¿DIOSES GRIEGOS MACHISTAS?

Preguntarnos si los dioses griegos eran o no machistas es utilizar el lenguaje de forma inapropiada, porque el uso actual de este término describe un modelo en que se relacionan los hombres con las mujeres que nunca entonces fue cuestionado.

Esa ideología construida sobre la falsa suposición de que el hombre debe dominar a la mujer se inculcaba desde muy pronto a los jóvenes . Y, como sucede en la griega y en otras sociedades mediterráneas,  la diferencia entre los géneros está en la base cultural desde el origen. No solo Platón o Aristóteles (e incluso los padres de la Iglesia, no lo olvidemos) manifestaron abiertamente la inferioridad de la mujer, sino que ese pensamiento ha estado anclado en todas las épocas, como vemos en Kant, Nietzche e incluso otros personajes aun vivos, cuyos nombres no vale la pena mencionar aquí.

En la sociedad griega  los roles de género estaban muy claros, como muestra Jenofonte en el Económico, donde establece que el hombre y la mujer deben complementarse: ella se queda encerrada en casa mientras él se va fuera. Así, se garantiza cierto orden del oikos, a la vez que se legaliza el enclaustramiento femenino.

En esa misma época, Platón en su República (V, 451d-e) reconoce que la mujer y el hombre tienen la misma naturaleza, pero la de ella
es más débil. Y Aristóteles añadirá, posteriormente, que mientras que la mujer es materia, el hombre es espíritu…. (Reproducción de los animales, I, 21, 729b). 

Y de aquellas aguas, estos lodos… En Tertuliano leemos que «La mujer es la puerta del demonio», y San Agustín decidirá el orden natural según el cual «La mujer está destinada a servir al hombre » .

En dicho contexto, la violencia se convirtió, evidentemente, en un instrumento de sumisión. El propio Zeus maltrata a su esposa Hera, la reina del Olimpo,

«Mas siéntate en silencio y acata mi palabra,
no sea que ni todos los dioses del Olimpo puedan socorrerte
cuando yo me acerque y te ponga encima mis inaferrables manos»
(Homero, Ilíada, I, vv. 565-567).

Así, en los orígenes de nuestra civilización vemos ya el patriarcado como sistema, el sexismo como ideología y la violencia como herramienta de sumisión y de dominio (La violencia de género en la Antigüedad). Ese patriarcado que implica una superioridad del hombre respondía a la estructura organizativa de la sociedad griega.

La violencia ejercida contra la mujer está también recogida en la historia del arte: cerámica y escultura han dejado evidencias de esta desigualdad. Y la escultura y la pintura posteriores  han seguido reproduciendo esos mitos, alimentando así la creencia, cuando se pierde la perspectiva temporal, de que esa inferioridad femenina es real.

Los dioses griegos fueron siempre antropomórficos, por lo que hoy, seguramente, queremos creer que harían avances en su perspectiva, evolucionados al ritmo de la realidad, y considerarían de otra forma a sus compañeras.

Con motivo de la celebración del DíA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO queremos dar a  nuestras diosas voz, y  a nuestros dioses la oportunidad de desdecirse y defender los principios de igualdad que esperamos que sean propios de los hombres del siglo XXI. Y este ha sido el resultado:

25N- DÍA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

POR UN NUEVO TIPO DE MASCUINIDAD

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

HOMBRES, Y DIOSES, CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERODECIMOS NO A LA VIOLENCIA HOMBRES Y MUJERES

 

 

 

 

 

 

Aunque Atenas fue la cuna de la democracia y supuso un desarrollo político excepcional, comparado con el resto de polis, fue una democracia solo para unos pocos. No podemos olvidar que era una sociedad esclavista y que solo un porcentaje de la población tenía el estatus de ciudadano que le capacitaba para acudir a la Asamblea. En ninguna época pudo la mujer tener los privilegios de que gozaron los hombres, y pese a haber desarrollado conceptos como la isonomía , la isegoría o la parresía, no incluían a las mujeres. No se puede hablar de igualdad ni de feminismo más que avant la lettre

Aún asi, hemos dado un salto en el tiempo:

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.