Todas las entradas de: Elena Gallardo Paúls

POR EL PLACER DE LA LECTURA

POR EL PLACER DE LA LECTURA,

PÁSALOsampedro.gif

Escrito y firmado por José Luís Sampedro,

escritor, filósofo y buena gente.

POR LA LECTURA Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos.
Sus «clientes» éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl May.
Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño. No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños con un trozo de moqueta para sentarlos. Al principio las madres acogieron la idea con simpatía porque les servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse un ratito más hasta terminar el cuento que estaban leyendo. Durante la espera, las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y veces también ellas quedaban prendadas. Tiempo después me enteré de que la experiencia había dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera otros mundos.
 Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios enfermos fue creada por iniciativa y voluntarismo de una empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados, paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con la administración intentando convencer a burócratas y médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de una biblioteca con un servicio de préstamos y unas actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en reconocimiento a su labor en favor del libro.

Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para resarcir -eso dicen- a los autores del desgaste del préstamo. Me quedo confuso y no entiendo nada.
En la vida corriente el que paga una suma es porque:
a) obtiene algo a cambio.
b) es objeto de una sanción.
Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la lectura?
Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la operación? ¿Acaso dejaron de cobrar por el libro vendido? ¿Se les leerá menos por ser lecturas prestadas? ¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo como cuando una fábrica regala muestras de sus productos? Pero, sobre todo: ¿Se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos leídos? No entiendo a esa Europa mercantil 
Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor con
la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra.

Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de
autorcargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida
en diferentes ocasiones y me uno nuevamente a la campaña.
 

¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!
José Luis Sampedro

BLOGs SOLIDARIOs, PROFES GENEROSOS

El VELLOCINO DE ORO ha recibido dos nominaciones a Blog Solidario, lo que es todo un halago y un placer.

solidarios.jpg

Un antiguo proverbio, creo que persa, dice :

«Para hacer crecer el mérito, sembrad las recompensas»

por lo que yo, que estoy de acuerdo con la cita, bien nominaría a todos los compañeros del curso de blogs y a todos los que recoge Los Sueños de Hermes , ya que con todos ellos triunfan cada día la generosidad de los docentes y la solidaridad a la hora de compartir conocimientos y experiencias

Pero parece que las reglas del juego no son así, se extenderán las recompensas de una manera progresiva según las siguientes normas: hay que nominar a 7 personas que uno crea que tienen blogs solidarios y enviarles un correo electrónico para que se enteren del premio.
Los premiados, a su vez, deberán entregar el premio a su vez a otros 7 bloggers de su elección y publicar un post en su blog, colocar la imagen del blog solidario es opcional.

And the winers are…

-Virginia, por ATALANTA, que fue la primera que me metió el gusanillo de los blogs y porque, como Atalanta, triunfa ante cualquier tema que se propone. Gracias, Vir.

-Amparo, por LA LLAMA DE VESTA, porque no se le escapa nada y sus aportaciones son siempre creativas, originales y completas. ¡Quién nos iba a decir a nosotras en las clases de Miguel Ángel (que sé que te lee) que navegaríamos juntas!!! Besos, Amparo

-Jorge, por ESTILEMA, porque con sus post me devuelve trocitos de mí y de mis tiempos de ávida lectora y lectura. Jorge, eres un descubrimiento!

-Emilio, por INDETERMINÍSIMOS, porque después del privilegio de darle clase, siempre se aprende con sus comentarios, pero ¡actualiza!

-Sergi, por EL BLOG DE SUPORT, porque nada de esto habría sido posible sin esas páginas (y no es la frase de ninguna película…): en efecto, cuando el alumno está preparado, aparece el maestro. Mille gratias!

-Mariachu, por EL PARAÍSO DE EUDORE, porque sin conocernos nos conocemos, y es un grato encuentro. Un abrazo!

-Carles, por EL CORTEJO DE DIONISOS, porque los últimos serán los primeros, y porque compartir alumnos, aula y compañeros profesores seguro que es cosa del fatum y tiene una razón. Un saludo!

Evidentemente, el orden es pura casualidad. Gracias a todos, los que están y los que no, por compartir.

TIPOS DE ESCRITURA

 La empresa que Bonaparte dirigió en Egipto permitió a la Ciencia descubrir, para siempre, el antiguo Egipto. Description de l’Egypte ou recueil des observations et des recherches pendant l’expédition de l’armée française  es el título de la obra de 12 tomos de láminas y 24 de texto en la que se publicaron los resultados científicos de aquella expedición. Gracias a la piedra de Rosetta hallada por la expedición de Bonaparte en 1799 se inició la investigación para el conocimiento de la Antigüedad Egipcia.

1. JEAN-FRANÇOIS CHAMPOLLION.

Cuando el frenólogo Gall  divulgaba en París su teoría sobre la interpretación de facultades según el estudio del cráneo, conoció a un joven estudiante. Midiendo con su mirada el cráneo del muchacho, exclamó: “Qué talento para los idiomas!” Aquel joven de dieciséis años dominaba, en efecto, el latín, el griego y media docena más de lenguas orientales. Era Jean-Feançois Champollion. Había nacido al sur de Francia, en Figeac (23-12-1790), en los días de la gran Revolución. Aprendió a leer solo y cuando tenía siete años oyó hablar ya de Egipto porque su hermano mayor, Jacques Joseph, fracasó en su intento de participar en la expedición de Napoleón (mayo de 1798)

No le iba bien en el colegio, por lo que su hermano, ya filólogo, se lo llevó a Grenoble en 1801 para ocuparse de su educación. Poco después ya destacaba en latín, hebreo y griego, y en esa época conoció a Fourier, que había tomado parte en la expedición napoleónica como físico y matemático. Fue él quien le enseñó por primera vez un jeroglífico. Jean-François Champollion empezó con trece años el estudio del árabe, el sirio, el caldeo y el copto; estudió el chino antiguo y textos del zenda, el pahlavi y el parsi. Y en el verano de 1807, a los diecisiete años, proyecta el primer mapa del mundo de los faraones, a partir de citas bíblicas, textos latinos, árabes y hebreos. Mientras comienza un libro, Egipto bajo los faraones, y lee la introducción ante la Academia de Grenoble. El efecto es aplastante y por unanimidad es nombrado miembro de la Academia.   

Poco después marcha a París, con la intención, clara ya, de descifrar los jeroglíficos.  

2. LA PIEDRA DE ROSETTA.

La famosa piedra de basalto negro que se conserva en el British Museum fue encontrada en julio de 1799 en un lugar cercano al Nilo, no lejos del pueblo de El-Rashid o, como lo denominan los europeos, Rosetta.

De acuerdo con un relato, fue encontrada yaciendo sobre el suelo y, según otra historia, se hallaba empotrada dentro de un muro antiguo que una compañía de soldados franceses tenía orden de demoler. El descubridor de la piedra fue un soldado cuya cultura no sabemos si le permitió conocer el valor de su hallazgo o si, simplemente, quedó fascinado por el aspecto misterioso de la losa; al verla,  salió huyendo y el oficial de ingenieros Bouchard fue quien observó las inscripciones en tres lenguas diferentes.

La losa, de grano fino, duro, de basalto negro, estaba pulida por un lado y presentaba inscripciones erosionadas por el roce de la fina arena del desierto, en tres lenguas distintas: la primera, de catorce líneas, era jeroglífica; la segunda, de veintidós, era demótica, y la tercera, de cincuenta y cuatro, griega. El oficial comprendió que debía tratarse de tres versiones del mismo texto y, dado que la última era griego, podía leerse.

Las noticias del descubrimiento pronto alcanzaron El Cairo, al ser transportada al recientemente fundado Instituto Nacional de esa ciudad. Un general de Napoleón, helenista apasionado, pronto comenzó la traducción y comprobó que se trataba de una dedicatoria de los sacerdotes de Menfis a Ptolomeo V en el año 196 a.C.

Napoleón ordenó hacer copias para distribuirlas entre los eruditos europeos, y fueron llevados a El Cairo especialmente los litógrafos Marcel y Gallans para hacerlas. Recubrieron la superficie con tinta de imprenta y luego pasaron sobre ella hojas de papel enrolladas a un rodillo de goma de India, hasta que cosiguieron una buena impresión.

En el año 1801, tras la capitulación de Alejandría, fue firmado un tratado por el que se establecía que la Piedra de Rosetta y otras muchas antigüedades egipcias eran cedidas a Inglaterra. Al año siguiente, fue espuesta en los Salones de la Sociedad de Anticuarios de Londres, cuyo presidente ordenó hacer cuatro vaciados en escayola para las universidades de Oxford, Cambridge, Edimburgo y Dublín. A finales de ese año, la piedra fue trasladada al Museo Británico, donde sigue en la actualidad.015rosettas-stone.jpg

Se dedicaron a su traducción las mejores inteligencias de la época, pero fue inútil: todos partían de hipótesis falsas. Los jeroglíficos no se habían podido leer desde hacía tiempo: el emperador Justiniano, en el 535, cerró el templo de Isis en Philae, último refugio de los sabios sacerdotes de los templos egipcios, y desde el reinado de Decio (249-251) ya no se había grabado ninguna inscripción jeroglífica en las piedras, por lo que pronto desapareció el arte de leer los signos sagrados.

3. CHAMPOLLION Y LOS JEROGLÍFICOS

Por aquel entonces Champollion llega a París y conoce a su profesor De Sacy en la Escuela Especial. Termina su libro sobre El Egipto de los faraones (1814) y se dedica a estudiar sánscrito, árabe, persa y chino. Vive miserablemente en una habitación cerca del Louvre y cae enfermo.

Más tarde se dedica al copto, del que dice que “lo habla consigo mismo” Estudia entonces los manuscritos coptos de la Biblioteca Imperial de París, y descubre la existencia de tres sistemas de escritura egipcia: jeroglífico, hierático y demótico. Un día, colocado ante una copia de la piedra de Rosetta hecha en Londres, comienza a compararla con los papiros de manera intuitiva y, de golpe, llega a deducir los valores justos para toda una serie de letras. Entusiasmado, decide ocuparse de los jeroglíficos.

 

J-F. CHAMPOLLION
J-F. CHAMPOLLION

Vuelve a Grenoble en 1809 como profesor de Historia y al año siguiente presenta sus Mémoires sur les écritures egyptiennes, en la que demuestra la necesidad del uso fonético de los signos jeroglíficos en la escritura de nombres.

Cuando Napoleón entra en Grenoble en  1815, Champollion pone su pluma a su servicio, lo que pagará caro más tarde durante los Cien Días: será condenado al destierro. Sigue con sus investigacines y compara el texto demótico con el texto griego que él traduce al copto, confiando en encontrar el valor fonético de las palabras egipcias. Y en un moemnto dado, tuvo la ocurrencia de que las imágenes jeroglíficas eran “letras”, mejor dicho, signos representativos de sonidos. Comparó los jeroglíficos con la escritura hierática y con el demótico, demostrando que la segunda es una simplificación de la primera y, a su vez, los caracteres demóticos son la última degradación de los signos jeroglíficos.

Al igual que los nombres griegos eran transmitidos fonéticamente en el texto demótico también debían estarlo en los cartuchos que contenían el nombre de Ptolomeo en el texto de jeroglíficos

jerogli9.gif

 

 Como los ideogramas no podían transcribir todos los matices del pensamiento, los egipcios se sirvieron de jeroglíficos fonéticos: la boca, que se dice “ro”, pasó a ser el signo de “R”; la mano, que se dice “thot” el signo “T”… Aún así, la omisión de las vocales combinada con la variedad de la ortografía, convierten los jeroglíficos en una lengua de difícil lectura. Por ejemplo, la palabra “cocodrilo” puede escribirse de cinco formas distintas a las que luego añaden un signo figurativo qu facilite la comprensión.

En 1824, Champollion comenzó sus misiones científicas en Egipto. Dejó su antiguo puesto de profesor de Historia en Grenoble para viajar por Italia, comisionado por Carlos X, para inspeccionar colecciones de antigüedades egipcias (1824-26); luego fue conservador del departamento egipcio en el Museo del Louvre (1826); donde logró fondos para su viaje a Egipto. En 1.828 organizó una expedición a Egipto junto a Hipólito Rossellini, la cual duró tres años. Se le otorgó una cátedra en el College de Francia (1831) y fue nombrado miembro de la Academie Française.

Murió mientras preparaba la publicación de los resultados de sus expediciones a Egipto, en París, en 1.832. Después de su muerte se publicaron los importantes trabajos que tenía preparados sobre la lengua y los monumentos del Egipto faraónico

4. TIPOS DE ESCRITURA.

La escritura es un invento mucho más moderno que el lenguaje articulado, y es propio de sociedades organizadas y avanzadas, tecnológica y culturalmente Cuando el hombre decide inventar signos gráficos como auxiliares de la memoria para transcribir mensajes o  retener información, nace la escritura, considerada en muchas sociedades como un don divino. [Para ampliar la información sobre la evolución de la escritura, pulsa aquí.]

Los escritos más antiguos conservados provienen de Sumer, en la Antigua Mesopotamia, del 3500 a.C. aproximadamente, y de Egipto de aproximadamente el 3000.

ESCRITURA PICTOGRÁFICA E IDEOGRÁFICA

Los pictogamas son dibujos simplificados creados para simbolizar un objeto o una idea y representan una palabra. Se puede comprender sin necesidad de conocer su pronunciación. Así, en la antigua Mesopotamia, el dibujo de una vulva significaba “mujer”; la suma de los pictogramas vienen a significar ideas y surgen así los ideogramas: “mujer” y “montaña” significa “mujer que viene de fuera”, por lo tanto “esclava”

A este tipo de escritura pertenecen los jeroglíficos egipcios y el chino actual, con la dificultad de expresar conceptos abstractos y la necesidad de memorizar muchos signos.

ESCRITURA SILÁBICA

Hacia el 1500 a.C., las dificulatades de la escritura ideográfica llevaron a una transformación, de form que cada signo pasó a simbolizar una sílaba, reduciéndose considerablemente el número de signos necesarios para escribir una lengua. Nacen los silabarios, como el silabario cuneiforme de los hititas, el lineal A de Creta, el lineal B de Micenas y, actualmente, algunas lenguas de Japón.

ESCRITURA ALFABÉTICA

Hacia el 1700 a.C. se produjo una revolución cultural paralela en Egipto y en las costas de Siria y Palestina al surgir los primeros alfabetos, en los que cada signo representa un sonido o fonema. Cada lengua tiene entre 25 y 35 signos, con lo que la escritura se hace más accesible a todas las clases sociales y deja de estar en manos de escribas y sacerdotes. Los fenicios desarrollaron un  alfabeto que extendieron por todo el Mediterraneo y que es el origen de la mayoría de sistemas de escritura posteriores. Por un lado, del fenicio proceden el hebreo y el arameo, y de este último, el árabe y la mayoría de los usados en India. Por otro, los griegos adpataron el alfabeto fenicio a su sistema fonolófico creando signos para las vocales, y de ellos lo tomaron los romanos: con la Romanización, Roma transmitió su lengua latina y su alfabeto por todo el Imperio. AL entrar en contacto con el Imperio Bizantino, algunos pueblos eslavos tomaron el alfabeto griego y lo adaptaron a su lengua, naciendo así el alfabeto cirílico en el siglo IX a.C., utilizado actualmente en Bulgaria y en otras zonas del E de Europa.

inscrtardia-mustermas-diocl.jpg

Inscripción tardía en alfabetos griego y latino (Museo Nacional , Roma)

Esta evolución de la escritura implicó, paralelamente, una evolución de los soportes escrituarios.

LA VILLA KÉRYLOS III

verano-2006italia-y-costa-azul-093.jpg          Aunque la villa Kérylos reproduce una antigua villa griega, no eran así las casas de los atenienses en la Grecia clásica. Mosaicos como estos que adornan sus habitaciones no eran nada habituales.

dscf2660.jpg

En Atenas los ciudadanos están acostumbrados a pasar el día fuera de casa, en el ágora, en los templos, en el campo. Las casas tienen habitaciones muy pequeñas, a menudo ennegrecidas por el humo, cerradas al exterior, a las callejuelas de la ciudad y abiertas solo a los patios interiores de donde reciben el aire y la luz. Sólo en la periferia y en época tardía surgirán las casas de los potentados, grandes construcciones con un amplio peristilo, jardines, fuentes, etc., casas que los romanos reproducirán fielmente tal y como podemos observar actualmente en Pompeya.

La vivienda griega es un mundo cerrado en cuyos muros se ve obligada a vivir la mujer, la reina de la casa, con los hijos, esclavas y esclavos. Por lo general no hay comunicación entre las habitaciones, que dan al pórtico interior. La habitación del hombre (androceo) está al fondo de la casa y, separada, la habitación de la mujer o gineceo.

Lisias dibuja en el Discurso I una casa típica de dos plantas; las mujeres, hijas y esclavas suelen dormir arriba, tal y como él cuenta, adonde se llega a través de una escalera empinada e incómoda.  De hecho, muchas veces no era exactamente un piso, sino sólo una elevación parcial de alguna habitación de la planta baja.

 

dscf2650.jpg

Detalle de la habitación de la Señora Reinach.

Las camas de muchos atenienses no eran más que yacijas que podían cambiarse fácilmente de sitio. En la habitación de la señora Reinach, llamada «ornithes» porque sus paredes están decoradas con pájaros, la cama está entre dos cofres de marquetería de madera de limonero que nos recuerdan los cofres propios de las casas griegas, en los que se guardaban las ropas que se tejían en el gineceo, perfumadas con frutos secos. Los somieres eran de cuero o de fibras vegetales trenzadas, y encima los cobertores, los cojines o las pieles de animales que variaban mucho de calidad.

Las camas eran usadas también para comer, una especie de sillas alargadas que permitían una posición parcialmente erecta para recostarse a comer. En el triklinos («tres lechos») o comedor   de los Reinach vemos ejemplos de estos «divanes» que tenían a su alcance una mesita más pequeña para colocar los alimentos y las copas. Uno de los lechos, más alto que los demás, se reservaba al propietario de la casa que solía presidir los banquetes.

detalle-mesa-trespatas.jpg

Como aquí, las mesas de los atenienses solían ser de tres patas. Las sillas tenían respaldo curvado y patas también curvadas hacia el exterior. En general, los muebles eran escasos, y la decoración ausente. El suelo solía ser de tierra, algunas veces de baldosas o argamasa, pero sólo a partir del s.IV a.C. se recurrirá a materiales como el mármol, el bronce, el mosaico o el estuco.

 

 

dscf2646.jpg

Decoración de estuco con máscaras teatrales y, en la zona superior, escenas mitológicas

LA VILLA KÉRYLOS II

dscf2618.JPG

Vista detalle del mosaico y de la pila (Balaneion)

El refinamiento se extiende en el detalle de todos los elementos de la villa: verjas de bronce, mosaicos originales, lámparas de aceite tratadas especialmente por la casa Yung, frescos decorativos de Jaulmes y Karbowsky realizados con métodos antiguos que trabajan sobre mortero fresco endurecido con polvo de mármol, muebles del ebanista Bettenfeld, con incrustaciones que siguen los modelos encontrados en Herculano en 1762, estucos decorativos del escultor Gasq, mármol de Carrara en el exterior y en los baños, vajilla y elementos de decoración específicamente fabricados para la casa…

En la bibloteca, dedicada a la diosa Atenea, se supo jugar con la luz y con los colores de paredes, techos y suelos, como en toda la casa:

dscf2631.JPG

Los armarios de roble están dispuestos alrededor de un mosaico que representa a Hera y a Prometeo. Hay muchos cofres en toda la villa y muchos taburetes, como en esta sala. Al fondo, una estatua reproduce el célebre auriga de Delfos

dscf2629.JPG

En la pared, ricamente decorada, el dueño hizo escribir en dos fragmentos, una de sus divisas: «Aquí, en compañía de oradores, sabios y poetas griegos, llevo un retiro apacible entre la inmortal belleza» Vemos aquí la primera parte:

verano-2006italia-y-costa-azul-085.jpg

Las ánforas de la sala son piezas antiguas, igual que la dscf2634.JPGcolección de lámparas, jarrones, copelas, copas…y otros objetos de la vida cotidiana que guarda la vitrina de la habitación:

dscf2633.JPG

LA VILLA KERYLOS (I) (Una «caza de tesoros»)

INTRODUCCIÓN

De camino hacia Mónaco, subiendo por la basse corniche, con la Costa Azul a la derecha, llegamos a un pequeño pueblo francés, precioso por sí mismo. Es Beaulieu-sur-mer, situado en el antiguo puerto griego de Anao (mencionado en el Itinerario de Antonino) que fue posteriormente agrandado por los romanos.

villa Kérylos

En Beaulieu, sobre el acantilado de Eze, se recorta la silueta del sueño de Théodore Reinach (1860-1928), un helenista que quiso recrear en su villa un fragmento de Grecia. Surgió, así, la Villa Kérylos, una reconstrucción detallada de las ricas viviendas griegas de la isla del Delos del s.II a.C. Esta construcción ocupa un importante lugar en la corriente neo-griega, que conoció su mayor fortuna en el s.XIX. Ya en el siglo anterior, el conde de Choiseul-Gouffier construyó  (1809) una vivienda en los Campos Elíseos inspirándose en el Erectheion, y el gran duque Karl-August levantó su casa antigua de tipo griego en el parque del castillo de Weimar.

Kérylos significa alción, nombre de la golondrina de mar que anunciaba un presagio feliz en la adivinación griega. Con la ayuda del arquitecto Emmanuel Pontremoli, los Reinach supieron reproducir el lujo y la armonía del pasado, recurriendo a todo tipo de documentos antiguos para ilustrar los frescos, reproducir los estucos, construir el mobiliario, confeccionar las cortinas, etc.

verano-2006italia-y-costa-azul-070.jpg    verano-2006italia-y-costa-azul-071.jpg

La fórmula griega, ΧΑΙΡΕ está escrita en el suelo de mosaico que nos recibe en el vestíbulo de entrada o Thyrôreion (“portero”, en griego) Un mosaico original del s. II a.C. representa a un gallo con la gallina y sus pollitos, alegoría de la familia. Y, al fondo, se levanta una figura de Sófocles cuyo original en mármol está conservado en el museo de Latrán.

A la izquierda, pasamos enseguida al Balaneion o termas, un lugar dedicado exclusivamente a las Náyades, ninfas de las aguas, ríos, fuentes y manantiales. La piscina octogonal (forma clásica que utilizarán posteriormente en los baptisterios cristianos), tiene un metro de profundidad, sus laterales están recubiertos de mármol de Carrara y en el fondo se dibujan con mosaico algas y animales marinos. Cuatro columnas jónicas, inspiradas en Pompeya, la enmarcan:

dscf2616.JPGNo obstante, no es ésta la única sala destinada al aseo personal. En la primera planta de la villa se encontraban las habitaciones de las mujeres, en este caso la de la señora Reinach; era su propio «gineceo» que tenía, a su vez, un baño propio con bañera de mármol, y ducha :

 

              dscf2656.JPG  verano-2006italia-y-costa-azul-091.jpg

No era fecuente que los apartamentos privados tuviese ducha, pues ésta se hallaba en el interior de los gimnasios. Ambas habitaciones denotan un buen gusto y una exquisitez elevados: los materiales, los mosaicos del suelo, los estucos de las paredes… el refinamiento invade el espacio conjugando un aspecto clásico con las modernidades de la época. Así, la ducha permite tomar duchas de agua corriente, de lluvia o en círculo, tal y como indican los grifos. El cuarto de baño de la señora Reinach se llamaba «ampelos», es decir, la viña, pues los frescos de las paredes representan escenas de vendimia. Toda la decoración mural de la villa relata episodios de la mitología, que también adorna la gran cantidad de vasijas y la vajilla diseñada especialmente para esta villa.

En la planta baja, al salir del baño, nos recibe un patio central rodeado de un peristilo de doce columnas de mármol de Carrara. Aquí recibía el señor Reinach a sus amigos: Gustave Eiffel, vecino de la villa de al lado, el rey Jorge de Grecia o el de Suecia, Gustavo, o Leopoldo II de Bélgica, artistas, plíticos, ingenieros…

dscf2619.JPG

En el tejado se pueden distinguir las tejas características de los tejados atenienses, los antefijos, aquí en forma de peineta, parecidos a los que se han encontrado en la Acrópolis de Atenas.

Los frescos del peristilo fueron realizados a partir de motivos de vasos y jarrones de los museos de Berlín, de Munich y del Vaticano. Puedes ver estos frescos aquí.

[En el próximo post se comentarán otras salas de la villa, especialmente en cuanto al mobiliario y la decoración]

PREGUNTAS:

  1. Dibuja un mapa mudo de Grecia: sitúa la isla de Delos, y da nombre también a Atenas, Esparta, Peloponeso, istmo de Corinto, mar Egeo, monte Olimpo.

  2. Analiza morfológicamente la fórmula de recepción que está gravada en el suelo. ¿Qué significa y cómo se relaciona con el “salvete” latino?

  3. Cuáles son las obras más famosas del personaje que nos recibe a la entrada de la villa.

  4. Caracteriza las columnas de estilo jónico del Balaneion ¿son del mismo estilo que las del Erectheion? ¿y las del Partenón, en la Acrópolis de Atenas?

  5. Dibuja una columna de cada orden arquitectónico griego y señala sus partes

RECURSOS:

 http://recursos.cnice.mec.es/latingriego/Palladium/griego/esg141ca1.php 

 http://virgipla.blogspot.com/

http://es.wikipedia.org/wiki/Agamen%C3%B3n_(obra)

 http://www.munisurquillo.gob.pe/website/libros/Robert%20Graves/Capitulos/LOS%20GRIEGOS%20VUELVEN%20A%20CASA.htm

http://www.culturaclasica.com/literatura/grecia

  

LA GRAN PREGUNTA

         ¿A qué famosa bañera de la mitología griega recuerda la del baño de la señora Reinach?  Dí algo sobre ella, sobre quién y por qué se hizo famosa.

 EVALUACIÓN

       -Cuestiones 1, 4 y 5: 2 puntos cada una.

       -Cuestiones 2 y 3: 2 puntos.

       -La gran pregunta: 2 puntos.

PROCNE… Y MI ERROR!

Rectificar, dicen los sabios, que es de sabios… Así que gracias a Mercedes, que siempre nos enseña, he de rectificar lo que pone en el post anterior de los raptos de mujeres: Medea no cocinó a sus pequeños después de asesinarlos. Ese mito lo he mezclado con otro, que paso a contar.

Filomela era hija del rey de Atenas, Pandión. Su otra hija, PROCNE,  fue casada con Tereo y tuvieron un hijo, Itis. Pero Tereo se enamoró de Filomela, abusó de ella, y, para evitar que se quejara, le cortó la lengua. Sin embargo, la joven bordó sus desgracias en una tela y se la mostró a su hermana Procne. Ésta decidió castigar a su esposo  matando al hijo de ambos; luego lo coció y le sirvió la carne a Tereo. Más tarde, huyó con su hermana y, cuando Tereo se enteró de lo ocurrido, salió a buscarlas con un hacha y las encontró en Daúlide (en Fócide) LAs dos hermanas rogaron a los dioses y ellos las transformaron en dos pájaros antes de que Tereo las matara: a Procne en un ruiseñor, y a Filomela en golondrina. Y a Tereo también lo transformaron en abubilla. No obstante, otras versiones cambian los pájaros en que fueron transformados cada uno.

Filomela y Procne , de Elizabeth Gardener Bouguereau

(Filomela y Procne, Elizabeth Gardener Bougereau)

Mis disculpas, pues.

RAPTOS DE MUJERES

Resulta ciertamente triste que la verdadera realidad de la mujer de la Grecia Antigua nos sea desconocida por la falta de fuentes femeninas. Si en el s.V a.C. Eurípides da voz a mujeres como Fedra o Medea, no deja de ser un hombre quien les da voz. Por otra parte, las noticias que los autores masculinos nos dan sobre el mundo femenino, se limitan a “ciertas” mujeres, ya que de todos es sabido lo diferente que podía ser la vida según fuesen mujeres libres, esclavas, metecas, prostitutas…De cualquier forma, las mujeres estaban siempre bajo la tutela de un padre o marido (cosa no tan lejana aún, pues hasta 1975 las mujeres tampoco podíamos, en España, abrir una cuenta corriente sin permiso de nuestro marido, si te casabas con un extranjero perdías la nacionalidad aunque nunca salieses de España…), y eso fue así desde el principio: la mujer bailando al son que el hombre tocaba. Y desde el momento en que la mujer pertenece al hombre, como los demás animales domésticos, en las permanentes guerras el rapto de doncellas se convierte en el botín más apreciado. 

En la mitología griega encontramos ejemplos de mujeres que son raptadas, e incluso una diosa sufre el rapto de su propio tío. El historiador Heródoto de Halicarnaso (484 a.C.-425 a.C.) nos dice en el libro I de su Historia que el motivo de escribir su obra es “que no llegue a desvanecerse con el tiempo la memoria de los hechos públicos de los hombres, ni menos a oscurecer las grandes y maravillosas hazañas, así de los griegos como de los bárbaros. Con este objeto refiere una infinidad de sucesos varios e interesante y expone con esmero las causas y motivos de las guerras que se hicieron mutuamente los unos a los otros” [traduc. de P.Bartolomé Pou, ed. EDAF, 1989] Y, todo seguido, el escritor comienza a narrar los raptos de distintas mujeres como desencadenador más acuciante de las guerras. Las primeras culpables fueron cuatro, unas más famosas que otras, pero supusieron intercambios de mujeres entre Oriente (Asia Menor) y Occidente (básicamente Grecia) A continuación tienes unos cuadros de distintos pintores que se relacionan con los raptos de estas mujeres. Aunque han sido muchos los autores que las plasmaron en sus obras, aquí hemos elegido sólo cuatro:

    A 

 B

C.

  D.

Una vez hayas identificado a quién pertenece cada cuadro y sobre cuál de las mujeres trata, intenta completar el cuadro siguiente con las pistas que te damos. Además, para ayudarte, tienes una observación de cada una de esas mujeres: 

MUJER Raptada por Desde Cuadro Pintado por OBSERVACIÓN
        Da nombre al Bósforo (“paso de la vaca”)
          Zeus se unio a ella bajo unos plátanos y, en memoria de su amor, los plátanos  no pierden   sus hojas.
        Famosa por su belleza
          Asesinó a los hijos de Jasón y se los sirvió de comida

PISTAS:

1. La mujer que fue secuestrada del Peloponeso ya había sido raptada antes por Teseo.

2. La hija de Agenor fue pintada por Simon Vouet: pintor barroco francés (1590-1649).

3. El que raptó a la mujer que fue transformada en ternera blanca, cometió más raptos.

3. Lorenzo Costa, pintor renacentista italiano (1460 – 1535), retrató a los Argonautas como personajes de su propia época.

Zeus se transformó en  toro para raptar a la doncella que llegó a Creta desde Sidón o Tiro. 

5. Francesco Primaticcio,  (1504 –1570)  pintor, arquitecto y decorador italiano, pintó a la mujer raptada que más cuadros ha inspirado por su famosa belleza.

6. Antonio A. da Correggio, pintor renacentista italiano (1489-1534), es de los pocos pintores que han dedicado una obra a la mujer que da nombre al estrecho que separa la parte europea de la parte asiática de Turquía.

Puedes encontrar información en: http://www.webhistoria.com.ar/articulos/172.html  

Y si alguien piensa que los raptos de mujeres no son cosa más que de mitología puede leer en  http://web.amnesty.org/report2006/key_issue-4-esl

EVALUACIÓN:

Para la calificación de este ejercicio, se tendrá en cuenta no sólo la tabla completada (2 puntos), sino, especialmente el proceso de búsqueda de información (8 puntos):

-1. Resumen de cada uno de los cuatro mitos (4 puntos)

-2. Aportaciones libres sobre el tratamiento del mito en cada cuadro (época, autor, contexto artístico del pintor, comparación con otros cuadros…), teniendo en cuenta, siempre, que no se trata de una clase de arte, sino de una aproximación. (3 puntos)

-3. ¿A qué diosa nos referimos al decir que fue raptada por su propio tío? Resume el mito (1 punto).

El plazo de entrega (a mano, no a ordenador!!) será de 10 días.

Ánimo, y a resolverlo.

LA GUERRA DE YUGURTA Bellum Iugurthinum

  

Cayo Salustio Crispo (Amiterno 86 a.C.- Roma 36 a.C.) se dedicó a la literatura después de su actividad política. Al principio de La guerra de Yugurta , Salustio expone la razón para escribir sobre ella:

 Bellum scripturus sum, quod populus Romanus cum Iugurtha rege Numidarum gessit, primum quia magnum et atrox uariaque uictoria fuit, dein quia tunc primum superbiae nobilitatis obuiam itum est; quae contentio diuina et humana cuncta permiscuit eoque uecordiae processit ut studiis ciuilibus bellum atque uastitas Italiae finem faceret.(Salustio. Bell.Iug. V) 

 «.. Voy a escribir la guerra que el pueblo romano sostuvo con Yugurta, rey de los Númidas, primero porque fue larga y atroz y la victoria fue incierta; después porque entonces por primera vez se atacó la soberbia de la nobleza. Una lucha así mezcló todo lo divino y lo humano y llegó a tal punto de locura que sólo la guerra y la devastación de Italia pusieron fin a los enfrentamientos civiles”    

La guerra de Yugurta se desarrolla en Numidia, país situado al oeste de la provincia de África (actualmente el Magreb), en una zona donde Roma tenía grandes intereses comerciales. Massinisa (202-148 a.C.) fue un rey númida que había mantenido una alianza con Roma y su hijo Micipsa había continuado la política de su padre como fiel aliado. Cuando en el 118 muere Micipsa, quedan sus dos hijos como herederos, Adherbal y Hiempsal, pero su sobrino Yugurta(160-104 a.C.), que había luchado junto a Emiliano Escipión en Numancia (133 a.C) y había destacado por su habilidad en el arte de la guerra, tenía pretensiones al trono.

numidia.jpg

Para solventar la sucesión, el Senado romano envió un cónsul que dividió

Numidia en tres partes, pero Yugurta pronto asesinó a Hiempsal (117) y

así se repartió el reino entre él y el otro príncipe en el 113 a.C. Siguieron

los enfrentamientos entre ambos y Yugurta sitió a su primo en la ciudad

fortificada de Cirta, hoy Constantina. Ante ese ataque, el Senado ro-

mano envío embajadores a Yugurta, que no se dejó persuadir, saqueó Cirta 

y asesinó a Adherbal.

Como en la masacre de Cirta fueron asesinados gran número de negotiatores romanos que estaban establecidos allí, el pueblo romano obligó al Senado a declarar la guerra a Yugurta en el 111 a.C., dirigida por el cónsul Calpurnio Bestia. Sobornado éste, Yugurta se mantuvo en el trono, pero esto causó gran descontento entre el pueblo y el tribuno de la plebe C.Memmio logró que se hiciera venir a Roma al propio Yugurta para dar explicaciones; esto sirvió de poco porque el tribuno del Senado fue también sobornado y vetó a Memmio.

Yugurta se las arregló para asesinar a Masiva (110), el único que podría tener ciertos derechos dinásticos,  y esto decidió de nuevo al Senado a intervenir militarmente en Numidia. La campaña fue un desastre y  Yugurta derrotó fácilmente a los romanos, y les perdonó la vida con la condición de que se retiraran. El Senado condenó a los cónsules que habían sido sobornados por firmar aquel tratado, y buscó un nuevo cónsul que se encargara de la guerra.

 

Entonces se eligió al cónsul Q. Cecilio Metelo (110), un aristócrata moderado que, según Salustio, tenía reputación de buen militar y honesto. En un año reorganizó el ejército y se dedicó a matar, incendiar y asolar Numidia. Yugurta pidió la paz y Metelo se la ofreció a cambio de que entregara jinetes, elefantes, desertores romanos y un gran tributo; Yugurta lo entregó todo, pero se negó a rendirse personalmente, por lo que la contienda continuó.

Mientras, C.Mario, tribuno que había servido en Numidia, fue elegido cónsul, y el concilium plebis (asamblea de la plebe) le entregó el  mando del ejército de Numidia. Esto suponía la destitución de Metelo y era una clara afrenta al Senado, que hasta entonces siempre había decidido sobre los asuntos bélicos exteriores. Pero Mario, que odiaba a los aristócratas como Metelo, supo ganarse la confianza del pueblo consiguiendo el enrolamiento de muchos voluntarios, no sólo possesores, sino incluso desposeídos que pensaban poder enriquecerse con la guerra: era un ejército nuevo por su gran componente popular. Además, Mario sufría las mismas penurias que sus soldados cuando reanudó la guerra.

Yugurta logró la ayuda del rey de Mauritania y eso entorpeció las victorias de los romanos, que tuvieron que invadir poco a poco el gran país hasta forzar que Yugurta se refugiara en Mauritania. Y poco después, Cornelio Sila, cuestor de Mario que simpatizaba con los conservadores, logró que el rey de Mauritania, entregara a Roma a Yugurta.

Mario celebró su triunfo en Roma (104) llevando delante de su carro a Yugurta que, poco después, fue encerrado en una mazmorra donde murió.

Después de su muerte, la parte oriental de Numidia siguió bajo el mando de gobernantes nativos, pero la parte occidental fue anexionada al Reino de Mauritania.