ALUMNOS Y CULTURA CLÁSICA EN EL SIGLO XXI

La pandemia que nos ha golpeado estos últimos meses ha favorecido la defensa lógica (y necesaria) de las profesiones sanitarias y científicas, donde es evidente que hace falta un esfuerzo de inversión en  investigación y en salarios. Pero paralelamente, de nuevo, he creído ver el interés por expulsar las mal llamadas «letras» de los curricula, en aras de la búsqueda de la empleabilidad, palabra estridente, como si fuese cuestión de blanco o negro, esa odiosa oposición que en este país se hace, desde hace siglos, entre ciencias y letras.

Que estemos alejados de nuestros adolescentes se hace más doloroso de lo que muchos padres y madres creerían, y además de no poder enseñar en condiciones óptimas, esta falta de contacto real, humano, dificulta el acercar a nuestros alumnos y alumnas a esas áreas de conocimiento de las que no se preocupan los medios. Sin contacto directo, ni siquiera podemos estar seguras y seguros de que saben que existe la cultura clásica, y que existe en el curriculum con oferta en todos los cursos de la ESO.

 

El bicho ha dejado espacio, pese a todo, para algunos retales en la prensa sobre la futura ley de educación. Y hace apenas unos días, parecía una barbaridad decir que no todos los seres humanos hemos de aprender álgebra e integrales, que se pueda elegir, y además, si se quejan los matemáticos, se les escucha. Me gustaría recordarles que el comentado fracaso de una de las últimas PAU tuvo que ver, entre otras razones, con no saber leer el enunciado, «el hecho de que alguna pregunta implicaba una comprensión de lo que se preguntaba, que una pregunta hablaba de velocidad y parecía que aquello era de física«, según dijo el coordinador Toni Gil.  (¿o sería por no saberlo redactar? …) ¿Alguien se cree de verdad que estén en peligro? En cambio,  parece de lo más conveniente para nuestro país que no pensemos , que se reduzcan las carreras de humanidades porque no son económicamente rentables… como siempre (y como si estudiar economía o ciencias te garantizara un trabajo), siempre con la espada de Damocles oscilante…

No voy a buscar argumentos, pero mi compañero Fernando Blaya, ὁ ἀγαθὸς τεχνίτης, me ha recordado que este curso no habrá ocasión,  καιρός, de explicarles que estamos, que el mundo (y la ciencia) es mejor si es humano (Homo sum, humani nihil a me alienum puto -Terencio), que hay que tener tiempo de preocuparse por más cosas que la empleabilidad y la economía (Carpe diem, Horacio ) , y que para ser buenos empleados y empleadas hay que saber quiénes somos (γνῶθι σεαυτόν -Apolo), aprender a cuestionar (πάντες ἄνθρωποι τοῦ εἰδέναι ὀρέγονται φύσει -Aristóteles), y esforzarnos en ser felices y en hacer el bien. No iría nada mal un poco de filosofía política y de estudios de oratoria a la casi totalidad de nuestros personajes públicos.

Y sobre todo ello, sobre las ciencias del espíritu de W. Dilthey, es necesario poder pensar, comprender, reflexionar, divagar… hay que tener tiempo para ello en el momento en que nuestros alumnos y nuestras alumnas se están construyendo como seres humanos y futuros ciudadanos de bien. Estoy convencida de que el mundo del clasicismo que defiendo, el humanismo y sus valores democráticos, siguen ofreciendo algunas respuestas.

Así que este curso, les diré  a los posibles alumnos de clásicas de mi instituto que existimos, pero desde lejos y detrás de una pantalla.

 


Un comentario sobre “ALUMNOS Y CULTURA CLÁSICA EN EL SIGLO XXI”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.