Archivo de la etiqueta: Chateau de Chambord

MELEAGRO EN CHAMBORD

El Centre des monuments nationaux de Francia posee una colección del Estado de Tapices que conserva unas 340 telas de distinta temática, distribuidas en treinta monumentos públicos; entre estos destacan los castillos de Chambord y Châteaudun con  más de cincuenta tapices. En Châteaudun se conservan tapices de la serie de Ulises:

Historia de Ulises : Ulises reconocido por su perro Argos, Châteaudun, (1635-1650)

Son tapices fabricados mayoritariamente en Francia y Flandes (Bruselas).

El castillo de Chambord es una joya del Renacimiento francés que alberga más de 4500 objetos de arte entre cuadros, tapices y muebles. Entre ellos destaca una serie de tapices con el tema de la historia de Meleagro, que fueron propuestos por el pintor Charles Le Brun para decorar el castillo de Chambord, una residencia de caza.  El propio Le Brun también había tratado el tema:

La caza de Meleagro, 1658. Le brun (M. du Louvre)
Muerte de Meleagro, Ch. Le Brun, (c.1658). M. Louvre

Los tapices de esta serie son cuatro. Fueron fabricados en Bruselas, excepto uno más antiguo hecho en Paris, por Le Brun/Bellin, entre 1661 y 1668: La caza del jabalí de Calydon. Los de Bruselas se pueden datar entre 1672 y 1680: Méléagre disputant la hure à ses oncles, Méléagre présente la hure à Atalante, Althéa jette au feu le tison fatal.

El primero de ellos muestra la caza del jabalí, Caza del jabalí de Calydon:

Este tapiz serviría de inspiración para otro famoso en que se ve a Telémaco salvando la vida de Antíope durante una cacería de jabalí.
Artemisa, diosa de la caza, está furiosa porque no ha recibido la ofrenda apropiada del rey Eneo de Calidonia. La historia de Meleagro está recogida en distintas fuentes que ofrecen algunas dificultades de conciliación. En el libro IX de la Iliada, cuando Fénix intenta convencer a Aquiles de que renuncie a su ira y no se haga a la mar sino que retome el combate, hace referencia a la lucha entre los curetes y los etolios que defienden la ciudad de Calidón, atacada por un jabalí por causa de la ira de Ártemis:

“Curetes y bravos etolos combatían en torno de Calidón

  y unos a otros se mataban, defendiendo aquéllos

 su hermosa ciudad y deseando éstos asolarla por medio de las armas.

 Había promovido esta contienda Artemis, la de áureo trono,

 enojada porque Eneo no le dedicó los sacrificios de la siega en el fértil campo:

 los otros dioses regaláronse con las hecatombes, y sólo a la hija del gran Zeus

 dejó aquél de ofrecerlas, por olvido o por inadvertencia, cometiendo una gran falta.

 Airada la deidad que se complace en tirar flechas,

 hizo aparecer un jabalí de albos dientes, que causó gran destrozo en el campo de Eneo,

 desarraigando altísimos árboles y echándolos por tierra

 cuando ya con la flor prometían el fruto. Al fin lo mató Meleagro, hijo de Eneo,

 ayudado por cazadores y perros de muchas ciudades

 —pues no era posible vencerle con poca gente, ¡tan corpulento era!,

 y ya a muchos los había hecho subir a la triste pira—,

 y la diosa suscitó entonces una clamorosa contienda entre los curetes

 y los magnánimos aqueos por la cabeza y la hirsuta piel del jabalí.

 Mientras Meleagro, caro a Ares, combatió, les fue mal a los curetes

 que no podían, a pesar de ser tantos, acercarse a los muros.

 Pero el héroe, irritado con su madre Altea, se dejó dominar

 por la cólera que perturba la mente de los más cuerdos

 y se quedó en el palacio con su linda esposa Cleopatra,

 hija de Marpesa Evenina, la de hermosos pies, y de Idas,

 el más fuerte de los hombres que entonces poblaban la tierra.” (Traduc. Luis Segalá)

 Meleagro rumia, pues, su cólera mientras los curetes llegan a las puertas de la ciudad. Los ancianos de los etolios suplican a Meleagro, como sus hermanas, su madre y todos sus compañeros, pero Meleagro solo cede ante las súplicas de su esposa y las desgracias que están causando los curetes… Fénix recomienda a Aquiles que no siga su mismo camino, estableciendo una comparación entre la conducta de ambos héroes que  resultaba muy clara para el público griego.

Otro tapiz, confeccionado con lana, seda e hilos de oro y plata, posiblemente en Bruselas, también del tercer cuarto del siglo XVII, representa la ofrenda que Meleagro hace a Atalanta de la cabeza de jabalí que acaba de matar, ignorando así la tradición según la cual este trofeo debe entregarse a un pariente próximo.

Cuando se enteran los tíos de Meleagro, le exigen recibir el regalo que ha sido dado a Atalanta. Pero furioso, Meleagro saca la espada y los mata (motivo de otro tapiz, “La disputa de Meleagro y sus tíos”). Entonces, su madre, Altea, le lanza una maldición que le supon