendo la cultura sofística. Es, en el fondo, un verdadero sofista. Tiene el convencimiento antiplatónico de que al hombre le está vedado el conocimieto absoluto.

Se preocupó de la política y fue partidario del panhelenismo, la unión de todos los griegos contra la amenaza del poder macedonio de Filipo. Se sentía predestinado a actuar dentro de un pequeño círculo (padecía agorafobia) como maestro de una nueva forma de acción política: quería formar nuevos hombres que pudieran mostrar a la masa mal dirigida nuevas metas. Defiende la idea de que la concordia entre los griegos se alcanzará uniéndose en la lucha contra Persia.

Entre sus obras destaca la Helena, en que se opone a las ideas de Gorgias, el Panegírico (alabanza de Atenas) y el Panatenaico . Utiliza un estilo centrado en la frase, que busca la armonía en el enlace lógico de las ideas y en la subordinación de los pormenores a la esencia y al conjunto. Evita los poetismos y las metáforas audaces…

A partir de Isócrates la prosa griega es ya cuidada, precisa y evita el hiato.

LISIAS (445-380 a.C.)

El más representativo de la oratoria judicial es Lisias, aunque un poco anterior a él destacó ANTIFONTE DE RIMNUNTE, que estableció las partes del discurso. En este tipo de discursos los oradores no tenían ningún empacho en maltratarse con un verdadero lujo de injurias

Lisias era meteco y no llegó a conseguir la ciudadanía ateniense. Normalmente escribía discursos para sus clientes, ya de acusación, ya de defensa, y era el propio cliente el que los leía ante el tribunal. Esta actividad se denominaba logografía.

Su discurso más importante, Contra Eratóstenes, lo pronunció personalmente, pues en él acusaba a Eratóstenes de la muerte de su propio hermano.

Utiliza un ático fácil y agradable en los 34 discursos que conservamos. Lo que más se admira de él es la facultad de crear un personaje y de prestarle sentimientos, palabra y tono perfectamente de acuerdo con la condición de su cliente. También destaca por la clariad de la expresión, la falta de afectación, brevedad en la exposición de un pensamiento y redondeamiento de períodos.

DEMÓSTENES (384-322 a.C.)

Supone la cumbre de la oratoria griega. Todos sus biógrafos coinciden en declarar que de joven tuvo problemas para hablar en público y que venció gracias a un tesón indomable. Inauguró su carrera de orador acusando a los tutores que había nombrado su difunto padre de dilapidarle la herencia. Por tanto, sus inicios fueron de logógrafo, pero hacia el 350, movido por su patriotismo, se pasó a la oratoria política para atacar a Filipo y a los filipistas de Grecia.

En sus discursos políticos, escritos con una lógica implacable, echa en cara a los atenienses su apatía y el juego hábil de Filipo que se gana a unas ciudades griegas con promesas, siembra discordias civiles en otras y fomenta todo aquello que puede dividir a los griegos.

Destacan sus tres Filípicas, tres Olintíacas y el Quersonesíaco. Pero el más importante es el discurso pronunciado el 330 A.C. Por la corona, donde no sólo defiende su política antifilípica y ataca a su enemigo Esquines, sino que es una apología encendida de la civilización frente a la barbarie, de la inteligencia frente a la fuerza bruta, un canto supremo a la libertad.

Su estilo es difícil de definir: emplea a la vez y con igual soltura amplios períodos y frases breves, innovaciones léxicas y palabras de cuño poético, locuciones de la lengua coloquial y figuras de la dicción. En sus discursos sorprenden a un tiempo la brevedad descriptiva y la morosidad producida por sinónimos encadenados mediante conjunciones copulativas. No es tan sobrio como el de Lisias ni tan exuberante como el de Isócrates, pero es más rico que el del primero y más vivo que el del segundo.

 

LA LÍRICA ARCAICA GRIEGA

El período comprendido entre la mitad del s.VII y la mitad del s.VI a.C. fue época de grandes transformaciones. Con la caída de la monarquía y de la aristocracia en el interior de Grecia surge la polis, en el que se fundieron el elemento aristocrático y el elemento medio urbano, con el acceso de la “burguesía” al poder.

-Hay un aumento demográfico.

-Entran en crisis las políticas internas.

-Se producen , eon ilo diones, p (ta hael dis culro; t, Ela/ariy N la Aó ritilia.

Sus-Ciéna libuación delnociico

Su -prorementó l proentaonabp>

-Se pronsformacioa coivicoitraiado enp>

-Se pro tradenadosénson de el dxe ana cmedpicad trainos, s230;

A p-Se laeríoal o d prtra se funsióarioontra ljndie Gretidaririy una dmedble,oontrncecledose en la rong>LISada setrong>

-Se proióomoentsóna temiritual qución frela aria civ se funlejar l la expigión, pl diabre le uiriencil d posocindo de su mitióe le mzac proda claducpna ocita.

Com-Pom>Port%C3em> Só(“tuosid”)istocrático yl pus biuirípor sinintel de fortify" de (de aerHa&#s s)p>

-SeEn c momeo preedaa. sus ntrode. cado acctimientos, vo la la &medbres, llía accrtríoios la &polo de" rlíticas intodra claesidad de evnteridir ue injuníaonen lospolha conra clalianes< del o acterna. cado n de succtimientos, vo la eridir ua ocinifse aporesión, lmirrri en pro aporong>LISva forma de ptica, rtrong>Queas con230; Enm>, lflor a>Quea>eQue(l má>Quenteugicsie>eQuede espflor aunaaue un mitpic r ybito a lale,u cdo porisa de/p>

Su es hec se prarrade laccesrenas dnto anta. ry otren remaoa se dea nomreml a Sbién en mitte z/p>

>Quean style="tex ilor:#000">[ n> >eQue>

LisEn disgenes mí el dcesy espigi72i freoci mitnde ac eraaue un asampol espluealme2i frere lo jpoleraidieióne" rligiaturs

-SeLA href="https://www.scriac esht%C./ficna Galardo Pa/a m-3-anbica-arcegas ccaica-grROTOESÍRIEGALosEn mitsía; eola ieieríodos.< ls'istespha. coivlaemsamientos, méricos eerala ariio, e prvo la aur&#s ra paid; cde la reta civiresvas. ttegar ennaancio dnaanpensasent lug trarase

LisPa polática qua falpic r ira iertesociiens slla egesrias e pr,g trla tesoo supla b la ta el aporea lión frenson turo pel srencióne" rlíaal quto da bes, innla ieiroras dde ealmens bun y pbién en afeidiad qu>

LisJo al gsmitrong>LISvedad detrong>LISpiración potrong>LISsióaristrong> (q,dra se yorrmportancidtemado y s>

LisEn nto fenu enerong>LISieiroras dtrong>

LisLitrong>LISicoicado n frtrong>

[<="hset="http/wwwf-aDea c.hyposaurósull/aboociient/bías.igi/919cha, s11]<0/201lc3e tn y1g" a 1568w, http/wwwf-aDea c.hyposaurósull/aboociient/bías.igi/919cha, s11]<0/201lc3e tn y1-3>[x187g" a 3>[w, http/wwwf-aDea c.hyposaurósull/aboociient/bías.igi/919cha, s11]<0/201lc3e tn y1-5>[x311g" a 5>[w><=izes="(max-width: 3>[px) 100vw, 3>[px>

/spa

Lossp;

SegLaan style="tex ilor:#0">[ffpolrong>LISRICA ARCCORALtrong> radaude coivsrencióne" rl trado aoivu eadeoo sadednardt; e aecoivfuncurguir e o ohref="https:/es.wikipedia.org/wiki/ProEpcios fntrPINICIO>

v cl>a etesnero emi> enidos idi> v/idi> v cl> v cl> esEesió diao l mitgrne freíoal o e se aeraem cl

idi> v cl> esEgesrsrencióne" rlernassisadedsra testsid oerido nto annaa otue loge ccarat les al adetrumento (lala rdo cc eoci as quela unas'iso de culnde acepiesr daiento perectividaoàrrmpfunienoca y iv> esEer dsgnciaa fal d po y dla mousr m ivsr. idi> v cl> esEer dsieiroras ds bun ypfunliza el,ooncoivrong>LIStr y dedtrong> idi> v cl> esT. Sivlarsrencióne" rl trado aoivu eadeoo sadedp> idi> v cl> v cl> v clyle="texding-left:60p3">•-pdo aed(tmo l oerhcim Fillogí)a> idi> v clyle="texding-left:60p3">•-d a a, ado(tmo l oerhcim FilDnl cr)a> idi> v clyle="texding-left:60p3">•-s idi> v clyle="texding-left:60p3">•-aiclens l (oo suivlarmu; aaedvenes, y)> idi> v clyle="texding-left:60p3">•-aa lontel (oo suivnoco dnl o aedlarvenes, ynde caecoi)a> idi> v clyle="texding-left:60p3">•-tafioar s l (oo suivnión idi> v clyle="texding-left:60p3">•-tmio, el (cuegs l icados a la bres, l)a> idi> v clyle="texding-left:60p3">•-tpcios fl (oo suivoerhcim Fla mouscer, es no oersrensmone" rlatidoada e)a> idi> v clyle="texding-left:60p3">•-oo suivlarnson ds> idi> v clyle="texding-left:60p3">•-hypoa sem d(esrenas dnl ra bapidcipaed se ia y erido nto anivsnioadao No> idi> v idi> v idi> v idi> vpenaimero y sr eltpic o poregos.LISan style="text-alirrrtorinl :o pos ipa; ilor:#000"8[ trong>

Quereceuit>eQue 70.C.)

v cl>Ccimigrl il oo suivlarde caecoepi>Queaiclens l>eQuel diapdarid temLouvrenardtemadarid t Oxacirempad33asesg t; s No> idi> v idi> vtyle="text-align:justify">Segan style="tex ilor:#000"8[LISan style="text-alirrrtorinl :o pos ipantrtyar&#tsid larHro yitrro> trong> (c. 633555.C.)

v clntramigrl sesg t; s dlar ds>QueGasesne por>eQuere lo mitrte de su Gase frermín sedlarHicoas, 4o> idi> v idi> vtyle="text-align:justify">Segan style="text-alirrrtorinl :o pos ipantrong>LISan style="tex ilor:#000"8[ trong> (o.556- 46.C. ll)atada f ovantoleseiro, c (oo suibununta y < se pore cotpic r sr.Queutvafras ddsr ai4o> Quepa

LosO a l sr de se aad s. el aemlafs

Sinheiro, can style="text-alirrrtorinl :o pos ipa; ilor:#000"8[ trong>

QueHrormi, OdednaPdo ae,sca a, ad,úa lonte,úlalens l, Emio, el,oya Quepo> yle="texdo,t-style:im menpolrro> tr

v clnque> idi> v idi> vidi> v cln>QueEpciosem> . et laivfunsreante el igivas. to danardc l QueOpicaos,ednaPimada e,lromeednaÍtsricedn> Quepaidi> v idi> v clp sidi>So se sete asesg t; s larremien en ias d en larc l >QueHrormi, Pdo ae,sca a, ad,úiclens leleypoacroeizaem> Gorem>epEmio, elo> Quepaidi> v idi> vtyle="text-align:justify">SegDar dssreátpoa athisan style="text-alirrrtorinl :o pos ipaa heiro, can style="tex ilor:#000"8[ trong> (o.520-42.C.) se,<=io crmpdrtilm frel o esol eoncalesnl iao l as denaaue un funs< redanel una dmedadaridncad tuel. XIX se ultss de el aes, edeocendidn en. Saren iotib tes las iba l lar>QueHrormi> Que e c l criiónas QueEuegs l> Quena ec lar>QueEpcioss l > Que em>epca a, ad> Que. proen igivnl ovsre cotística. E ra dissreceóne" rl t cotíaad; mrala arituosid: tanteuevigunsfrtue ovazaes>

SinLitro> yle="tex ilor:#0">[ffpoheiro, cRICA ARCMONÓD rtrvcotsero yotsr amica-ar euucp daec larado ao e eaderciiosadessrazato das>

Segquelegas l lurguir isoaaedo del laroo ne" ra paedbisidaaedpi>Quen etik co> Que paedlaras, dpi>Quesytpotik co> Que rdmi erpicada edpilarnson d (>Queieio detik cLa > QueDe el priII y lfunoo s locicesrenas dnto antlarflor ap paiflor aptrvciado aore cotts' rvciiica quedtrla HntaopadII. X

v clnproloucxenE e ce cañu locarinQue > QueOn creonci erbra y edlaomennl i impural queon iconnl, ra se ec esidadioonirrri a o ot-all antestsid. Ute ras a l tienanedrda. ryesdondtalizil larce oo n freplativr. Lantec protrvcotieirofyna se danancizne en i implarles a dadtieo> idi> v idi> vtyle="text-align:justify">SegT tiónl o to dapfunlurguir es oaaedo dela palpic r ybito a a fallena en r yrce nioar e. E ovml Elfunde divsreerar el lenEpcege un sre iao l sisiene" rliaturs

LosLaaniro, cro> yle="tex ilor:#0">[ffpo MÉL trong>

Su ro> yle="tex ilor:#000"8[ yle="text-alirrrtorinl :o pos ipantAlc/stro> trong> , (>Quereceuit > Quec.633 a-C)admifr ss ec, echa a rizacir dssr a rarce =irtclc pr. Del acunoco mice nriras aoviafeliza eldesdtrpuéo se ocenanance naichecrpicada dmice dad conanteorralcia a de culrestionE e átpionEdtrsta bd.ce f oo sl nson tumi, mi,oo sedaediciemo l e c l criió.vMutriritolflcia er emiHntaop, mice pic r picms v cln sidi>a bd.ce f oo sl nson tumi, mi,oo sedaediciemo l e c l criióo íoondtrla dsha conlejarxne"otíóoms slqueana. . Susdooaaedotal ser nszaaedtue  mitmen dene frelaomirau < se var p tueola cu < dsolues s. sreiritc l ne uacs querpicadal e ce qs idi> v idi> v idi> vtyle="text-align:justify">Segro> yle="tex ilor:#000"8[ yle="text-alirrrtorinl :o pos ipantSbiarro> trniro, crro> roce rev se osu teortrpaien lartrumal otiz mimuchechel larce ec, ede la retcdar. Sussr a aedtienansodrpos desance ciz, mi

v clnC madessri tesoceaonao se,o proteorhijun Cllan raa oencecesa sce rev se igida f teorciado ne freon lia tsq a labaulnio , ti tesiént; n larts' rn so s rala de àreconE e dsceda “ceda miceivfura cu de la diivMus/p”. Hespluizasisane" rl afeidradoio , íoonaedieniee en ce íocies s. dmice nocumal ne freyrce tsiaudne fr.sp;

v clnMcreo a T(fr. 258Komodo due ya funcreisi f miFa freespa otadeisah dedun funsio sd f sn desnl aomeos larla tee uci miLeúleogo íoonfuniriduemiteormenitolizasisan fr, ra se Fa freosu tedls ldmice taco pc prolaomtsit, edmiAóod ae. E eti, se eisi, rciiifree baeccde lnaba s dissr tal, ti teotíien prves cot se c l sex l o qs< fueedis s.l ra decanacu idi> vidi> v cln sidi>T tdueátasdminde ac eor idi> vidi>Sbiadbiesan disr sgal, arlue la ce ocra e lla n srenanan dseisi, lar edmicael e decanane" rn fun sedr mici e se funmsonue rala ar e se en igah denue, he er mi disalizaaedAo aicon p ragiasu idi> v idi> v idi> v idi> v idi> v idi> vtyle="text-align:justify">Segro> yle="tex ilor:#000"8[ yle="text-alirrrtorinl :o pos ipantAcórereárro> trniro, crro> r(o.52.C.)

SinLitro> yle="tex ilor:#0">[ffpoheiro, cTOESÍRIYÁMB n srel r ammicisolues s. rala arisica nc etrmconresentativ p rarAa sogo adeíe dicaric d-)etrmua uniado a unael lurao. El sa ytn l laomtdd edmier ms la Dstizao>

Losro> yle="tex ilor:#000"8[ yle="text-alirrrtorinl :o pos ipantAa sogo trong> (o. 6a.C230; En 645ma <)e paraomfs

Losroiro, cro> yle="text-alirrrtorinl :o pos ipa; ilor:#000"8[ro> trniro, c(>Quereceuit > Que55.C.)

LosSe igló se rldo.el mici evtica l >QuecojedrrQue on lii, ad

Losro> yle="tex ilor:#000"8[ yle="text-alirrrtorinl :o pos ipantSsterel nmiAisiEslrro> rroiro, crro> (>QuereceuitrrQue 65.C.)

LosLitrong>LISro> yle="tex ilor:#0">[ffpoRICA ARC>ro> to> yle="tex ilor:#0">[ffpoELEGÍRCA>ro> troiro, cetrnteorar une frejinsesmializiesmi oce. Elocadaln tsesqfuerteriritsusealme milticos yo(texbits a ei imppadbits a )l oeraedueealme sr io sresqCs cau .) quedsr io o tdro airmivsrececleonue coqlena en as teso de culsr ta as i o se funso sd)de, adomaióne" rlad ticos:al, ni eo tfii erdp .el mieisismicl roeucoivs ticos:ursta dbiestssqs< dil lar se i oroiadoedmi dissas,el lep .mile i eln r, rantssnifsnt; nn funicadosestss olizeeraprvyrigturone freeser a civsrpicada : secíac esi rnl , rpicadaen e mzl tss dadne" rlroitpis ddempualmente escrarcl sr io o>

Losro> yle="text-alirrrtorinl :o pos ipa yle="tex ilor:#000"8[ >ro> tn> yle="tex ilor:#0">[>[<> (>QuereceuitrrQue 675la ro> t

Losro> yle="tex ilor:#0">[>[<> >ro> tn> yle="tex ilor:#000"8[ yle="text-alirrrtorinl :o pos iparo> t oiro, crro> (>QuereceuitrrQue 65.C.) cl, o qe er undo. cdos ai4adpiexa lión fr cl,esol> canumn r Fil ago Esqrdaulnor el coqriotias Nu fune manes dislena enislgesrso sdlaivas unas'is,oo seda onnde acesreteo oelizismici ebvaaeco4adpin porfunt sa los ms d; n coqnaichecmi oejoeua so>

v clnTecl e > clileomio preptica, l le Hntaop: o eierle cañu y docadal tesaso al tssátpoa athissresqcoqnson ds Clen dancoqtssnmal ne frele eo,e ld. Ueso ta ienante, idi> v idi> vtyle="text-align:justify">SegEtenas (juroiaa oheiro, can> yle="text-alirrrtorinl :o pos ipa; ilor:#000"8[ro> troiro, c, se taurasr coqtssocrin cantify"> ra polas d le lejalmevrpicadao-iado ero canpetico, Zedislisle ms lo se tssnndnorda de p rtionE as le aliqfuemgidais sle mzaieenrigtureonec enan se coqurianmaiee caly lzl roicria iado epa

v clnDe coislena enr (1-23omo snanterl 219sdadtie o se tsacusen ronubién en a bd.ce f bo"> lo> idi> vidi>Cinnpeticolle bo"> fun raeesme nanen prvralas raprn Sdviniroras ddlisuntnciaierle cue ya izeiiisteeduet sao dnayor se na lovcoistimicrieel sos coaeel yrtessaie,so nl teso ta de o a steeduesrenlaca o otimie

idi> v cln sidi> v clnSdiso tal sos ias dill diaeisisbre laxes idi> v clnClen dancoqvrciz zl sr sfl dan se coqurigencia freyrce cañu líóosn a l le socaienpionoctavo: tsqol esmenmatpo se coqrte de calese ne alizl rol ré diln iismi, a ideel 7.C.baus> idi> v idi> v idi> v idi> vtyle="text-align:justify">Segan> yle="text-alirrrtorinl :o pos ipa yle="tex ilor:#000"8[roiro, crro> pi>ro> (>QuereceuitrrQue 632la . slisle sero yercienlon lsnantenl le iena ensraci s.c esre a oo ta si naba sierleimnmigsmileisisrdtemmgsfa, g le coqjuqs clrap, a oisaoo conle coqarciz se funblncio>

Losro> yle="tex ilor:#000"8[ yle="text-alirrrtorinl :o pos ipantTraf cr trong> (>Quereceuit > Que55.C.) z mie pp u funb coqea foruación den ralizivle s sl surevsesiisrarcoqreuntane frelernailada unienoicriera ieral so. Elle csl esr daiento peln a osr io lso tcab ls od l erin bd.aie en b csl isan descalee sl 230;20;guesía s230;21;nyrbién en an dissren.baaop vle icoit seoviante conizaeroins vle iencimsesnec efunrarssancsl vos homtn ln aoiropdo nl a íssusr delyrcacjInaQl aderasaba Filtesen tun Ci den el cer ns de rsscsl se es ad, s funcadoón raen r ndueoqntsqicradeo d ed ls csl izlln iismi, a i ls csl nlbey l. Sdvividl rrigtas d p rdp n sedue(230;20;N ste adesial adorranlu fu mfuer, ede> cancsl bre le pbasa

Losro> yle="tex ilor:#000"8[ yle="text-alirrrtorinl :o pos iparoiro, crro> aniro, ca hroiro, crro> (o.580-465la rQue–ianmaiee-qies nl ennci csl pr, etal le cesraas droirana. L rala arituosids Crencog lena enr y bo"> lo>

Lossp;

SegEteaniro, can> yle="tex ilor:#0">[ffpoocaci enismticos tro> trong>

v clnUo ccials a oad esresqteslento il leocraarv.tLal aióne" r ecol isntsuracrieel milado y ecol nriras ais nens aaed lsndecia b coqsr amle oiaadocaci teorsrenar ene fre se fo se de divtadesrenciaa de rarilaú erisqodd s.enl edondanenl le csl ylo (pistiióslo> idi> v idi> vt>Doiaaso oheiro, can> yle="text-alirrrtorinl :o pos ipa; ilor:#000"8[ trong>n> yle="text-alirrrtorinl :o pos ipa yle="tex ilor:#000"8[ tro> (o.295-215la C.)admiio se funhec lsnantenl col rQueA ldnáto cedie>eQueem>oiro, crn> yle="text-alirrrtorinl :o pos ipa; ilor:#000"8[ trong>

LosPars'>ienpn a o>oiro, crPIGRAMA>roiro, c iisteorsrención fosrdoada d(ia dticos ydietexbits a edpibo"> l)sunto pc pal onte lain apíegedie vcarvl u fuculcia, 4n atc.;ncaleó adonjalme funteorin>aieg le rese euln le fórms al yruema tl a pp u, el aras y fdal qne" rlonocóne" rl ls to se ias dn peoqpani)nc etesbradoe aucpnl etc.pa

aidi icois="aboabout-or a lot-al><=tyle="naicac-left:14">•<

< elej='httpes.locinodeoro.hypotheses.org/tagor a l/ronipodoiikas'so ale='E aallardo Paúls

More Posts