GRIEGO II, 02. ESPACIOS Y MONUMENTOS DE LA ATENAS CLÁSICA

Atenas, la más poderosa de las polis griegas, fue reconstruida en gran parte después de las Guerras Médicas, tras la victoria de Platea de 480 a.e.c, porque la ciudad antigua y sus templos quedaron destruidos cuando los persas la ocuparon y saquearon.

LOS PUERTOS

A principios del siglo V a.e.c. el puerto principal de Atenas era el de Falero,  al sureste de la ciudad, porque entre Atenas y El Pireo había una zona de marismas que dificultaba el acceso y la comunicación entre ambos. Pero si un visitante llegaba a Atenas por mar entraba por el embarcadero del  Pireo, que llegó a ser el más grande de Grecia gracias a  Temístocles , general que, una vez nombrado arconte, comenzó su fortificación  en 493-92 a.e.c.; En 477 se inició su fortificación, que se concluyó al año siguiente, y años más tarde quedó unido a la ciudad por los Muros Largos.

El Pireo contaba con tres radas, el Cántaro, de naturaleza comercial, y dos militares, Cea y Muniquia. El puerto comercial, el más amplio, ocupaba el área noroeste y formaba en realidad un conjunto de tres ensenadas. A lo largo de los muelles del Cántaro se localizaba el ágora comercial con los pórticos o deigmata, donde se exponían las mercancías, y las mesas de los cambistas

  

 

LA CIUDAD AMURALLADA

La ciudad estaba rodeada por una MURALLA que era sucesivamente ampliada tal como iba creciendo la población. En un principio bordeaba la ἄστυ, la parte de la ciudad que agrupaba los centros cívicos, los de culto y las construcciones políticas, y la parte externa, con los terrenos cultivables y sus aldeas, se denominaba χῶρα. El interior de la  ásty estaba dominado por el promontorio de la Acrópolis, bajo la cual se extendía el resto de la ciudad en una planicie interrumpida por una serie de colinas:

-el Areópago (colina de Ares),

el Museo (colina de las musas), y

-el Ninfeo (colina de las ninfas),

y entre estas dos estaba la PNIX. Había un gran contraste entre el bello trazado de la Acrópolis y la despreocupación de la parte baja de la ciudad; las calles de Atenas, excepto el Dromos y la calle de los Trípodes, eran estrechas, tortuosas y estaban bordeadas de casas la mayoría de las cuales tenían un aspecto mediocre.

 

Los Muros Largos originales (6 y 7), construidos en el siglo V, llegaban a los puertos del Pireo y el Falero, pero con la construcción de un Muro intermedio (5) por iniciativa de Pericles, el que llevaba al Falero quedó en desuso.

Después de seguir unos diez kilómetros por el camino que iba entre los Muros Largos , el visitante podía ver a su izquierda, cerca de la muralla de la ciudad, la Pnix (3), una gran ladera abierta donde se reunía la Asamblea. Debía pasar entonces entre el Areópago (1) o colina de Ares, una gran roca pelada sagrada desde tiempos inmemoriales, donde se reunían los miembros del tribunal que lleva el mismo nombre, y la Acrópolis (4) , y desde esta por la via de las Panateneas (7) hasta el Ágora, (2) verdadero corazón de la ciudad. Desde el ágora se podía acceder a las murallas, que tras la puerta del Dipylon tenían el barrio del Cerámico.

En Atenas, las calles se adaptaban a la geografía del terreno, no solían ser rectas, lo que hacía que las casas estuvieran mal alineadas. El barrio más antiguo, al sur, era el de Limne, pero el del Cerámico fue cobrando importancia; debía su nombre a que allí estaban afincados la mayoría de artesanos, alfareros, ceramistas. Incluía el ágora, donde se encontraban el Estrategeion o cuartel general de los estrategos, la Tolos, casa redonda de los magistrados, el Metroon o archivo, el templo de Apolo Patrio, y la columnata de Zeus.

Es una arquitectura arquitrabada, es decir, las columnas y los muros son los soportes sustentantes de unos entablamentos o elementos sustentados horizontalmente, cerrándose el edificio por una cubierta a dos vertientes.

En el ágora no solo se hallaba la sede del gobierno, sino también el mercado y el centro mercantil de la ciudad: allí se podía comprar de todo,  los comerciantes instalaban sus tiendas y realizaban sus transacciones comerciales, mientras otros acudían al barbero, compraban un discurso a un logógrafo  o tomaban un refresco a la sombra de una estoa.

Destaca el templo de Hefesto, el Hefesteion, aunque también se le conoce con el nombre de Teseion, también dórico.

Otros BARRIOS eran el Melité (barrio famoso por sus apicultores), Escambónides (barrio de comerciantes en el que vivían los ricos y desde el que se accedía al campo por las puertas de Filé y de Acarnania). Las sucesivas ampliaciones de las murallas de la ciudad originaron dos barrios nuevos: el Cele y el Agrilé o la Nueva Atenas o Neápolis. En el barrio de Agras se hallaba el estadio Panatenaico.

En general, se vigilaba el patrimonio público y se reparaban las murallas, las calles y las fuentes, y existían colegios de funcionarios especializados en la vigilancia de los mercados, la recogida de basuras, el mantenimiento de los edificios públicos, el encargado de las fuentes, etc

Las murallas tenían diversas puertas:

-al NO, la puerta Dípilon estaba en el camino que conducía a Colono y Eleusis a través del Cerámico exterior, donde los atenienses tenían el principal cementerio de la ciudad, a ambos lados del camino que conducía a la Academia (llamada así por su propietario primitivo Academo). Allí había un jardín, un inmenso bosque sagrado con un gimnasio y un santuario a Atenea en el que se contemplaban los doce olivos sagrados de la diosa; allí también Platón fundó la primera escuela filosófica de Atenas (387a.e.c.).

-en el SO desde las llamadas puertas del Pireo arrancaban los Largos muros , que iban desde el recinto de la ciudad hasta los puertos: el muro del Pireo  unía la ciudad con este puerto; el muro de Falerón unía Atenas con su primitivo puerto, ambos  construidos por Cimón en 459 a.e.c.. En 446, Pericles mandó construir el tercer muro o muro del  Medio, que unía también Atenas y el Pireo.

-Otras puertas eran la Acárnica, que iniciaba el camino que llevaba a Maratón y a Acarnania; la Triásica……

Desde el Ágora, por el este, se llegaba hasta ella por a la Vía Panatenea.

LA ACRÓPOLIS

Pero, sin duda, la joya de Atenas fue su ACRÓPOLIS  reconstruida en la época de Pericles.

 

 

 

 

 

 

 

 

 Mientras se subía por la empinada vía hasta la entrada, a la derecha estaba el pequeño templo de Atenea Nike, construido para conmemorar la victoria de Salamina sobre los persas (480), aunque fue levantado mucho después; como había poco espacio, la planta es reducida, con una cella cuadrada y los vestíbulos delantero y trasero son meros pórticos.  En la cella había una estatua de madera (xoana) de la diosa Niké, a la que se le quitaron las alas (áptera) para que no pudiera abandonar la ciudad.

Después, se atravesaba la gran puerta monumental de los Propileos, diseñada por Mnesicles para equilibrar el conjunto, pero no terminada nunca, porque el estallido de la guerra en 431 a.e.c. interrumpió el trabajo. Era una construcción bella e impresionante que incluía un museo.

Tras pasar los Propileos el visitante se encontraba con el Partenón y, frente a él, la gran estatua de bronce de Atenea Prómaco.  (AQUI podrás ver una interesantísima presentación de Xavi Villaplana sobre las diferentes representaciones de Atenea).

A la derecha había un santuario en honor de Ártemis Brauronia y, a su lado, una Calcoteca (χαλκοθήκη), donde se guardaban los exvotos de metal que se ofrecían a la diosa.

Se sabe que en época arcaica hubo un templo de Atenea Polías, la protectora de la ciudad. Fue reconstruido por última vez en época de Pisístrato (525 a.e.c.), quien ordenó poner el frontón que representa a Atenea luchando contra los gigantes. Además, el templo que hoy vemos fue levantado sobre un antiguo templo que no llegó a ser terminado (Partenón I) , sino que fue destruido por los persas en 479.

 

El Partenón,  poseía la forma tradicional de una cella en la que se erigía la estatua de la diosa Atenea (Atenea Parteno), de pie y totalmente armada, realizada con marfil y oro -crisoelefantina-, rodeada de un peristilo de columnas dóricas. La decoración era, como en todos los templos griegos, polícroma. Las esculturas de los frontones, las 92 metopas y el friso que recorre toda la cella , así como la estatua de oro y marfil, fueron diseñadas por Fídias, famoso escultor, arquitecto y pintor, amigo de Pericles. En el friso se reproducía la gran procesión de las Panateneas, en la que cada cuatro años representantes del pueblo de Atenas ofrendaban con un nuevo manto a su diosa patrona. 

Al Oeste del Partenón se hallaba el Erecteion, consagrado a Erecteo, rey fundador de Atenas, a Poseidón y a Atenea. El templo presenta una planta irregular con tres pórticos, cada uno de un estilo diferente, y está ubicado en el santuario más antiguo de la Acrópolis. En él destacan las imponentes cariátides, columnas en forma de mujer que representan a las muchachas que honraban a Ártemis Cariátide.

Allí se podía ver el olivo sagrado que Atenea regaló al pueblo de Atenas. Para los antiguos griegos el olivo era tan importante que incluso era protegido por la legislación; arrancar un olivo próximo a la Acrópolis podía conllevar el exilio y la pérdida de todos los bienes. 

Al borde este de la Acrópolis, detrás del Partenón, mirando hacia abajo, se veía el recinto de Dioniso, donde aun se encuentra el teatro (no construido en piedra hasta el siglo siguiente) y había también un templo de Dioniso.

La subida a la Acrópolis permite disfrutar también del Odeón de Herodes Ático, en la ladera sur, construido en el año 161 de la era contemporánea,y levantado por Tiberio Claudio Herodes Ático, en recuerdo de su esposa.

La LADERA SUR de la Acrópolis guarda restos de otros monumentos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo más destacado es el teatro de Dioniso, huella del antiguo témenos o recinto sagrado dedicado a ese dios. Del antiguo templo solo quedan vestigios y en él, según Pausanias, hubo una estatua crisoelefantina de Dioniso. El teatro, bastante bien conservado, mantiene la reforma de época helenística

OTROS MONUMENTOS

Estos y otros edificios formaban parte del programa de Pericles y fueron sufragados con los tributos de los aliados (Liga Ático-délica). Sus adversarios políticos decían que el tesoro aportado por las necesidades de la guerra se estaba derrochando engalanando la ciudad, y Pericles respondió que Atenas no tenía que rendir cuentas a sus aliados siempre y cuando mantuviera su defensa y tuviera apartados a los persas. Su programa proporcionó trabajo a numerosos artesanos y artistas, e hizo de Atenas un centro digno de su poder, una enseñanza para Grecia. 

El espíritu científico de la Jonia no había desacreditado seriamente el respeto a los dioses, y la protección de Atenas se hallaba en manos de los dioses; su presencia garantizaba su presteza para ayudarla.  Pericles comprendió que Atenas los necesitaba y tomó medidas para que se les tratase convenientemente. La importancia que Pericles concedió a sus cultos se aprecia por la construcción, en la misma época que el Partenón, de otros ejemplos: en Atenas se construyeron el templo de Ares, dios de la guerra, y el templo de Hefesto, dios del fuego, que presidía las fábricas que enriquecieron a Atenas y la equiparon para la guerra; su colocación en el Ágora lo situaba en el centro de la vida ateniense.

Fuera de Atenas, en el promontorio de Sunio se eleva el templo del rey del mar, Poseidón, visible a todos los barcos que volvían a Atenas por el Este, siendo lo primero que se veía de la patria, y donde los atardeceres siguen siendo maravillosos. Pericles lo renovó entre los años 444 y 440, un templo dórico, períptero y hexástilo. tenía esculturas y relieves de una Gigantomaquia, una Centauromaquia y los trabajos de Teseo. 

Puedes completar la información AQUI.

 

 



Citar este post
Elena Gallardo Paúls (2020, 25 marzo). GRIEGO II, 02. ESPACIOS Y MONUMENTOS DE LA ATENAS CLÁSICA. El vellocino de oro. Recuperado 23 de mayo de 2024, de https://doi.org/10.58079/v648

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.