LA VILLA KÉRYLOS III

verano-2006italia-y-costa-azul-093.jpg          Aunque la villa Kérylos reproduce una antigua villa griega, no eran así las casas de los atenienses en la Grecia clásica. Mosaicos como estos que adornan sus habitaciones no eran nada habituales.

dscf2660.jpg

En Atenas los ciudadanos están acostumbrados a pasar el día fuera de casa, en el ágora, en los templos, en el campo. Las casas tienen habitaciones muy pequeñas, a menudo ennegrecidas por el humo, cerradas al exterior, a las callejuelas de la ciudad y abiertas solo a los patios interiores de donde reciben el aire y la luz. Sólo en la periferia y en época tardía surgirán las casas de los potentados, grandes construcciones con un amplio peristilo, jardines, fuentes, etc., casas que los romanos reproducirán fielmente tal y como podemos observar actualmente en Pompeya.

La vivienda griega es un mundo cerrado en cuyos muros se ve obligada a vivir la mujer, la reina de la casa, con los hijos, esclavas y esclavos. Por lo general no hay comunicación entre las habitaciones, que dan al pórtico interior. La habitación del hombre (androceo) está al fondo de la casa y, separada, la habitación de la mujer o gineceo.

Lisias dibuja en el Discurso I una casa típica de dos plantas; las mujeres, hijas y esclavas suelen dormir arriba, tal y como él cuenta, adonde se llega a través de una escalera empinada e incómoda.  De hecho, muchas veces no era exactamente un piso, sino sólo una elevación parcial de alguna habitación de la planta baja.

 

dscf2650.jpg

Detalle de la habitación de la Señora Reinach.

Las camas de muchos atenienses no eran más que yacijas que podían cambiarse fácilmente de sitio. En la habitación de la señora Reinach, llamada “ornithes” porque sus paredes están decoradas con pájaros, la cama está entre dos cofres de marquetería de madera de limonero que nos recuerdan los cofres propios de las casas griegas, en los que se guardaban las ropas que se tejían en el gineceo, perfumadas con frutos secos. Los somieres eran de cuero o de fibras vegetales trenzadas, y encima los cobertores, los cojines o las pieles de animales que variaban mucho de calidad.

Las camas eran usadas también para comer, una especie de sillas alargadas que permitían una posición parcialmente erecta para recostarse a comer. En el triklinos (“tres lechos”) o comedor   de los Reinach vemos ejemplos de estos “divanes” que tenían a su alcance una mesita más pequeña para colocar los alimentos y las copas. Uno de los lechos, más alto que los demás, se reservaba al propietario de la casa que solía presidir los banquetes.

detalle-mesa-trespatas.jpg

Como aquí, las mesas de los atenienses solían ser de tres patas. Las sillas tenían respaldo curvado y patas también curvadas hacia el exterior. En general, los muebles eran escasos, y la decoración ausente. El suelo solía ser de tierra, algunas veces de baldosas o argamasa, pero sólo a partir del s.IV a.C. se recurrirá a materiales como el mármol, el bronce, el mosaico o el estuco.

 

 

dscf2646.jpg

Decoración de estuco con máscaras teatrales y, en la zona superior, escenas mitológicas


5 comentarios sobre “LA VILLA KÉRYLOS III”

  1. Bueno Helena, ya puedes imaginar que tendremos que hacer una escapadita de las nuestras a Villa Kérylos, y tú nos harás de guía a la perfección, vale?

    En esta maravilla de casa yo también me relajaría y encontraría el sosiego y la paz como su dueño!

    Enhorabuena por tu trabajo!

    Un besazo

  2. Ya sabía que me iba encantar la Villa Kérylos sólo al ver las imágenes, pero ahora con tus explicaciones…aún más!
    También tiene un reloj de sol ¿no?, me gustaría coger la imagen para el taller del tiempo ¿de acuerdo, Elena?.
    Y ya prepararemos un iter classicum a la villa Kérylos…

    Besos

    Amparo

  3. Gracias MIguel ÁNgel. Ahí estoy yo, con el inglés y el dichoso crucigrama, pero lo conseguiré…
    Un abrazo
    Elena

  4. Una forma muy didáctica e interesante de ofrecer un acercamiento a la vida cotidiana de los antiguos giegos (en este caso, la vivienda y la vida familiar), partiendo de un monumento actual basado en el mundo clásico.
    Por cierto, te quejas mucho de que no sabes inglés, pero el enlace de Pompeya está en la lengua de Shakespeare y los que realmente no sabemos inglés (tú seguro que lo dominas, pero nos engañas, ¿verdad?) lo pasamos mal.
    Adelante, Elena. Esto lo tienes dominado.
    Me encanta la cita que has elegido de Séneca, autor por el que siento gran predilección para determinados consejos, sobre todo los relativos a la vida interior, el uso de la razón, la elección de los amigos, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.