Archivos de la categoría HISTORIA

ATENAS URBANA

La primera polis de Atenas surgió sobre la Acrópolis fortificada. El Ática había sido progresivamente ocupada por los jonios, y durante las invasiones dorias la región fue respetada por su escasa fertilidad; no obstante, sirvió de refugio para los jonios que fueron expulsados del Peloponeso, y esa población se integró sin dificultades con los anteriores habitantes.

Hasta principios del s. XIII a.C. Atenas no tiene historia y es de escasa extesión: se limita a la Acrópolis y al reducido barrio que se extiende al Sur, hasta las orillas del Ilis según permiten afirmar las excavaciones. Después, en los legendarios tiempos de Teseo, comenzó la fortificación de la ciudad con murallas construidas mediante el sistema denominado “ciclópico” (Pelargicon), que en algunos puntos supera los cinco metros de espesor. La entrada estaba situada en el Oeste, donde posteriormente Mnesicles, el arquitecto de Pericles, construyó los Propileos.  

Hacia el s. X aC Atenas reunió en torno a sí una confederación y agrupó sucesivamente a todos los poblados del Ática, pacíficamente, estableciéndose un sinecismo o unión de ciudades en pie de igualdad. Esta unificación, atribuida a Teseo, no supuso cambios en la distribución de la población, pues los atenienses, según nos cuenta Tucídides, seguían viviendo separadamente

 

En efecto, desde los tiempos de Cécrope y de los primeros reyes hasta la época de Teseo, los habitantes del Ática vivieron siempre repartidos en pequeñas ciudades, cada uno con sus prítaneos y sus magistrados» (15,1)

 Y tras la unificación política del Ática,  «siguieron ocupando sus tierras separadamente igual que antes» (15,2)

La polis fue extendiéndose gradualmente por la llanura, y en el transcurso de los siglos fue destruida varias veces por ejércitos enemigos, griegos y bárbaros; pero Atenas resurgió cada vez más grande y urbanísticamentemás definida en torno al núcleo de la vida pública, entre los pórticos, los edificios públicos y los templos del Agora. Después de Teseo, la ciudad se dividía entre la zona de la Acrópolis y la de la ciudad baja (asty) que incluía el Ágora.

Con Solón y Pisístrato empezó a tener una configuración urbana. La unión con Eleusis, posiblemente a principios del s.VI, incrementó las necesidades de la ciudad, que se fue extendiendo, con lo que comenzó un programa de obras de edificación que continuarían Pisístrato y sus sucesores. Se hizo necesario construir una nueva muralla, posiblemente al N de la Acrópolis, y el núcleo del ágora se desplazó hacia aquella zona. Esta nueva ágora, el “Cerámico”, estaba situada sobre una vasta explanada al este del Colono Agoraios, zona comprendida entre el Areópago y el río Erídano

De http://www.dearqueologia.com/grecia_clasica/urbanismo/atenas/plano_edad_arcaica.jpg

Situada junto a la antigua ágora de Teseo, la nueva plaza era atravesada por la calle principal de la ciudad, la de las Panateneas que, desde la Acrópolis, llevaba a todos los demos importantes.

Durante el s.VI y hasta las Guerras Médicas, el Ágora estaba rodeada de edificios importantes, como el Enneakrunos y la muralla de Teseo al Sur, el templo de Zeus, el templo de Apolo Patras, el Metroo, el Buleuterion y el Prytanikon al O.

 Se embelleció la plaza con mojones que marcaban los límites de la zona, y en tiempos de Pisístrato se siguió embelleciendo con la construcción de dos templos consagrados a Atenea, protectora de la ciudad, en la Acrópolis, sobre las ruinas del antiguo palacio micénico. Allí se encontraban también santuarios arcaicos, como el templo períptero del 520 a.C. aproximadamente, y el Hecatómpedon, de hacia el 570 a.C., hacia el nordeste, predecesor del Partenón. Después de la victoria de Maratón se construyó, ante los Propileos, un pequeño templo consagrado a Atenea Niké, sobre un antiguo altar que databa del año de la fundación de los concursos de las Panateneas (556 aC)

Tras las Guerras Médicas, después de la victoria de Platea en 480, la ciudad, destruida por el saqueo, fue reconstruida por iniciativa de Temístocles, preocupado por las defensas de la polis que habían quedado inservibles. Se construyó una nueva muralla, con forma casi circular, y de unos 1600 metros de diámetro aproximado, el doble que la muralla de la ciudad antigua; también impulsó Temístocles la fortificación del Pireo, obra que llevaría a cabo más tarde Cimón, construyendo la Muralla Larga, la de Falero y la Muralla Norte.

Si un visitante llegaba a Atenas por mar, entraba por el puerto de El Pireo, el más grande de Grecia. La fortificación de El Pireo comenzó en 493-92, y años más tarde quedó unido a la ciudad  por los Muros Largos, lo que la hizo prácticamente inexpugnable.

 Después de seguir el camino que iba entre los Muros Largos de unos diez kilómetros, el visitante podía ver a su izquierda, cerca de la muralla de la ciudad, la Pnix, una gran ladera abierta donde se reunía la Asamblea. Debía pasar entonces entre el Areópago (colina de Ares), una gran roca pelada sagrada desde tiempos inmemoriales, donde se reunían los miembros del tribunal que lleva el mismo nombre, y la Acrópolis hasta el Ágora, verdadero corazón de la ciudad. A la izquierda se encontraban el Estrategeion o cuartel general de los estrategos, la Tolos, casa redonda de los magistrados, el Metroon o archivo, el templo de Apolo Patrio, y la columnata de Zeus. Es una arquitectura arquitrabada, es decir, las columnas y los muros son los soportes sustentantes de unos entablamentos o elementos sustentados horizontalmente, cerrándose el edificio por una cubierta a dos vertientes.

 

 Detrás del Metroon se hallaba el Buleuterion o cámara del Consejo, y a la derecha los tribunales. Detrás del Buleuterion, en la colina, aún se puede contemplar el templo de Hefesto, el mejor conservado de los templos griegos. También se alzaban grandes altares en honor de Zeus y de los diez héroes epónimos de Atenas, así como magníficas columnatas de mármol o estoas donde la gente podía reposar y conversar a la sombra.

 

La murallas tenían diversas puertas:

-al NO, la puerta Dípilon estaba en el camino que conducía a Colono y Eleusis a través del Cerámico exterior, donde los atenienses tenían el principal cementerio de la ciudad, a ambos lados del camino que conducía a la Academia (llamada así por su propietario primitivo Academos). Allí había un jardín, un inmenso bosque sagrado con un gimnasio y un santuario a Atenea en el que se contemplaban los doce olivos sagrados de la diosa; allí también Platón fundó la primera escuela filosófica de Atenas (387).

-en el SO desde las llamadas puertas del Pireo arrancaban los Largos muros, que iban desde el recinto de la ciudad hasta los puertos: el muro del Pireo  unía la ciudad con este puerto; el muro de Falerón unía Atenas con su primitivo puerto, ambos  construidos por Cimón en 459 aC. En 446 aC Pericles mandó construir el tercer muro o muro del  Medio, que unía también Atenas y el Pireo.

-Otras puertas eran la Acárnica, que iniciaba el camino que llevaba a Maratón y a Acarnania; la Triásica……

 

 

FELIZ AÑO 2017.

J.G.Frazer, en su conocida La rama dorada (1890), ya describió la manera en que las fiestas paganas fueron aprovechadas por los orígenes del cristianismo para captar las “clientelas” de las religiones rivales. El dios persa Mitra se encontraba entre estos rivales, y su culto y doctrina tenían mucho que ver con el cristianismo (semejanza que fue interpretada por los padres de la Iglesia como obra del diablo).

 

Mitra no era un ser humano, a diferencia de Jesús, sino sólo un personaje mítico que representaba el espíritu del Sol Invencible, en la línea de todos los cultos agrarios que celebran la muerte y el renacer de un dios solar que refleja el ciclo constante de la naturaleza. El día de devoción de Mitra era el domingo, y su natividad se celebraba el 25 de diciembre (Natalis Invicti); sus ritos, entre los que se incluía una comunión que no era permitida a las mujeres, se celebraban con una campana, un libro y una vela, igual que la iglesia romana; sus sacerdotes insistían en el control moral y la abstinencia; predicaban la doctrina de un cielo y un infierno, el sacrificio expiativo, la inmortalidad del alma, la resurrección de la carne…

El hecho de que Mitra fuera solo un mito, frente a la figura real de Jesús debió influir en el triunfo del cristianismo sobre el mitraísmo, que ya estaba muy extendido entre las legiones en el s.III, junto al hecho de que frente a las Sagradas Escrituras, la religión persa sólo contara con una tradición secreta. Por otra parte, en sus fiestas había cierto libertinaje salvaje que chocaban con la clase de la burguesía oriental y romana. Robert Graves (Los dos nacimientos de Dioniso, 1980) señala que San Pablo debió copiar del mitraísmo la sustitución del sábado por el domingo y las leyendas de la Natividad. El rito de la comunión, que no figura en los cuatro evangelios, introducido por San Pablo como una revelación divina de Jesús, debió ser una imitación del rito militar mitríaco, cuyos elementos originales eran el agua (el vino se introdujo con posterioridad) y el pan.

Por otra parte, como los evangelios no dicen nada del nacimiento de Jesús, la Iglesia no lo celebraba en sus orígenes. Pasado un tiempo, los cristianos de Egipto comenzaron a celebrar el 6 de enero (día de la fiesta del dios del tiempo eterno Aión en Alejandría) como el día de Navidad, y celebraban el nacimiento del Salvador, de forma que esa costumbre ya estaba implantada en el s. IV d.C. en la Iglesia oriental. Pero la iglesia occidental, con el Papa Julio I, adoptó en el año 337, la fecha del 25 de diciembre, que se impuso sobre el 6 de enero también entre los cristianos de la iglesia oriental, dejando esta última fecha para la celebración de la Epifanía. La razón de esta sustitución parece que fue hacer coincidir la celebración con la costumbre pagana de celebrar el nacimiento del Sol con fiestas y luminarias, fecha que el emperador Aureliano (en el 274 d.C.)  había fijado el 25 de diciembre para celebrar el solsticio de invierno (Día del Sol Invictus). Los cristianos también participaban en las fiestas, de forma que era fácil mantener el festejo, por lo que san Agustín exhortaba a los cristianos a celebrar el día solemne no en honor del Sol, sino en honor del que hizo al sol. Hubo, pues, una transferencia de devoción.

Pese a que el calendario mundial se basa en la fecha del nacimiento de Jesús para hablar de tiempos a.C. y fechas d.C., las sagradas escrituras no dicen nada sobre esa fecha. Hacia el año 515, el Papa San Hormisdas encargó a Dionisio el Exiguo que ordenara los textos canónicos de la Iglesia, y fue este sacerdote el que sustituyó la contabilidad que hacía referencia a los emperadores por la que se basaba en el año del nacimiento de Jesús, el annus Domini. Fue él quien estableció, a partir de los textos, que Jesús nació el 25 de diciembre del 753 ab urbe condita, parece ser que sin tener en cuenta los años de reinado de Octaviano antes de que se proclamase emperador Augusto, y sin contar el año cero.

Anno Domini (Flight into Egypt)
Edwin Long (1829-1891)

 

Se sabe que Jesús nació en Judea en tiempos de Herodes, del que se ha determinado que murió el 750 del calendario romano, fecha coincidente con el 4 a.C.  Si esto es así, Jesús debió nacer antes de esa fecha. En el año 7 a.C., tal y como señaló Kepler en 1603, se dio una gran conjunción astral o stellium el 1 de marzo: el Sol, la Luna, Venus, Júpiter y Saturno coincidieron en el signo de Piscis, acontecimiento que ha hecho pensar en la gran estrella de Belén. La alusión del Evangelio de San Lucas (Luc. 2, 1-8) a un edicto de César Augusto para que se empradronase todo el mundo hace pensar en el primer censo del Imperio romano, que se decretó el 8 a.C.  Esta obligación de empadronarse debió ser conocida en Nazaret un año después, y cuando José fue con su mujer a Belén para cumplir el trámite, ella dio a luz a su primogénito. Por lo tanto, el año 2010 debe sumar esos siete años de diferencia, y en tal caso el próximo será el año 2017.  

En cualquier caso,

BONA SATURNALIA y FELIZ AÑO NUEVO  A TODOS.

LAS GRANDES FIESTAS ATENIENSES

Según Pericles, “juegos y fiestas se suceden de un extremo al otro del año” en Atenas, donde las celebraciones eran motivo de alegría colectiva y de participación de las masas en ritos, juegos y competiciones atléticas. Y es que ninguna ciudad del mundo antiguo tuvo un calendario[1] religioso tan rico como el de Atenas. Cada fiesta tiene un significado propio, pero hay ciertos actos rituales comunes a todas: la procesión (pompe), el sacrificio u ofrenda (thusía) y las competiciones (ágones).

LA FIESTAS DE VERANO.

El año civil y religioso empezaba en verano, entre julio y agosto, con el més de Hecatombión: el día 12 se celebraba la primera fiesta, en honor de Cronos y Rea, las Cronias, una fiesta que reunía en el ámbito familiar en la misma mesa a esclavos y amos. El día 16 era la fiesta de Teseo, en la que se celebraba el sacrificio de los sinoikía, que recordaba el sinecismo cumplido por Teseo y en el que estaba el remoto origen de la ciudad de Atenas.

A finales del mes se celebraban las Panateneas, en honor de la patrona de la ciudad, fiestas de dos días en las que los ciudadanos halagaban su orgullo patriótico. Cada cuatro años la fiesta tomaba enormes proporciones, y se instituyó como fiesta panhelénica el 566-565 a.C, al mismo tiempo que se celebraron los juegos. Las grandes Panateneas duraban más días. Se creía que fueron fundadas por Erictonio y rebautizadas por Teseo.

Empezaban con cantos, danzas, música y concursos de belleza, seguían con juegos gimnásticos, hípicos y carreras de antorchas, y remataban con una gran procesión  cuyo objeto era llevar el peplo nuevo a la diosa en su templo. Seguían sacrificios. El premio de la victoria era una sencilla ánfora de aceite de los olivos sagrados de Atenea, decorada con la técnica de las figuras negras con el dibujo de una amenazante Atenea combativa a un lado (Atenea Prómacos de pie entre dos columnas), y al otro una escena de la competición en que se había obtenido la victoria. El momento más solemne (inmortalizado por Fidias en el friso del Partenón) era la procesión que al amanecer del día 28 llevaba del Cerámico a la Acrópolis entre las sagradas ofrendas un peplo[2] bordado para la diosa.

039.El arconte basileus coge el manto de Atenea de un niño

Frisos del Partenón (British Museum, Londres)
 El arconte basileus recoge el manto de Atenea de manos de un niño.

En la noche anterior los jóvenes velaban cantando y danzado, los efebos celebraban una carrera de antorchas… La procesión  la abrían las ofrendas: vírgenes con cestos, copas e incensiarios, 4 bueyes y 4 carneros, y luego innumerables becerros para el sacrifio. Seguían los scafefori, vestidos de rojo, con ofrendas de dulces y miel, las portadoras de agua y los músicos.

036.Joven controlando un buey (pie sobre piedra)

Frisos del Partenón (British Museum, Londres) Joven controlando a un buey.

El peplo iba extendido sobre el mástil de una barcaza. Seguían sacerdotes y magistrados, y luego los ciudadanos y metecos, con la comitiva de efebos a caballo. Recorrían el ágora y subían a la Acrópolis a la luz del sol para honrar a Atenea.  Una vez delante del viejo templo de Atenea Políade (protectora de la ciudad) se sacrificaban primero 4 bueyes y 4 corderos; luego se degollaban tantas vacas como fuera necesario para alimentar a toda la ciudad, y fue sin duda esta hecatombe la que dio nombre al mes. Por la tarde, en los barrios se comía la carne de los animales sacrificados.

Las vírgenes de la procesión eran niñas de doce o trece años, cercanas al matri,onio, que llevan el grano molido que se echa por encima de la víctima del sacrificio para aplacar a los dioses; son las canéforas.

LAS FIESTAS DE OTOÑO

El mes de Boedromion (sept.-octubre) era sagrado por las conmemoraciones de batallas (el 3 era el aniversario de Platea, el 6 el de Maratón) y, entre el 15 y el 23, por la celebración de los misterios de Eleusis (los ritos iniciáticos, del 19 al 22). También se celebraban las Boedromia en honor a Apolo Boedromio ( el que acude en auxilio en la batalla)

El mes de Pianopsión (octubre-noviembre) era el más rico en fiestas. La Pyanopsia, en honor a Apolo, ofrecía al dios el día 7, a la puerta del tempo, un plato de habas o de otras legumbres amasadas con harina de trigo y un muchacho, cuyos padres debían vivir, llevaba en procesión el eiresione, que era un ramo de laurel y de olivo adornado con cintas de lana rojas y blancas y cargado con las primicias de frutos, como un talismásn de fertilidad, mientras los muchachos cantaban. Otros ramos iguales se ponían en las puertas de las casas y por la ciudad, como un rito de magia propiciatoria, y permaneceían colgados hasta el año siguiente. Al día siguiente se celebraban las Teseas y quizá las Cibernesias o fiesta de los pilotos. Se celebraban también las Oscoforias en honor de Dionisio..

Si éstas dos pueden considerarse fiestas de recolección, las Tesmoforias, entre el 11 y el 13,  se dedican ya al nuevo ciclo de la vida, en honor de Deméter  Tesmófora que vela tanto por la siembra en los campos como por la fecundidad de las mujeres. Se labraban surcos sagrados y se plantaban las simientes con augurios de fertilidad en honor a Deméter y Perséfone. Participaban exclusivamente las mujeres casadas. Durante tres días permanececían encerradas e incomunicadas en el recinto sagrado del Thesmophorion, donde sacaban unas ofrendas que habían depositado cuatro meses antes (cochinillos, figurillas de órganos sexuales, serpientes…), las mezclaban a las simientes para que adquirieran vigor, ayunaban, y al tercer día celebraban el sacrificio y los ritos de fertilidad, entre ellos el rito de proferir palabras y burlas oscenas, con fe en su poder mágico para lograr una más fecunda fertilidad de los campos.

Las Arreforias, que se celebraban en Esciroforión (aprox. Junio), eran en honor de Atenea, señora de la fertilidad humana, y las sacerdotisas eran las Arreforas, cuatro niñas elegidas por la Asamblea, de  entre siete y catorce años: la  misión de dos era depositar y coger de cavidades subterráneas misteriosos canastillos con cosas indecibles (áreta), como pastelillos en forma de serpiente, falos...; las otras dos niñas participan en la confección del peplo que se ofrecía a Atenea, confección que empezaba a finales del mismo mes con la fiesta de los Calokeia.

En Lisístrata 639-647  se nos indica que era una ceremonia de iniciación normal en las clases acomodadas : "cuando tenía siete años fui arréfora, después cuando tenía diez años molí la cebada para nuestra patrona; más tarde me vestí con ropa de color azafrán e hice de osa en las Braurónias, finalmente cuando ya era mayor, fui canéfora, llevando un collar de higos"

El día  12, se celebraban las Esquiras (fiestas de Atenea con su palio o parasol blanco). El 14, las Dipolias (la Ciudad sacrifica un buey a Zeus Poliado). Y el 30, el Fin de Año (sacrificios a Zeus Salvador)

Las últimas fiestas de otoño eran las Apaturias, de tres días, en las que muchachos y muchachas se inscribían en las listas de las fratrías e inmolaban corderos y cabras en los altares de los dioses protectores de las estirpes. Y las Calquias,  en honor de Atenea y Hefesto, artesanos. 

En el mes de Maimacterion, que en general carecía de fiestas, no se dejaba de invocar y honrar a Zeus para alejar los daños que pudiera causar el mal tiempo propio de la estación en los sembrados.

LAS FIESTAS DE INVIERNO.

Las fiestas invernales eran las más turbulentas y tumultuosas; casi todas se dedicaban a Dioinisio.  En el mes de Posideon (aprox., diciembre) las Haloa[3] eran fiestas de las eras y de los campos sembrados, dedicadas a Poseidón, Deméter y Perséfone, reservadas a mujeres. Son fiestas en honor de la fertilidad que quieren proteger al grano mientras está sembrado, y transcurren en un clima de alegría desenfrenada. El momento culminante es el de la procesión: una doncella con un canastillo de ofrendas rústicas preside y va seguida de dos esclavos portadores del símbolo. Detrás, la multitud canta el himno de la fecundidad. Los hombres no intervienen, a excepción de algun magistrado que vigila las ceremonias. El falo prece haber sido el centro de los ritos. 

IMGP1717

Mujer regando falos

También tenían lugar este mes las Dionisias campesinas.  Una procesión campestre paseaba solemnemente el falo detrás de la portadora de la cesta. Se celebraban concursos de muchachos que intentaban mantenerse en equilibrio sobre odres hinchados y untados de aceite, y formaban grupos alegres que cantaban por las calles lanzando bromas picantes u obscenas a todos.

EL mes siguiente, el Gamelio o mes del matrimonio (aprox. Enero), celebra el día 12 las Leneas, fiestas de pura orgía en el ágora, con procesiones y concursos en honor del dios de los lagares. Era la fiesta de las bacantes, con danzas orgiásticas y una procesión presidida por el arconte rey. Los festivales dramáticos se representaban, a diferencia de los de las Grandes Dionisiacas, ante el reducido público de los atenienses solamente.  El día 27 se celebraban las Gamelias o Teogamias (esponsales divinos entre Zeus y Hera).

Más tarde, en el mes de Antesterión (febrero), se celebra la verdadera fiesta del vino durante tres días (del 11 al 13), las Antesterias, pero solo los dos primeros días se reservaban a Dionisio. El  primer día se abrían los cántaros de vino de barro donde se gardaba la cosecha desde otoño, y se celebraban libaciones. Al día siguiente[4] había un concurso de bebedores y se celebraba una procesión que escoltaba a Dioniso montado sobre un carro en forma de barco, en una alegre ceremonia que se ha comparado con nuestro carnaval; el papel de dios le correspondía al arconte rey, que celebraba la consumación de las bodas sagradas. El tercer día pertenecía a los muertos y a los moribundos: en una olla de barro se preparaba una panspermia, una sopa de verdura y cereales que había que consumir antes del anochecer, ofreciendo el sacrificio a Hermes Psicopompo, el guía de las sombras en el Infierno. Entre el  20-26, tenían lugar las celebraciones de los Misterios Menores de Agra, en honor de Perséfone.

LAS FIESTAS DE PRIMAVERA.

Al inicio de la primavera, se celebraban sacrificios de acción de gracias a Atenea, y entre el 10 y el 16 del mes de Elafebolion (aprox. marzo), se celebraban las Dionisias urbanas, llamadas "Grandes Dionisíacas", cinco días en honor a Dionisos y en las que había ya representaciones teatrales, las segundas después de las Leneas.

Las Dionisiacas, instituidas por Pisístrato en honor de Dionisio Eleuterio, eran una fiesta religiosa en la que se honraba a Dionisio, dios de la fertilidad, el vino, el teatro, la embriaguez y el éxtasis creativo. Antes de su inicio, la estatua del dios era llevada a un templo en el camino a Eleuterai, lugar de su proveniencia según la leyenda, y luego transportada en una procesión a su recinto sagrado en Atenas. Dioniso era bueno y amable con quienes lo honraban, pero llevaba la locura y la destrucción a quienes lo despreciaban a él o a los rituales orgiásticos de su culto. De acuerdo con la tradición, Dioniso moría cada invierno y renacía en la primavera. Para sus adeptos, este renacimiento cíclico, acompañado de la renovación estacional de los frutos de la tierra, encarnaba la promesa de la resurrección de los muertos.

Dioniso tiene la capacidad de producir locura, la manía, ese estado de delirio que produce en sus seguidores por medio de la danza frenética y la ingestión del vino. Su propio nacimiento es extraño: nace como dios aun siendo fruto del amor de Zeus y una mortal, Sémele, como nos relata el poeta Hesíodo: "y la cadmea Sémele, igualmente en trato amoroso con él [Zeus], dio a luz un ilustre hijo, el muy risueño Dioniso, un inmortal siendo ella mortal. Ahora ambos son dioses" (Teogonía, 940-942)2. Su procedencia no es griega como el mismo Dioniso reconoce en la tragedia de Eurípides: "Lidia es mi patria" (Bacantes, 464).

La condición de dios extranjero es confirmada por otras fuentes helénicas, y resulta curioso, pues el dios recibía de los griegos muchos homenajes en fiestas, figuraba en el panteón olímpico, compartía con Apolo el santuario de Delfos y estaba presente en la lírica arcaica como inspirador de himnos[5]. Homero y Hesíodo apenas lo citan, pero no es raro si sabemos que realizaron una selección de los mitos en virtud de los gustos de sus patronos. Dioniso es un dios presente en la Hélade y si es considerado extranjero no se debe a su origen asiático, sino a que muchos griegos lo rechazan en el interior de sus espíritus.

Las fiestas comenzaban ya la víspera con una procesión a la luz de las antorchas que llevaba, en conmemoración de su primera entrada en Atenas procedente de las rupestres Eleúteras, la arcaica estattua de maadera del dios desde el barrio de la Academia hasta su santuario, situado en la pendiente meridional de la Acrópolis. El día 9 por la mañana, había una especie de procesión en honor al dios en las que un sacerdote montando en un barco y acompañado por flautistas representaba a Dionisos. Este era un carro tirado por dos sátiros acompañados por danzarines y músicos.

El lugar de celebración de las "Grandes Dionisíacas" era junto al santuario de Dionisio, al sur de la Acrópolis. En una explanada en forma de terraza se disponía el ruedo donde actuaba el coro (orquesta) y en medio de ella el altar de los sacrificios. En un principio las gentes se aglutinaban de pie alrededor del ruedo, y una pequeña caseta hacía las veces de vestuario. Esto dio paso posteriormente a unas gradas de madera, que una vez finalizadas las fiestas se desmontaba. A medida que las fiestas fueron creciendo en popularidad, las gradas de madera se fueron quedando pequeñas. Si a esto añadimos que en mas de una ocasión esas gradas se vinieron abajo por exceso de peso, no hubo mas remedio, allá por el 500 a. C., que afrontar un graderío de piedra, mas sólido y con mayor capacidad. Para ello se aprovechó la ladera de la colina que había junto a la Acrópolis.

En el primer día del festival se realizaban las ceremonias de inauguración: una gran procesión, el sacrificio de toros en honor al dios y una fiesta en la que se bebía vino y se comía la carne de los animales sacrificados (hecho extraordinario, ya que los atenienses consumían carne en pocas ocasiones). Durante la procesión, en la que participaban ciudadanos, extranjeros y mujeres, los participantes portaban figuras con la forma de un falo, el símbolo dionisiaco de la fertilidad y la celebración.

Además de ser una celebración religiosa, las Dionisiacas eran un gran acontecimiento cívico. Su organización estaba en manos de uno de los diez arcontes, magistrados que eran elegidos anualmente por sorteo. Él arconte seleccionaba a los tres poetas trágicos que competirían ese año. Generalmente presentaban una tetralogía (tres tragedias - que eran la trilogía - y un drama satírico), y el público decidía, tras ver las obras, cuál de los poetas merecía ser ganador. Posteriormente se fue introduciendo una comedia al final de las fiestas.

El arconte asignaba a cada uno de ellos los actores y un corego mediante sorteo, con lo cual garantizaba que ninguno contara con privilegios (el sorteo era el procedimiento de elección favorito de los democráticos atenienses)

En el primer día de representación teatral, el espectáculo era antecedido por distintas ceremonias cívicas de apertura: los diez generales (strategoi), líderes políticos y militares de la ciudad, hacían libaciones (ofrenda de vino que era derramado en honor al dios) y los ciudadanos que habían realizado acciones en beneficio de la ciudad eran premiados con una corona de guirnalda. Desde aprox. 454 en adelante, eran exhibidos los tributos (sacos de monedas de oro y plata) que los estados de la Liga de Delos entregaban a Atenas. Durante la guerra del Peloponeso(431-404 A.C.), los hijos de ciudadanos muertos en batalla que alcanzaban la mayoría de edad, cuya educación había sido costeada por la ciudad, desfilaban ante el público usando uniforme militar.

En los tres días siguientes se representaban las obras trágicas. Cada poeta trágico debía presentar tres tragedias y un drama satírico y a cada uno le correspondía un día de festival para su representación. Los cómicos, en cambio, presentaban sólo una comedia cada uno el quinto día de festival (desde 486 en adelante, año en que las comedias fueron incorporadas a la competencia). Ese mismo día, un jurado de ciudadanos (elegidos por sorteo) escogía el primer, segundo y tercer lugar y se efectuaba la premiación.

En el mes de Muniquion  (aprox. abril). El día 16 se celebraban los Muniquia, con  una procesión en honor a Artemisa, a quien se ofrecían  pasteles rodeados de antorchas encendidas. El 19 se celebraban las Olimpias (desfile y concurso hípico).

En Targelion (mayo) se celebraban las Targelia en honor de Apolo como dios purificador. Se purificaba la ciudad, y el día 25 llegaban las  Plinterias, la fiesta del lavatorio de los ornamentos de Atenea y celebración de misterios: se llevaba hasta el Falero la vieja estatua de madera de Atenea Políade que se sumergía en el mar  con su peplo, garantizando la purificación colectiva de la ciudad, con lo cual debía ser digna del beneficio de la cosecha. Entre el 24-28, se celebraban las Calinterias, que consistían en la ornamentación de las estatuas de la diosa.

En el mes de Skiroforion se celebraban las Skiroforia, con un sacrificio común a Deméter, Coré, Atenea y Poseidón, las Dipolia, en honor de Zeus, y las  Arretoforia a Atenea. 

EL CALENDARIO DE FIESTAS ATENIENSES

 

MES DÏAS      FIESTAS    EN HONOR A      
Hecatombión  

 Julio

12

16

28-30

¿?

Cronias

Sinecias

Panateneas

Nemeas

Crono y Rea

-Tesseo y Atenea

Atenea

Metageitnion 

 Agosto

11-16

¿?

Olimpiadas

Píticas

Zeus Olimpio
Boedromion

  Septiembre

3

6

15-26

7

12

Aniv. Platea

Aniv. Maratón

Misterios de Eleusis

Boedromia

Caristerias

Apolo Boedro

Rec.liberación 30 Tiranos

Pyanopsión 

 Octubre

5-6

7

8

11-13

¿?

29

19-21

Oscoforias

Pyanopsia

Teseas

Tesmoforias                   

Cibernesias

Calokeia

Apaturias

Dionisos y Atenea

Apolo

Teseo

Deméter tesmófora y Perséfone

Hefesto y Atenea Ergane

Zeus Fratrio y Atenea Fratria

Maimacterión

  Noviembre

No hay datos documentados,

aunque se honraba a Zeus

Posideon 

 Diciembre

¿?

¿?

Haloa

Dionisias rurales

Poseidón, Deméter y Coré

Dioniso

Gamelión

  Enero

12 Leneas

Gamelias

Dionisos

Matrimonio

Antesterión 

 Febrero

11-13

19-21

23

Anesterias

Peq.Eleusinas

Diasias

Dioniso y muertos

Zeus y Atenea

Elafebolión 

 Marzo

8-13 Grandes Dionisíacas Dionisio Eleuterio
Muniquión 

 Abril

¿?

16

¿?

25

Delfinias

Muniquia

Olimpias

Apolo Delfinio

Artemisa

Baño sagrado de Atenea Políade

Targelión 

 Mayo

6-7

19

25

Targelia

Calinterias

Plinterias

Sol

Atenea

Atenea

Skiroforion 

 Junio

6

12

14?

30

Arreforia

 Skiroforia

Diipolia

Fin de Año

Atenea

Atenea

Zeus Poliado

Zeus Salvador

No todas las fiestas se celebraban en Atenas. Las Brauronias deben su nombre a la ciudad de Braurón, a unos kilómetros de Atenas, en cuyo santuario de Ártemis se alojaban unos meses unas cien muchachas menores de diez años. Las niñas aparecen en las representaciones con adultos que llevan máscaras de animales salvajes; llevaban la crocota, la túnica de color azafrán, que simbolizaba su adolescencia y de la que se despojaban el día de las Bruronias, realizando unos bailes en los que imitaban a animales.


[1] Los antiguos babilonios tenían un calendario lunisolar de 12 meses lunares de 30 días cada uno, y añadían meses extras cuando necesitaban mantener el calendario en línea con las estaciones del año. Los antiguos egipcios fueron los primeros en sustituir el calendario lunar por un calendario basado en el año solar. Midieron el año solar como 365 días, divididos en 12 meses de 30 días cada uno, con 5 días extras al final. Hacia el 238 a.C. el rey Tolomeo III ordenó que se añadiera un día extra cada cuatro años, que era por lo tanto similar al moderno año bisiesto. En la antigua Grecia se utilizaba un calendario lunisolar, con un año de 354 días. Los griegos fueron los primeros en intercalar meses extras en el calendario sobre una base científica, añadiendo meses a intervalos específicos en un ciclo de años solares.

[2] El peplo empezaba a bordarse nueve meses antes, con motivo de las fiestas en honor de Atenea Ergane, protectora del trabajo, en las Ergastinai

[3] de álos, la era o el campo cultivado

[4] Ese día se llamaba Choes de koé, jarrita para servir el vino; de ahí Las coéforas.

[5] : "cómo marcar el inicio del bello canto del divino Dioniso, el ditirambo, sé yo, cuando el vino fulmina mis entrañas" (Arquíloco, 77D).

 

BIBLIOGRAFÍA:

-Todo sobre la Atenas clásica, VVAA (ed. Grijalbo)

-Los griegos y lo irracional, E.R.Dodds

-La vida cotidiana en Grecia en el s. de Pericles, R.Flacelière

-http://216.239.59.104/search?q=cache:vXY2NqvpYzkJ:mural.uv.es/rolimar/Las%2520alegres%2520casadas%2520del%25204tica.pdf+Tesmoforias+anodos&hl=es&ct=clnk&cd=10&gl=es

 

CATÁLOGO DE ALGUNAS INTERPRETACIONES DEL JUICIO DE PARIS EN LA HISTORIA DE LA PINTURA.

manzana-de-la-discordia1 Zeus

 ¡Hermes!, coge esa manzana de ahí y baja a Frigia, a casa del hijo de Príamo, el boyero que lleva a sus bueyes a pacer del Ida en el Gárgaro, y dile: “Paris, Zeus te ordena, ya que eres guapo y entendido en las cosas del amor, que juzgues entre las diosas cuál es de ellas la más hermosa, y que la que venza coja la manzana como premio del combate”. Y ya es hora para vosotras, diosas, de ir junto al juez, porque yo me niego a hacer de árbitro ya que os amo igualmente y, si fuera posible, con placer os vería a todas victoriosas. Y es inevitable que, el que conceda el premio de la hermosura a una sea odiado por las otras. Por eso yo no os resulto un juez conveniente, pero este joven frigio al que os vais a dirigir, no sólo es de sangre real y pariente de Ganímedes, al que veis aquí, sino que además es simple en las otras cosas y un habitante de las montañas, y nadie podría considerarlo indigno de semejante espectáculo. (Luciano, Diálogos de los dioses)

La Historia del Juicio de Paris es una de las escenas mitológicas más representadas en la pintura y en otras artes, y todo un referente clásico en nuestros días.  De hecho, incluso existe una competición sobre vinos en Paris, la Paris Wine Tasting of 1976 o Juicio de Paris. Entre la pintura de esta hydra

Cerámica griega, s.V. Museo del Louvre
Cerámica griega, s.V. Museo del Louvre

y esta otra interpretación del mismo mito:

EL Juicio de Paris, Eleanor Antin (2007)
EL Juicio de Paris, Eleanor Antin (2007)

han pasado muchos siglos en los que los artistas han realizado muchas -y muy distintas- interpretaciones de la famosa historia de la manzana. Los siglos XVI y XVII, en pleno Renacimiento en Europa, son especialmente fructíferos en pinturas con el tema del Juicio de Paris. Algunos artistas realizaron varias versiones del mismo tema, como Lucas Cranach el Viejo, que realizó al menos trece variaciones sobre un mismo diseño (algunas con la ayuda de su hijo del mismo nombre), o el prolífico Peter Paul Rubens.

Este mito ha inspirado a los artistas de todas las artes y de todos los tiempos. Así, podemos ver desde piezas de arte etrusco, como este espejo del s.III a.C. (Louvre):

hasta una porcelana policromada de (Museos Capitolinos, Roma):

Sin embargo, es la Pintura el ámbito artístico que más ha recreado el mito del juicio de la discordia.

Entre estas pinturas y los pintores  correspondientes, podemos relacionar las siguientes.

1.     Mosaico romano del s.II. (aprox. 115 dC) de Antioquía. Museo del Louvre, Paris. Aunque no es una pintura, es una de las interpretaciones más antiguas.

2.      426-500 dC, Mosaico de Casariche (Sevilla) Una de las imágenes más antiguas de la Península.

3.      Artista: French School. Antenor’s Embassy to Greece and The Judgement of Paris.

4.      1430 aprox. Juicio de Paris, Anónimo italiano.

Se diferencian dos escenas; en la del fondo Hermes explica su misión a Paris, que está cuidando sus cabras, mientras las tres diosas, vestidas a la usanza de la época, juegan con la manzana de la discordia. En la escena de primer plano, Paris entrega la manzana a la diosa del centro, Afrodita. Ella es la única que lleva un adorno especial en la cabeza; ninguno de los símbolos habituales de las diosas permite diferenciarlas.

5. 1450 aproximadamente: Los libros iluminados recogen escenas como esta,

 

Mercure apportant la pomme d’or à Pâris devant les trois déesses. 1450-1475.

6. 1460, sin título. Francesco Giorgio Martini

F.Giorgio Martini, 1460.
F.Giorgio Martini, 1460.

En la esquina izquierda del cuadro, Paris entrega la manzana, casi indiferente, a Afrodita. A su lado Hera observa a Atenea, que lleva el escudo en la mano. La desnudez de las diosas choca con las vestiduras de Paris. En el centro del cuadro, como una segunda viñeta, la mujer es Helena, que vive al otro lado del mar; y en la tercera parte de la imagen se encuentra con Paris, con la fortaleza de Troya al fondo.

7.      1461 d. Juicio de Paris atribuido a Domenico Veneziano. Burrell Collection, Glasgow.

Hay una enorme desigualdad: las tres mujeres están desnudas ante un Paris totalmente vestido (con un ropaje que no cuadra a la Antigüedad) que las vigila y examina mientras otorga el premio a Afrodita. Hera le señala mientras Atenea parece mostrarse más recatada.

8.      1485-88. Juicio de Paris, Sandro Botticelli (1445-1510)  Fundación Giorgio Cini, Venecia. Renacimiento.

Das Urteil des Paris. Sandro Boticelli, 1485 aprox.
Das Urteil des Paris. Sandro Boticelli, 1485 aprox.

9.      1512 c. Juicio de Paris, Lucas Cranach el viejo (1472-1553) Renacimiento.

Curiosa representación de Hermes como un anciano, como el cuadro de Pieter Coecke van Aelst (1533), que lleva el casco alado que permite reconocerlo y, en lugar de una mazana, sostiene una bola de cristal con una inscripción latina.

10.      1510-1524 c. Juicio de Paris, Girolamo di Benvenuto (1470-1524) Museo del Louvre.

Juicio de Paris, Benvenuto. 1510 aprox.
Juicio de Paris, Benvenuto. 1510 aprox.

Impregna la imagen con los toques propios de los artesanos de Siena de la época.

11.  1515c. Juicio de Paris. Marcantonio Raimondi (1480-1534 aprox)

Sobre una obra de Rafael, la parte derecha sirvió luego a Edouard Manet de inspiración para su Dejeuner sur l’herbe. La parte de la izquierda parece que inspiró Les mademoiselles d’Avignon de Picasso. En la parte superior y entre las nubes, Zeus, en su trono, con los rayos y su águila, observa la escena con otras divinidades como Ártemis (media luna en la frente), Helios con el carro…Y la Victoria corona a la diosa vencedora. Hay cierto equilibrio en el ambiente: las diosas están desnudas en un mundo donde es lo natural, no hay desigualdad ante el árbitro o juez.

12.  1520. Juicio de Paris, Giorgio Andreoli (1465 aprox-1555) Plato de cerámica. Renacimiento italiano.

Las tres diosas son prácticamente iguales.

 1520-juicio-de-paris-giorgio_andreoli_

13.  Juicio de Paris. Anónimo alemán. Museo de BBAA Valenciennes.

14. Juicio de Paris de Giulio Romano (1499-1546)

Plasma el momento en que Hermes acompaña en su descenso desde las nubes a Afrodita, seguido de Atenea y Hera, hacia Paris, que está sentado en una roca vigilando al rebaño. El mensajero de los dioses lleva la manzana en la mano. Y las diosas son identificables por sus atributos; Afrodita va con su hijo Eros de la mano.

15.  1517-1523 aprox. Juicio de Paris. Niklaus Manuel Deutsch (1484 aprox.-1530). Museo de Arte de Basilea.

El penacho guerrero de Atenea aquí ha sido sustituído por un sombrero de plumas, y lleva una espada en vez de una lanza. Hera es la única que va totalmente vestida, como buena esposa, mientras que Afrodita, que coge la manzana, lleva una túnica transparente, y como las otras diosas, muestra un curvado vientre. Eros lleva la venda en los ojos.

Juicio de paris, N. Deutsch, 1517 aprox.
Juicio de Paris, N. Deutsch, 1517 aprox.

16.  1529 c. Juicio de Paris, Lucas Cranach el viejo (1472-1553)  Metropolitan Museum of Art, Nueva York.

Las tres diosas están desnudas y Paris, en vez de un pastor, parece un guerrero, como en las otras versiones de Cranach. Hermes lleva una bola de cristal. Y Atenea, con un sombrero de plumas, señala a Eros, a punto de disparar su flecha.

17.  1533. El sueño de Paris, Pieter Coecke van Aelst (1502-1550). Pintura Flamenca. Museo del Louvre, Paris.

Paris, tirado en el suelo, parece estar dormido, vestido como un guerrero. A su lado, un anciano Hermes tiene la manzana con la inscripción mientras las diosas están delante desnudas, con el nombre de cada una escrito en latín sobre ellas, Venus, Juno y Pallas. La esposa de Zeus lleva una corona y está acompañada del pavo real, Atenea va armada con la espada y su casco, en el suelo, es más bien una escafandra. Afrodita, sin adornos, tiene sobre su cabeza a su hijo Eros a punto de disparar una flecha, con una venda en los ojos, porque el amor es ciego.

Las tres diosas  están realzadas por la luz y el color.

18.  1540c. Juicio de Paris, Lucas Cranach el viejo (1472-1553) Gotha, Stiftung Schloss Friedenstein, Schlossmuseum,

Hermes, sin casco aquí, señala arriba a Eros, y una de las diosas sigue la dirección de su vara.

Juicio de Paris, Cranach, 1540 aprox.
Juicio de Paris, Cranach, 1540 aprox.

19.  1523-1579 aprox. Juicio de Paris  Juan de Juanes (h. 1505-1579) Barroco. Museo de Bellas Artes de Valencia.

Es difícil, casi imposible, diferenciar a las tres diosas, pues no sólo están casi en la misma postura y con el mismo requerimiento en la mirada, sino que además, no llevan más símbolos que una lanza una y una flecha otra.

20.  Juicio de Paris. Paolo Varonesse (1528-88)

Como buen rival de Tiziano y Tintoretto en el uso del color, destaca la piel de las diosas, casi blanca.

21.  1548, aprox. Juicio de Paris. Frans Floris de Vriendt (1516 aprox.-1570) Manierista flamenco. Hermitage Collection.

Frans Floris, el holandés al que Brueguel el Viejo llamó “El Incomparable”, pinta a Hermes ya con el petaso alado y la vara de mensajero.

“ Este cuadro es la obra principal de este artista; se data en 1548, a comienzos de su carrera. Algún detalle del cuadro indica bien claramente sus conocimientos profundos de la Antigüedad, como las ruinas del fondo, la victoria alada y, especialmente, el sarcófago convertido en fuente con la imagen del río Escamandro, que corría por el Monte Ida. El niño tumbado delante de Afrodita es copia de la escultura conservada en el Jardín del Belvedere de Roma. Todos los personajes que participan en la acción, salvo Hermes, están desnudos o semidesnudos. El paisaje es de gran novedad entre las representaciones del mito, al estar Paris sentado a la sombra de un árbol. Lleva el cayado de pastor que le identifica.” (José M.Blázquez, “Mitos clásicos en la Gemäldegalerie AlteMeister de Kassel”)

22.  Juicio de Paris,  Gillis van Conninxloo III, (1544-1607) Renacimiento.

Juicio de Paris, Connixloo.
Juicio de Paris, Connixloo.

 Este pintor flamenco, célebre por su interpretación de los bosques, recrea en uno de ellos el Juicio de Paris.

23.  1580. Juicio de Paris,  Hans Von Aachen (1552-1615) Manierismo

Paris entrega la manzana bajo la atenta mirada de Hermes. Un amorcillo corona a Afrodita que, como Atenea, aparece desnuda. Al fondo, el convite de las bodas de Tetis y Peleo.

24.  1590-1606 aprox. Juicio de Paris. Rubens (1577-1640). Akademie der Bildenden Künst, Vienna

Juicio de Paris, Rubens 1590-1600 aprox.
Juicio de Paris, Rubens 1590-1600 aprox.

25.  1599. Juicio de Paris. Hendrick von Balen (1575-1632). Gemäldegalerie, Berlin

Es uno de los escasos cuadros en que Atenea, además de sus armas, va acompañada por una lechuza.

26.  1600.c. Juicio de Paris. Anónimo. Museo de Liverpool.

Los atributos de las diosas y de Hermes son claramente visibles. Una diosa alada de la Victoria coloca la corona sobre Afrodita. La fuente, a la izquierda, representa el río Escamandro.

27.  1608 aprox. Juicio de Paris. Hendrick von Balen (1575-1632). Muzeul Naţional Brukenthal – Sibiu (Rumanía)

Cada diosa se muestra desde un ángulo distinto. Afrodita es también coronada como vencedora.

28.  1609, Juicio de Paris, Willem Isaacsz van Swanenburg (aprox. 1580-aprox.1612)

29.  1613. Juicio de París, Hendrik van Balen(1575-1632). Fitzwilliam Museum,  Cambridge, UK. Barroco.

El rostro de Atenea es casi un calco del cuadro del mismo pintor de 1599, aunque aquí parece mirar, coqueta, al espectador y está sentada. Los amorcillos vuelven a coronar, vencedora, a Afrodita mientras Hermes contempla el juicio. En la izquierda inferior, un dios del agua, seguramente el río Escamandro, da la espalda a la escena.

30.  1615. Juicio de Paris.  Joachim Wtewael (1566-1638) National Gallery, Londres. Barroco

En esta suntuosa versión del holandés Wtewael, Eros dispara, directamente, a Paris. Al fondo, se celebra un banquete, seguramente el de las bodas de Tetis y Peleo que dieron lugar a la historia del Juicio, al presentarse Eris con la manzana. Atenea Mira con cólera a Paris, que hace ganadora a Afrodita, mientras Hera parece increpar, airada, a los espectadores. El conjunto de la escena es bucólico, con animales de todo tipo porque junto a las cabras de Paris, se distinguen vacas, y al fondo un camello.

Las tres diosas mantienen una postura elegante, con una rodilla flexionada, pero se presenta a cada una desde un ángulo diferente. Otra figura femenina, en el suelo, sujeta un ramo de flores variadas.  Y junto a ella hay una representación marina con la tinaja bajo el brazo (quizá el río) y caracolas en el suelo.

31.  1620-25 c. Juicio de Paris. Jan Boeckhorst, (1604-1668)

Juicio de Paris, de J.Boeckhorst. 1620 aprox.
Juicio de Paris, de J.Boeckhorst. 1620 aprox.

Las diosas vuelven a ser presentadas vestidas, y Paris aún no ha tomado su decisión, pues vienen en fila primero Hera, con sus pavos reales, detrás Atenea, armada, y la última que desciende es Afrodita, con su hijo Eros y menos “tapada” que las otras, recostada en su carro tirado por cisnes en lugar de palomas.

32.  1620-30. Juicio de Paris. Francesco Albani, (1578 aprox-1660) Prado. Barroco.

Paris aún no ha decidido quién es la ganadora, y aún no ha dado la manzana a nadie. La escena está llena de amorcillos que celebran el triunfo del amor. Hera aparece con su pavo real y Afrodita con las palomas. Al fondo se dibuja la figura de Peleo, con la tinaja de la que mana agua.Otra obra de este mismo pintor, El tocador de Venus , tiene un ambiente similar (también está en el Prado)

33.  1624. Juicio de Paris. Rubens. (1577-1640) National Gallery, London.

Paris tiene la misma postura que en el cuadro de 1608, sentado hacia el espectador, y lleva también una piel de cazador en la cabeza. Las diosas, en cambio, muestran en diferentes posturas el cuerpo femenino. Afrodita, en el centro, recibe la corona que viene del cielo. A su izquierda, Hera se muestra irritada por la decisión, y a la derecha, mirando hacia otro lado, Atenea tiene su armadura a sus pies.

Juicio de Paris, de Rubens. 1624 aprox.

El río Escamandro, representado con la tinaja de agua, contempla la escena a la derecha, acompañado de una ninfa, igual que otras dos figuras, quizá unos sátiros, apostadas detrás de Hermes. Éste es reconocible por su vara y el gorro alado.

34.  Juicio de Paris. Giovanni Sons (1553-1611) National Gallery of Art. Washington DC

Casi un landscape, la imagen es una excusa para el paisaje. Peleo, con la tinaja de agua, observa a Paris que, de espaldas al espectador, da la manzana a Afrodita, en el medio de las tres diosas.

35.  Wide Mountainous Landscape with Judgement of Paris) Joos de Momper (1564-1635)

36.  1621. Juicio de Paris, Rubens(1577-1640)

No se ve la manzana, y las tres diosas, desnudas y sin atributos, se presentan ante un Paris artista que toca el violoncelo, con otros instrumentos musicales, esculturas, y pinceles por el suelo, junto al escudo de Atenea. Hermes, volando desde el cielo, parece contemplar la escena en el momento en que Afrodita, con una guirnalda de flores en la mano, promete los amores de la bella Helena, que puede estar representada por la mujer del centro con el propio Paris.

El Juicio de Paris de Rubens, 1621.
El Juicio de Paris de Rubens, 1621.

37.  1628. Juicio de Paris. Cornelisz van Haarlem

La desnudez está presente en todos los personajes menos Hermes, que mira al espectador.

Afrodita es la ganadora y el propio Eros ayuda a Paris a dirigir el brazo con la manzana  hacia su madre.

Juicio de Paris, de Cornelisz van Haarlem (1628)
Juicio de Paris, de Cornelisz van Haarlem (1628)

38.  1632/35. Juicio de Paris Rubens. (1577-1640) National Gallery (Londres) Paris ofrece la manzana a Afrodita, entre las otras dos diosas, que se identifican bien por el escudo y la lechuza, y por el pavo real. En el cielo se adivina la figura de la furia de la guerra, Alecto, en un cielo casi tormentoso, porque el cuadro es, a la vez, dramático y tranquilo.

        Rubens, como otros pintores del Renacimiento, no sigue a Luciano: Hermes, en el cuadro, no se vuelve de espaldas y las diosas son vistas todas a la vez, en vez de una en una. EL énfasis se pone en la belleza y las sensuales maneras de las tres diosas, no en la adjudicación de un  premio de belleza a una sola de ellas. Lo que hace el pintor es comprender en un solo instante todo un tiempo narrativo.

 Juicio de Paris, Rubens (1636, aprox.)

 

  39.  1636. Juicio de Paris. Rubens. (1577-1640).

Los amorcillos estiran de Hera y Atenea para dejar sola a Afrodita.

Juicio de Paris, Rubens. 1639 aprox.
Juicio de Paris, Rubens. 1636 aprox.

40.  1639-40. Juicio de Paris. Rubens. (1577-1640). Museo del Prado

       Se cree que el rostro de Afrodita es el de la segunda esposa de Rubens, Hélène   Fourment. Las diosas se han desnudado, a la vez, para Paris.

Juicio de Paris, Rubens. 1640 aprox.

Juicio de Paris, Rubens (1639-40.)

41.  1645-50, Landscape con el Juicio de Paris, de Jan Both (1615-1652 aprox) y Cornelis van Poelenberg (1594/5-1667). National Gallery, London.

      Los espectadores contemporáneos pudieron ver una lección moral en un Paris que elige el amor humano y la emoción en vez del poder y la gloria ilimitados que le habían prometido las otras diosas. Jan Both (c 1610-52) pinta el paisaje pastoral y Poelenberg las figuras

42.  1646. El Juicio de Paris, Claude Lorrain (1600-1682), National Gallery of Art (Washington) Barroco.

       Afrodita, casi desnuda, lleva a Eros de la mano y Atenea se está vistiendo porque ya ha sido examinada por Paris. Hera, completamente vestida como una matrona romana, habla con Paris.

43. c. 1660. Le jugement de Paris,  DUGHET Gaspard, POUSSIN ( 1615-1675)

44. 1681-83. Juicio de Paris. Luca Giordano, Hermitage

Juicio de Paris, Luca GIordano (1681 aprox.)
Juicio de Paris, Luca Giordano (1681 aprox.)

45.  1684-1721. Juicio de Paris. Jean-Antoine Watteau. (1684 aproc-1721) Rococó. Museo del Louvre, Paris.

46.  1685.  Juicio de Paris. Luca Giordano Galleria Pallavicini. Roma.

Juicio de Paris, Luca Giordano, 1685
Juicio de Paris, Luca Giordano, 1685

47.  1705, The Judgement of Paris, James Thornhill

48.  1710. Juicio de Paris. Michele Rocca ( Museo San Pablo)

Juicio de Paris. M.Rocca, 1710.

Juicio de Paris. M.Rocca, 1710

 

49.  Juicio de Paris, Noel-Nicolas Coypel (1690-1734) 

50.  1716. Juicio de Paris, Adriaen van der Werff (1659-1722) Dulwich Picture Gallery.London

La escena mitológica recoge el momento del triunfo de Afrodita, que intenta coger la manzana, y  casi parece que esté bailando. Delante de ellas, dos palomas juegan en el suelo, y Eros la arropa. Atenea parece estar ya marchándose mientras Hera todavía espera la decisión de Paris.

51.  Juicio de Paris, de Hendrik van Lomborch (La Haya, 1681-1759) Museo Szépmúvészeti de Budapest:

52. 1734. Juicio de Paris, Jean-Francois de Troy (1679-1752).

53.  1754. Juicio de Paris Francois Boucher

Afrodita recoge la manzana mientras mira hacia arriba, a un amorcillo que le coloca la corona. Hera se eleva (pavo real) seguida de Atenea (armas).

Juicio de Paris, François Boucher. 1754.
Juicio de Paris, François Boucher. 1754.

54.  1757. Juicio de Paris. Anton Raphael Mengs, (1728-1779). Hermitage. Moscú

Juicio de Paris, Mengs. 1757.
Juicio de Paris, Mengs. 1757.

55. Un juicio de Paris en un fresco:

 

56. Finales s. XVIII, Das Urteil von Paris, de un pintor del círculo de  Johann Heinrich Tischbein (1751-1829)

57. También de finales del XVIII es este Juicio de Paris, del pintor francés Louis Jean François Lagrenée (1725-1805)

58. 1791, Rosebud or the judgement  of Paris, de Richard Westall

59.  1793-1820 aprox.. Juicio de Paris. Baron Jean Baptiste Regnault 

 Juicio de Paris. Baron Jean Baptiste Regnault.

 

60.  The Judgement of Paris, James Barry (1741-1806) Tate Gallery Londres.

61.  1805. Juicio de Paris. John Flaxman (1755-1826), hecho con tinta y lápiz

 Juicio de Paris, Flaxman. 1805.

 Juicio de Paris, Flaxman. 1805.

62.  Juicio de ParisFrancesco Bartolozzi (1725-1815)

63.  Juicio de Paris , Charlier (1705-1790)

64.  1808.  Juicio de Paris. Francois-Xavier Fabre. Virginia Museum of Art

Hermes contempla la escena desde el cielo (vara y petaso alado). Las diosas van ataviadas a la manera romana y el triunfo de Atenea se celebra con una vara de olivo, en lugar de una corona de flores.

Juicio de Paris, Febre. 1808.
Juicio de Paris, Febre. 1808.

65.  1811. Juicio de Paris. William Blake British Museum, Londres.

66.  1825. Juicio de Paris. William Etty (1787-1849) Museum Liverpool.

Fino colorido e influencia de los pintores florentinos. Atenea se reconoce por el yelmo, mientras Afrodita, con su posición en el centro, recuerda las pinturas del Renacimiento. Hera da la espalda al espectador, con el pavo cerca, y parece tener un gesto de irritación ante la decisión de Paris. Etty influyó mucho con este cuadro para pinturas de desnudos posteriores, en el parece reflejar su opinión de que las mujeres eran “God’s most glorious work”

67.  1862-64. Juicio de Paris. Paul Cézanne (1839-1906) Colección privada.

68.  1870. Juicio de Paris. Anselm Feuerbach (1829-1880) Hamburger Kunsthalle, Hamburg, Germany

Imagen llena de putis, en la que las diosas se están preparando para mostrar sus encantos a Paris. Las tres diosas muestran la dignidad de las estatuas clásicas, y tienen la cabeza gacha, como centradas en lo que están haciendo. En el centro parece estar Hera, con el pavo real detrás. A su derecha, la diosa desnuda que ofrece la espalda, puede ser Afrodita, con un espejo sostenido por un Puti. Atenea todavía está vestida y, tras ella, un Puti está apoyado en el escudo.

69.   Juicio de Paris. Philippe Parrot (1831-1894)

70.  Juicio de Paris, George Frederick Watts  (1817-1904)

 Juicio de Paris, Watts.

71.  Juicio de Paris. Clement Jacques Wagrez (1846-1908). Art Renewal Center

  Juicio de Paris, Wagrez.

 72. 1887, The Judgement of Paris, de Max Klinger 

 

73.  1895. Juicio de Paris Alphonse Mucha (1860-1939) Renaissance Café

Juicio de Paris, A.Mucha, 1895.
Juicio de Paris, A.Mucha, 1895.

74.  1904. Juicio de Paris. Ludwing von Hofmann

El artista prescinde de Paris, y en primer plano tenemos solo a las diosas, desnudas y con mantos que no permiten distinguirlas.

75. 1904, El juicio de Paris, de Enrique Simonet Lombardo (Valencia, 1866- Madrid 1927) 


76. 1907. Juicio de Paris. Lovis-Corit

77.  1910/11. Juicio de Paris, Armand Point ( 1860-1932) Musée d’Orsey , Paris.

Atenea, toda vestida y armada, y Hera, poniéndose la túnica, miran al espectador, mientras Afrodita, cabizbaja y desnuda, recibe de un humilde Paris la manzana entre otras frutas. Hay un caballo, por detrás de Paris, el perro del pastor, el pavo real de Hera. Y Cupido, alado, tensa el arco mientras contempla a Paris.

 78. 1912. Juicio de Paris, de Ernst Ludwig Kirchner (1880-1938). Expresionismo.

79.  1914 aprox. Juicio de Paris. Pierre-August Renoir (1841-1919) Phillips Memorial Gallery (Washington) Impresionismo

Pintado tardíamente, cuando Renoir ya está muy enfermo de artritis.

Juicio de Paris, Renoir, 1914.
Juicio de Paris, Renoir, 1914.

80. En 1915, Georges Barbier dibuja esta interpretación

 

81. 1922. Das Urteil des Paris, Charles Louis Rivier.

 Das Urteil des Paris, Ch.L.Rievier, 1922.

82. 1928. Le Jugement de Pâris. Wladimir Baranoff Rossine, pintor de la vanguardia rusa:

83.  Juicio de Paris, Manfred Schwartz (1909-1970) Litografía.

Juicio de Paris, M.Schwartz
Juicio de Paris, M.Schwartz

84.  1930. Juicio de Paris. Jean Dufy

85.  1933, Juicio de Paris,

86. 1939. El Juicio de Paris, de Ivo Saliger (1894-1987)

87. 1940. Juicio de Paris, León Návez.

88.  1950. Juicio de Paris. Salvador Dalí.

El juicio de Paris, Dalí. 1950.
El juicio de Paris, Dalí. 1950.

89.  Juicio de Paris. Picasso

Juicio de Paris, Picasso.
Juicio de Paris, Picasso.

90.  1960-64. Juicio de Paris. Salvador Dalí.

El juicio de Paris, Dalí. 1960 aprox.
El juicio de Paris, Dalí. 1960 aprox.

01.  1964, The judgement of Paris, de jack Leevine (1915-2010)

 

Este autor realizó una serie de pinturas sobre el mismo tema, de las que recogemos aquí dos, y el siguiente gravado, del Museo de Brookling:

92. 1979, Juicio de Paris, Salvador Dalí (litografía)

93.  Juicio de Paris de Federico Jiménez (Museo del Prado)

Curiosa alegoría del mito, entre un gallo y tres gallinas. Esta obra comprada por el museo del Prado en 1882 parodia el célebre juicio entre tres …gallinas.

juicio-de-paris-federico-jimenez

94.  1982. Juicio de Paris. Willem Hofhuizen (1915-1986)

95. 1989, Juicio de Paris, de Ajiléas Drungas

96. 1990-1, Juicio de Paris, Lucinda Drenning

Juicio de Paris, Lucinda Denning.
Juicio de Paris, Lucinda Denning.

97.  1990. Juicio de Paris después de Rubens, en La incompleta Historia del Arte, Dean Brown.

Barbie hasta en la sopa… y Ken representando a Hermes…  El rostro de la medusa ha sido reemplazado

Juicio de Paris después de Rubens, La incompleta historia del Arte.
Juicio de Paris después de Rubens, La incompleta historia del Arte.

98.  199c. Juicio de Paris Charles Bell (1935-1995)

The judgement of Paris, Ch.Bell
The judgement of Paris, Ch.Bell

        Este representante del fotorrealismo americano, convierte en Juicio de Paris en los concursos de Belleza. Pone a las diosas, como Barbies, en un desfile de modelos, con bandas incluidas, donde se leen los títulos de la diosa (Miss) del Universo, la diosa del Arte y la diosa de la Pasión (con un look totalmente a lo Marilyn Monroe).  Atenea, junto a la banda de las Artes, lleva una medalla de guerra, Afrodita una rosa y su fiel Eros, con el arco y las flechas, y Hera la llave de mando. Llama la atención el casco militar de Hermes, al que se le han puesto las alas, con los pantalones militares: aquí el mensajero de Zeus es un soldado.

 

99.  1994. Juicio de Paris, Antonio Mingote (Barcelona, 1919-)

El juicio de Paris, Antonio Mingote.
El juicio de Paris, Antonio Mingote.

       Las tres diosas están representadas de manera distorsionada por su enorme tamaño, especialmente en comparación  a un joven, elegantemente vestido,  en el que se reconoce a Paris, además de por el título del cuadro, porque lleva en la mano la manzana de la discordia.

100. 1997, Paris, Las Tres Gracias y Helena, de Carlos d’Ors.

101.   1998, Judgment of Paris. Mary Ellen Croteau (1950- ) Chicago Con genitivo objetivo en vez de subjetivo, en esta mirada feminista el juez se convierte en juzgado. La historia de la manzana y de unas mujeres o diosas desnudas examinadas por hombres debió ser, previsiblemente, inventada por hombres. cf. www.maryellencroteau.womanmade.net/gallery.html

102. 2002, The Judgement of Paris. Robert Hodgins (Londres, 1920-)

The judgement of Paris, Robert Hodgins. 2002
The judgement of Paris, Robert Hodgins. 2002

103. 2003-2004, El juicio de Paris, de Guillermo Pérez Villalta (1948- )

104. 2005. Judgment of Paris ,Will Tuck.

The judgement of Paris, W.Tuck.
The judgement of Paris, W.Tuck.

       El inglés Will Tuck hace composiciones con muñecos de plástico barato y sus accesorios, algo propio de la cultura de masas que mezcla y pinta con pistola. Utiliza temas clásicos en sus composiciones (Calisto y Júpiter, Venus…)  intenta trasmitir un sentido del pasado en el presente.

 

105.  También de 2005 es la versión de Max Beckmann (encontrada en el blog I think meaning)

 

106. 2006. Das Urteil des ParisBettina Brüggemann.

 
Esta autora alemana hace una recreación más clásica del tema mitológico en su serie sobre Troya, caracterizando a los dioses con sus atributos típicos: armas de Atenea, alas de Hermes… y respetando las tonalidades de la cerámica griega de figuras negras.

107. 2007  Judgment of Paris (after Rubens) Eleanor Antin —Light Helen, fotografía en color, 62 x 118″. From the series “Helen’s Odyssey.” Museo de Arte de San Diego.Hera es toda una ama de casa, una esposa en el sentido más convencional, casi parece llevar uniforme de criada (con tacones, eso sí). Afrodita posa con su hijo Eros mientras Atenea usa las armas de estos tiempos. Helena, espera sentada detrás de Paris, y hay una versión en que está rubia y en otra morena.

2007-eleanor-antin-judgment-of-paris-after-rubense280942007light-helen-from-the-series-helens-odyssey1

Judgment of Paris after Rubens, 2007. Eleanor Antin

108.  2007. Juicio de Paris, Medora.

Judgment of Paris, Medora. 2007
Judgment of Paris, Medora. 2007

 En esta composición fotográfica, con modelos, también aparece Helena posando en un  cuadro (¿una televisión?) que Afrodita, acompañada de una paloma en vez de Eros, ofrece a Paris. Atenea une a sus armas de guerra otras “armas de mujer”, y Hera, con la corona de reina, va engalanada con plumas de pavo real.

109.  2008. Juicio de Paris, Verónica Analía Aguirre.

Juicio de Paris, Verónica Analía Aguirre (2008)

Juicio de Paris, Verónica Analía Aguirre (2008)

Esta artista parece querer decir que toda mujer es una diosa, y son los “trapos” los que nos hacen representar a una u otra. Afrodita es Marilyn Monroe, la guerrera Atenea lleva ropa urbana y Hera es una mujer sexualizada, casi una típica mujer objeto.

110. 2009.  El Juicio (The Judgement), 

111.  El juicio de Paris o Paris y las prepago, de Dario Ortiz Robledo (Colombia, 1968)

 El juicio de Paris / Paris y las prepago. D. Ortiz

El juicio de Paris / Paris y las prepago. D. Ortiz

112. El mismo Dario Ortiz también retoma el mito en La elección de Paris:

 es una versión más sórdida del mismo mito, pero que sirve para ilustrar el paso del mito al continente latinoamericano, excediendo los límites europeos.

Más información de páginas de Internet donde se pueden encontrar referencias a imágenes sobre mitología:

http://homepage.mac.com/cparada/GML/Images.html

http://www.mlahanas.de/Greeks/Mythology/ListGreekMythologyImagesA.html

http://www.historia-del-arte-erotico.com/tres_gracias/

http://www.philipresheph.com/demodokos/helen/jupar.htm

http://usuarios.lycos.es/anapiru/ANACLASSICA/mitoarte.htm