PROCNE… Y MI ERROR!

Rectificar, dicen los sabios, que es de sabios… Así que gracias a Mercedes, que siempre nos enseña, he de rectificar lo que pone en el post anterior de los raptos de mujeres: Medea no cocinó a sus pequeños después de asesinarlos. Ese mito lo he mezclado con otro, que paso a contar.

Filomela era hija del rey de Atenas, Pandión. Su otra hija, PROCNE,  fue casada con Tereo y tuvieron un hijo, Itis. Pero Tereo se enamoró de Filomela, abusó de ella, y, para evitar que se quejara, le cortó la lengua. Sin embargo, la joven bordó sus desgracias en una tela y se la mostró a su hermana Procne. Ésta decidió castigar a su esposo  matando al hijo de ambos; luego lo coció y le sirvió la carne a Tereo. Más tarde, huyó con su hermana y, cuando Tereo se enteró de lo ocurrido, salió a buscarlas con un hacha y las encontró en Daúlide (en Fócide) LAs dos hermanas rogaron a los dioses y ellos las transformaron en dos pájaros antes de que Tereo las matara: a Procne en un ruiseñor, y a Filomela en golondrina. Y a Tereo también lo transformaron en abubilla. No obstante, otras versiones cambian los pájaros en que fueron transformados cada uno.

Filomela y Procne , de Elizabeth Gardener Bouguereau

(Filomela y Procne, Elizabeth Gardener Bougereau)

Mis disculpas, pues.


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
Elena Gallardo Paúls (11 de octubre de 2007). PROCNE… Y MI ERROR! El vellocino de oro. Recuperado 25 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/v60x


4 comentarios sobre “PROCNE… Y MI ERROR!”

  1. *”DEL internete”

    esto de ser bilingüe y estar aprendiendo italiano me mata, ya no sé ni en qué ni cómo escribo.

  2. Bueno, el mejor escribano echa un borrón. No había reparado en ello, porque en mitología hay muy variadas versiones, pero, efectivamente, los cadáveres de los hijos de Medea aparecen junto ella en el carro tirado por alados caballos que le proporcionó su abuelo, el Sol.
    Pero, como bien recordarás, en el mito de Medea sí que existe una cocción, la de Pelias, a manos de sus hijas, engañadas por la taimada maga, que les había demostrado con un carnero de que era capaz de rejuvenecerlo.
    De todas formas, la rectificación nos ha permitido recordar el bello, aunque trágico, mito de Procne, Tereo y Filomela.
    Así que, disculpas aceptadas, con mucho gusto. ¡Adelante!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.