MANIFIESTO PRO CLÁSICAS

CON LOS CAMBIOS EN LA LEGISLACIÓN EDUCATIVA EN NUESTRO PAÍS, LA SITUACIÓN DE LAS LENGUAS CLÁSICAS Y LAS HUMANIDADES  VA SUFRIENDO RETROCESOS Y DISMINUYENDO SU PRESENCIA EN LOS INSTITUTOS. MIENTRAS EN PAÍSES COMO ALEMANIA SE LLEGAN A ESTUDIAR CINCO CURSOS DE LATÍN Y CUATRO DE GRIEGO (en el caso de los alumnos que luego irán a las Universidades de Medicina, por ejemplo), CON LA LOGSE EL BACHILLERATO YA SE REDUJO A DOS CURSOS. Palo a palo, ley a ley, los profesores seguimos lamentando la situación que empobrece cada vez más el panorama cultural y humanístico de España. Y para no perder la costumbre, el Anteproyecto de la nueva Ley de Educación del ministro de turno, nos empuja, un poco más, al extremo marginal del sistema educativo.

Tras la publicación del anteproyecto de Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, el profesorado de Clásicas, las asociaciones Prósopon-Sagunt y Ludere et Discere, el alumnado de Griego y Latín (ESO, Bachillerato y Universidad) y la Sociedad Española de Estudios Clásicos (Secciones de Alicante y de Valencia y Castellón) queremos manifestar nuestro desacuerdo con la situación en la que quedan las materias relacionadas con el Mundo Grecolatino. Consideramos que la cultura y las lenguas clásicas son conocimientos fundamentales para el desarrollo integral del alumnado de ESO y Bachillerato y que, por tanto, no pueden eliminarse o quedar relegadas a simples asignaturas optativas, sino que es imprescindible fomentar su estudio como parte esencial del currículum tal y como ya se hace en otros países de nuestro entorno.

Por tanto, solicitamos:

1. Que en 3º ESO la Cultura Clásica sea una materia de oferta e impartición obligatoria en los centros, independientemente del número de alumnos que la soliciten, ya que supone el primer contacto de los alumnos con el Mundo Antiguo y la puerta de entrada a los estudios posteriores de Latín y Griego.

2. Que en 4º ESO el Latín sea materia obligatoria para todo el alumnado que, según la nueva ley, opte por la vía académica.

3. Que en Bachillerato, Griego I y Griego II sigan siendo materias específicas de modalidad, independientemente del número de alumnos que las soliciten.

4. Que se oferten en todos los centros las optativas de Bachillerato de Fundamentos léxicos de las ciencias y de la técnica y los Referentes clásicos de las manifestaciones culturales modernas para todas las modalidades de Bachillerato.

 

 

 

PASAPALABRA V: EL CUERPO HUMANO

El lenguaje de la medicina y del campo semántico del cuerpo humano está lleno de étimos grecolatinos. Por ejemplo, las palabras médico, medicina y medicamento son de origen latino; en cambio farmacia, fármaco y farmacéutico son de origen griego. Los nombres de las partes del cuerpo perviven y coexisten en nuestro idioma:

Como en todo lenguaje científico, su desarrollo y la fijación de los términos obedecen a factores científicos pero también sociales y culturales. La mentalidad de los pueblos que lo utilizan deja su huella en la evolución del lenguaje, y en el caso de las lenguas clásicas hay palabras que se utilizaron con el mismo significado hace veinticinco siglos: la base de la terminología médica occidental se encuentra ya en el conjunto de escritos que componen el Corpus Hipocraticum, de distintos siglos y de distintas escuelas. Muchos de los términos de estos tratados continúan utilizándose en la actualidad, a veces con un significado diferente: anatomía, apoplejía, crisis, diagnóstico, fármaco, fisiología, órgano, terapia…

En el s. II, la medicina clásica griega es reformulada por el médico Galeno de Pérgamo, que concreta el sistema que estará vigente en toda la Edad Media. Se conservan 150 de sus obras, que combinan los contenidos de los tratados hipocráticos con la biología aristotélica; los términos que permanecen en nuestro lenguaje son numerosos: acmé, afonía, atonía, caquexia, catarsis, catéter, cefalea, cráneo, epiglotis, gangrena, gonorrea, ictericia, melancolía, parálisis, paraplejía, priapismo, tétanos reuma, tórax…

Entre los siglos II y V se desarrolló cierta literatura médica en latín, deudora de la Historia natural de Plinio, y hasta el Renacimiento no volvió a enriquecerse el lenguaje con latinismos, en un intento de eliminar los términos de origen árabe que se incorporaron en la Alta Edad Media. La Edad Moderna siguió recurriendo al latín para ampliar el lenguaje médico, pero en la Edad Contemporánea se ha sustituido por anglicismos y neologismos.

Algunas etimologías son curiosas:

La palabra NAÚSEA proviene del griego naus  “nave”, porque es la sensación que se tiene cuando se viaja en barco. Sin embargo, MAREO proviene del latín mare, maris , que alude al mismo tipo de sensación.

La palabra CLAVÍCULA significa, literalmente, “llave pequeña”, que es la adaptación del diminutivo griego kleídion κλειδίον.

HÍGADO en griego es hepar, por eso decimos hepático o hepatitis. En latín es iecur, iecoris. El iecur ficatum era el hígado de los patos alimentados con higos (ficus) con el que se hacía un delicioso paté. De la palabra ficatus deriva el castellano hígado, el catalán fetge y el francés foie.

La palabra JADEO en griego se dice  athma > lat. asthma > ASMA.

GLANDE significa «bellota» en latín, y se usa con el significado que tiene porque los romanos veían similitudes entre el extremo del pene y las bellotas.

MASTODONTE es el mamífero con dos dientes en cada mandíbula .

La palabra HISTÉRICA, < gr. ysterikós “relativo al útero”,  fue usada ya por Platón y por Hipócrates para referirse a una enfermedad femenina. Un mito contaba que el útero se desplaza por el cuerpo de la mujer, causando enfermedades cuando llega al pecho. Más tarde, Galeno escribió que la histeria era una enfermedad causada por la privación sexual.

La palabra CÓRNEA viene del latín cornu (“cuerno”) porque es un calco del griego keratoeidés, que literalmente significa “con forma de cuerno”

 «La primera de las dos membranas del ojo tiene dos nombres, κερατοειδής keratoeidḗs la parte del medio y que llega hasta el iris, porque se parece a los cuernos pulidos, y se llama blanca todo el resto.» (Rufo de Éfeso, De corporis humani appellationibus 27.3.)

La palabra DUODENO deriva del término latino duodecim, que significa “doce”, porque en una persona el duodeno mide doce dedos de largo.

A partir de términos griegos y latinos que se relacionan con la vida y los seres vivos, proponemos el siguiente cuadro que se resuelve como los juegos de “Pasapalabra”: la palabra definida empieza por A, B, C… y así hasta terminar el alfabeto; si no empieza por la letra sino que, simplemente, la incluye, se indica que “contiene la x”.

PASAPALABRA IV. ANIMALES Y PLANTAS

Las ciencias de la vida son tan diversas como complejos los seres vivos. La Biología, la Zoología y la Botánica tienen objetos distintos pero siempre son seres vivos. Del latín “vita” derivan palabras como vitalidad, vitamina, vitalicio…Todos los seres vivos tienen células, palabra que procede del latín cellula, diminutivo de cella, “hueco”.  Sólo los virus son acelulares.  La vida se mantiene gracias a los tres procesos básicos de nutrición, relación y reproducción.… Todos estos términos son de origen latino.

Pero en relación a la vida, hay muchas palabras de origen griego. El pensamiento griego es un pensamiento construido sobre dualidades y pares de opuestos, y en relación al concepto de la vida, por un lado hay el par fisis/bios (naturaleza/vida) y, por otro, el par zoé /bios. Bios (presente en anfibio, biólogo, microbio…) no se usa con sentido de cuerpo tangible con determinados órganos, que es el sentido que hoy tiene en palabras como “biología” (para ellos sería fisiología), sino con el sentido de una manera concreta de vivir, una vida cualificada de alguna manera. Así, Aristóteles usa el término bios en la Ética a Nicómaco para diferenciar la vida contemplativa (bios theoretikós) –frente a la práctica (bios prakticos)-, la vida política (bios politikós) y la vida del placer (bios apolaustikós) …

La raíz zoé (que está también en en zoon “animal” y se transcribe en nuestro prefijo *zoo-) alude al mero hecho de vivir, tanto de dioses como de hombres y de animales. Es una palabra que no se usa en plural.

En la Política Aristóteles hace célebre su anthropos zoon politikon, el hombre es un animal social, y lo llama también  zoon logikón;  es la misma raíz que zoé. [O sea, todo anthropos tiene una zoe y una bios] 

 

La palabra physis ya se usa en Homero, en la Odisea, para referirse a la planta que Hermes da a los compañeros de Ulises convertidos en animales para recuperar su forma; no tiene aún el sentido general de la Naturaleza completa, sino solo de un ente individual. Luego adquiere ese sentido más general de naturaleza y su integración en el pensamiento griego lo opone a nomos (“costumbre” > “cultura” > “ley”); esta oposición, muy arraigada desde la Sofística, destaca el sentido de la naturaleza como satisfacción de determinadas necesidades; para superar esas necesidades el hombre establece la nomos. Aristóteles considera la physis como contraria a techne, al oponer los objetos naturales a los objetos artificiales (fruto de una téchne de artesano).

El origen de las palabras es, a veces, bien curioso:

-La libélula recibe su nombre del latín libellula, que es un diminutivo de libella, que a su vez es un diminutivo de libra, “balanza”. Parece ser que la relación de la libélula con la balanza se debe a la forma que tiene este insecto de mantenerse en equilibrio en el aire.

-Mariposa equivale en latín a papilio, -onis. Esta palabra se ha conservado en el catalán papallona y en el francés papillon. Sin embargo, la etimología del término del castellano es bien curiosa. Su origen se encuentra en el latín de los cristianos, concretamente en una canción religiosa que entonaban los niños en honor de la Virgen María y que comenzaba Maria posa, es decir, “pósate, María”.

Murciélago proviene del latín mus, muris, “ratón” y de caeculus, diminutivo de caecus, “ciego”. En catalán existen las palabras muricec, de la misma etimología, y rata pinyada o rat penat, que significa “rata con plumas”.

-Larva: Era el nombre con el cual designaban en Roma a los funcionarios públicos corruptos que se enriquecían en los cargos, después la entomología usó dicha denominación para aplicarlo a un animal recién salido de un huevo y que llegará a adulto por medio de la metamorfosis.

-El nombre de la orquídea proviene del griego  orchis que significa “testículos”. Si observas la forma de esta flor sabrás por qué.

-La hortensia recibió su nombre por una dama francesa llamada Hortènse, a quien el naturalista Commerson dedicó esta flor, que él había importado de China.

-El gladiolo recibe su nombre de la palabra latina gladius, “espada”, debido a la forma puntiaguda de sus hojas.

-La camelia se llamó así por G.J. Kamel, un botánico moravo que vivió en el siglo XVII. Alejandro Dumas hijo escribió una novela titulada La dama de las camelias, que más tarde inspiró al famoso músico italiano Verdi para componer su popular ópera La Traviata.

-La araña recuerda una historia mitológica: proviene del latín aranea. En griego se dice “arakné”, por eso decimos que la araña pertenece a la familia de los arácnicos. La mitología explica que Aracne era una muchacha que bordaba tan maravillosamente bien y tan rápidamente que creía que nadie la podía superar. Por eso, movida por su orgullo, se atrevió a desafiar a la diosa Atenea a una competición de bordado. La diosa aceptó la apuesta, pero cuando vio la obra tan bella que había confeccionado Aracne, llevada por la rabia, la destrozó y la muchacha se colgó. Después la diosa la transformó en una araña, animal que en griego lleva su nombre.

Atenea y Aracne. J. R. Tintoretto, ca. 1475-1485

Así lo cuenta Ovidio:

Palas golpeó tres o cuatro veces la frente de Aracne. Ella, infeliz, no lo resistió y tuvo el valor de atarse la garganta con un lazo. Colgaba ya cuando Palas, compadecida, la sostuvo y le dijo: “Vive, sí, pero cuelga, malvada; y que el mismo tipo de penalidad sea sentenciado para tu linaje incluso hasta tus más remotos descendientes”. Tras estas palabras se apartó y regó a Aracne con el jugo de una hierba infernal. Inmediatamente sus cabellos bañados por el fármaco siniestro se consumieron junto con la nariz y los ojos; la cabeza se vuelve diminuta y también todo su cuerpo; en el costado tiene incrustados unos dedos finísimos en lugar de piernas; lo demás lo ocupa el vientre del que, a pesar de todo, ella hace brotar el hilo, y como araña trabaja sus antiguas telas.

( Ovidio, Metamorfosis, VI, 133 ss)

A partir de términos griegos y latinos que se relacionan con la vida y los seres vivos, proponemos el siguiente cuadro que se resuelve como los juegos de “Pasapalabra”: la palabra definida empieza por A, B, C… y así hasta terminar el alfabeto; si no empieza por la letra sino que, simplemente, la incluye, se indica que “contiene la x”.

Pasapalabra: animales y plantas.

PASAPALABRA III: APARATOS DE MEDIDA

La palabra “fisis” (“naturaleza”) designaba entre los antiguos griegos todo cuanto existe en el universo: los astros, la materia inerte, las plantas, los animales y el hombre, aspectos que en la actualidad son objeto de

-la física (ciencia que estudia las propiedades de la materia y de la energía, considerando tan sólo los atributos capaces de medida),

-la biología (ciencia que trata de los seres vivos), de la zoología (ciencia que trata de los animales),

-la botánica (ciencia que trata de los vegetales)

-la geología (ciencia que trata de la forma exterior e interior del globo terrestre, de la naturaleza de sus componentes y de los cambios que han experimentado desde su origen.

Algunos étimos o raíces griegas se utilizan frecuentemente en el lenguaje de las ciencias de la naturaleza:

Haplo- Sencillo haplobacteria
Arque-, arqui- Ser el primero arquetipo
Arqueo- Antiguo arqueolítico
-bio- Vida Biología
-geno-, -gen- Origen Genética
Gimno- Desnudo Gimnospermo
-derm(o)- Piel Dermatitis
Hetero- Otro, diferente heteroplastia
-zoo- Animal Zoología
Hemi- Semi, medio hemíptero
-teca Almacén, caja, depósito Biblioteca
Iso- Igual Isósceles
Ictio- Pez Ictiología
-cerco- Cola Cercopiteco
-cito- Célula citología
Lip-, lipo- Grasa Liposucción
Mic-, mico- Hongo Micosis
Mio- Músculo Miocardio
Homeo-, homo- semejante Homeopatía
Paleo- Antiguo paleografía
-ptero- Ala coleóptero
Proto- Primero protozoo
-saurio Lagarto brontosaurio
Esclero- Duro esclerosis
-soma, someto- Cuerpo cromosoma
Taxo-, taxi- Orden taxidermia
Tel-,tel(o)-, telo- Fin telepatía
Tomo-, Corte Anatomía
Trof- Que se alimenta Hipertrofia
Hidro- Agua Hidrocarburo
-fago- Comer Fagocito
-fil(o)- Hoja Clorofila
-fito- Planta Fitófago
Foto-/ Fos- Luz Fotosíntesis
Pseudo- falso pseudópodo

LA FÍSICA.

Los primeros tratados de física griegos recibieron el título de Sobre la naturaleza. Una de las obras más importantes tituladas de esta forma se debe a Epicuro. Lucrecio, filósofo y poeta romano del siglo I a.C., tituló su obra De rerum natura (Sobre la naturaleza de las cosas); en esta obra Lucrecio exponía su teoría sobre los átomos y el vacío siguiendo las pautas del griego Epicuro. La obra de Aristóteles que trata de la Naturaleza se conoce como Física, mientras que las obras que iban después de ésa, son las que se conocen con el nombre de Metafísica.

En la actualidad el concepto de física tiene un significado más restringido y específico que en la antigüedad clásica. Como nuestra física trata sobre todo de las propiedades y atributos de la materia y de la energía que son susceptibles de medida, vamos a recordar las magnitudes fundamentales, según el sistema internacional de unidades:

magnitud unidad símbolo
longitud metro m
tiempo segundo s
masa kilogramo kg
intensidad de corriente amperio A
temperatura kelvin K
cantidad de sustancia mol mol
intensidad luminosa candela cd

Todas las unidades de medida tienen múltiplos y submúltiplos que se denominan añadiendo al nombre de la unidad un prefijo, en su mayoría de origen griego o latino.

Factor Prefijo Símbolo Etimología
1018 exa- E Gr.  hexa “seis”
1015 peta- P Gr. pe(n)ta- “cinco”
1012 ter- T Gr. teras “prodigio”
109 giga- G Latín gigas, -antis, “gigante”
106 mega- M Gr. megas  “”grande”
103 kilo- k Gr. chilioi “mil”
102 hecto- h Gr. hékaton “cien”
101 deca- da Gr. déka “diez”
10-1 deci- d Latín decimus “décima parte”
10-2 centi- c Latín centesimus, “centésima parte”
10-3 mili- m Latín milesimus, “milésima parte”
10-6 micro- m Gr. mikrós “pequeño”
10-9 nano- n Latín nanus, “enano”
10-12 pico- p De la onomatopeya pic
10-15 femto- f noruego fentem “quince”
10-18 atto- a Noruego atten, “dieciocho”

Hay aparatos de medida que terminan con el étimo -metro, donde se oculta la palabra griega «métron», medida:

-Plesiómetro (de «pléssein», golpear): instrumento sobre el que se golpea para explorar, por percusión, las cavidades naturales.

-Barómetro

-Cronómetro

-Dinamómetro

Hay que diferenciar bien las raíces griegas, porque, por ejemplo, este étimo griego no es el mismo que se esconde en otras palabras que derivan de la raíz «meter», que significa «madre«: metrópoli,  y que es la que hay en la palabra «metro» utilizada para referirse a un tren subterráneo, un  «Tren Metropolitano«. Tampoco es la que produce términos como metrorragia, que viene de «metra», vagina (por ejemplo, en metritis, inflamación de la vagina.

A partir de los étimos anteriores y otros, proponemos el siguiente cuadro que se resuelve como los juegos de “Pasapalabra”: la palabra definida empieza por A, B, C… y así hasta terminar el alfabeto; si no empieza por la letra sino que, simplemente, la incluye, se indica que “contiene la x”.

PASAPALABRA II: NOMBRES DE DISCIPLINAS CIENTÍFICAS

La ciencia es cultura. No hay duda.
Sin embargo, en casi todos los idiomas cultura es sinónimo de humanidades:
arte, filosofía, literatura, religión…
 y las mal llamadas ciencias blandas,
como la historia, la antropología o la sociología…
O sea: se entiende por cultura lo que queda de ella
 cuando se le ha extirpado todo lo sospechoso de ser ciencia.
No se sabe qué duele más,
si no ser culto o no ser humano.
Pero ahí está el cisma: ciencia y humanidades.
Cultura menos ciencia igual a humanidades
Jorge Wagensberg

El lenguaje científico y tecnológico es deudor de las lenguas clásicas y aún hoy se forman nuevos términos a partir del griego y del latín. Si el griego aportó desde el origen del pensamiento racional una base rica para el lenguaje que podía expresar el pensamiento filosófico y físico, con capacidad para diferenciar los matices y el detalle, el latín formó términos científicos sobre étimos griegos (pues los romanos siempre aceptaron la superioridad de la lengua griega como lengua de cultura), y supo, desde la Edad Media, latinizar parte del lenguaje científico árabe.

La formación de palabras sobre étimos grecolatinos, que incluso recurrió a los nombres propios de las divinidades (ateneo, venéreo, hermético…), utilizó el procedimiento de la composición, recurriendo a raíces que expresaran información sobre el elemento a nombrar.  Así se han ido formando los conceptos necesarios para designar las distintas disciplinas del pensamiento científico.

1. ARTE vs CIENCIA

La asignatura de Bachillerato Fundamentos léxicos para la ciencia y la tecnología  hace referencia a las ciencias y la tecnología. Pero ¿qué es la ciencia? ¿qué se entiende por ciencia separadamente de la tecnología?

El diccionario de la Real Academia de la Lengua define la  ciencia (<lat. Scientia) como el conjunto de conocimientos obtenidos mediante la observación y el razonamiento, sistemáticamente estructurados y de los que se deducen principios y leyes generales. Sin embargo, esta definición no nos facilita la tarea de clasificar los saberes de la Humanidad, pues las líneas de separación no son tajantes. La tecnología se define como el conjunto de teorías y de técnicas que permiten el aprovechamiento práctico del conocimiento científico. La ciencia tiene por objeto, se desarrolla y se plasma en construcciones tecnológicas,

La distinción que parece más común es la que opone las artes (que crean) a las ciencias (que descubren), pero podemos remontarnos a las primeras escuelas matemáticas para ver lo relacionadas que están en temás clásicos como la aritmética de los intervalos musicales. Aun así, la distinción más tradicional es entre las ciencias naturales y las humanidades. Dentro de las ciencias naturales se distingue entre el estudio de la naturaleza inorgánica (física) y el estudio de la naturaleza orgánica (biología). Dentro de las humanidades se ha producido una escisión entre las ciencias sociales (que define en términos muy amplios como para incluir la lingüística, la historia y la psicología) y las disciplinas estéticas o artes…

Hay unanimidad en considerar la física, la astronomía, la química o la biología como ciencias, pero ¿puede afirmarse tajantemente que la construcción de un puente, de un teatro, de un palacio de la Música es solo arte o solo ciencia? ¿es la ingeniería un arte? ¿no hay arte en la medicina estética que repara, por ejemplo, una cicratiz producida por una quemadura? Las ciencias puras (las primeras) y las ciencias aplicadas (las segunas) están relacionadas: las ingenierías se basan en conocimientos conseguidos por las ciencias puras (física, matemáticas…) y éstas avanzan gracias a las soluciones técnicas de las ciencias aplicadas

2. UN POCO DE HISTORIA

2.A. CLASIFICACIÓN ARISTOTÉLICA.

Si bien en la antigua Grecia no podemos referirnos a la clasificación científica, sí es posible hablar de clasificación del conocimiento, es decir, de clasificación del saber filosófico, pues ya  Platón distinguía entre opinión (doxa) y saber (episteme).

Aristóteles fue el fundador de la Lógica, considerada como el instrumento necesario para todo trabajo intelectual. Pero lo que le distinguió de la tradición eleática y platónica anterior fue la racionalización del mundo físico gracias a la introducción de la experiencia como fuente de conocimiento y punto de partida para el conocimiento intelectual y universal. Al comienzo de la Metafísica, Aristóteles dice que “todos los hombres desean por naturaleza saber”, y la base de esa ejpisthmh es la aijsqhsi»  o sensación. El proceso del conocimiento es perfeccionado por la memoria, y de la memoria y el recuerdo nace la experiencia. No hay un abismo entre percepción sensible y abstracción intelectual, y para alcanzar ese saber que se denomina Ciencia y que tiene por objeto lo Universal, la sensación ha de verse reforzada con la experiencia.

En su Metafísica (1025 b,5) Aristóteles, el Estagirita,  dice que “todo conocimiento es ya práctico, ya productivo, ya teorético”, y sus obras acrománticas o esotéricas, destinadas al uso interno de la escuela y que forman el corpus aristotelicum,  se clasifican según tres categorías del saber:

A. Filosofía teórica o “Theoría”, que atiende a la verdad de las ideas, su forma y sustancia:

  1. Organon, o tratados de lógica
  2. Conjunto de libros dedicados al estudio de la naturaleza
  3. Dedicados a la realidad física: Matemáticas, Física y Teología
  4. Dedicados a la realidad viviente
  5. Metafísica o ciencia del ser en cuanto que ser

B. Filosofía práctica o “Praxis” encaminada al logro de un saber guía de la conducta humana, con escritos de Ética y Política, Economía…

C. Filosofía productiva o “Poiesis”, el saber creador basado en la transformación técnica o “Techné”: Retórica y Poética

Posteriormente, los estoicos dividieron el saber filosófico en Lógica, Física y Ética (división aceptada luego por Kant)

2.B. LA EDAD MEDIA

La tradición aristotélica fue heredada por la tradición Escolástica, con un punto de vista teológico. Teología y Filosofía estaban íntimamente ligadas, y la conocida fórmula Philosophia est ancilla Theologiae se halla indicada ya en Filón y expresada por San Juan Damasceno y San Pedro Damiano.

El conocimiento de la naturaleza era un conocimiento íntegro, una física única y una filosofía naturalista. Muchos filósofos clásicos, teólogos, filósofos cristianos y musulmanes sustentaron sus sistemas filosóficos en la clasificación del Estagirita: por un lado, la integración o unidad del saber en uno único y universal donde no cabía la fragmentación o los pequeños saberes particulares; por otro, la jerarquización de los saberes según su grado de abstracción. Por ejemplo, La Sabiduría de Avicena (siglo XI), que dividió las ciencias en especulativas y prácticas, constituidas las primeras en Ciencia Superior (Metafísica, Filosofía Primera o Ciencia Divina), Ciencia Media (Matemática) y Ciencia Ínfima (Física); De divisiones philosophiae de Domingo Gundisalvo (s.XII): Ciencia Humana o Filosófica (Elocuencia, Ciencia Media y Ciencia de la Sabiduría) y Ciencia Divina o de la Revelación; De reductiones artium ad theologiam del franciscano San Buenaventura (siglo XIII): Luz Superior e Inferior y Luz Exterior e Interior.

Santo Tomás fue quizá el más fiel discípulo e impulsor hasta la Edad Moderna del sistema creado por Aristóteles. En su obra Summa Theologiae, divide el saber en especulativo y práctico.

De evidente inspiración aristotélica son las siete artes liberales que componían los estudios medievales de teología divididos en el «Trivium», formado por la Gramática, la Dialéctica y la Retórica, y el «Quadrivium»: Aritmética, Geometría, Música y Astronomía.

 2. C. DEL RENACIMIENTO A LA ILUSTRACIÓN

A partir de la Edad Moderna, y específicamente, a partir del Renacimiento, con el surgimiento de las ciencias naturales como ciencia sistemática en la segunda mitad del siglo XV, ya se puede hablar de clasificaciones. La introducción del método analítico por descomposición y desmembramiento de los elementos y fenómenos naturales con el fin de aislarlos unos de otros y estudiarlos individualmente llevó a una profunda diferenciación en el estudio de la naturaleza que dio lugar al surgimiento de disciplinas como la física, la química, la fisiología o la geología.

Los sabios, divididos ya en humanistas y hombres de ciencia, se interesaron por el descubrimiento de las leyes concretas de los diferentes campos del mundo exterior. Con la fragmentación de los objetos del conocimiento se iniciaba el período metafísico de subjetivismo e idealismo científico acentuado en los siglos XVII y XVIII con Bacon y Locke en Inglaterra, Wolff en Alemania, hasta la cima en el XIX de la filosofía idealista con Hegel. La tarea de clasificación de las ciencias devino entonces no sólo posible sino necesaria. El material acumulado se podía clasificar sólo de manera formal, basándose en la semejanza o diferencia puramente externa de los objetos a clasificar. Las ciencias resultaban inconexas, y a esta incomunicación se añadía el subjetivismo del creador, empezando por Bacon, que clasificaba las ciencias según las capacidades de la inteligencia humana, sea alma, memoria, imaginación o razón.

Así, Bacon, en su Instauratio Magna (1620) propuso una clasificación jerárquica basada en el tipo de saber originado por cada una de las facultades humanas:

-la Memoria da origen a la Historia, dividida ésta en Sagrada, Civil y Natural;

-la Razón origina, por un lado, las Ciencias de la Naturaleza, divididas en Metafísica y Física, y por otro, las Ciencias del Hombre, formadas por la Lógica, la Ética y la Ciencia de la Sociedad;

-la Fantasía o Imaginación dan lugar a las Artes.

Durante los siglos XVII y XVIII numerosos filósofos y científicos aportaron nuevos criterios clasificadores en una permanente reflexión sobre los fundamentos del sistema aristotélico que pretendían superar. T. Hobbes (Leviatán, 1651), contemporáneo de Bacon, distinguió las Ciencias de los Hechos o Histórico-Empíricas, de las Ciencias de la Razón o Científico-Filosóficas.

 2.D. LA ÉPOCA ILUSTRADA

Impregnado de las luces de la razón pero también de una fuerte corriente de moral, durante la Ilustración se recogen los frutos de la tradición clasificatoria desde Aristóteles. El naturalista sueco Linneo fue autor del más complejo sistema clasificatorio de las ciencias naturales, Systema Naturae (1735)

Destaca en este período la clasificación propuesta por Kant en su Crítica de la razón pura. Establece tres grandes divisiones del conocimiento científico en Matemáticas, Física y Metafísica, a partir de la distinción escolástica entre res u objeto como cosa o realidad absoluta al margen del sujeto cognoscente, y objectum u objeto como objeto o realidad considerada en orden al sujeto cognoscente. Las Matemáticas tratan del espacio y del tiempo, condición de las figuras y los números. La Física trata de la materia, y la  Metafísica cobra objetividad si y sólo si depende de la razón.

En el último tercio del siglo XVIII pudo apreciarse la necesidad de la imbricación de unas disciplinas en otras

 2.E. SIGLOS XIX y XX.

El positivismo científico desarrollado por Auguste COMTE a mediados del XIX establece una división de la ciencia moderna en múltiples e inconexas disciplinas. Comte distingue las Ciencias Abstractas o Generales y las Ciencias Concretas o Particulares.

Herbert SPENCER continuó la tradición positivista comtiana, dividiendo las ciencias en Abstractas o Ciencias de las Formas de los Fenómenos (Lógica y Matemática) y Ciencias de los Fenómenos propiamente dichos (Ciencias Abstracto-Concretas: Mecánica, Física, Astronomía y Química, y Ciencias Concretas: Biología, Geología, Psicología y Sociología).

En la segunda mitad del XIX pierden protagonismo las ciencias físicas y la naturaleza como objetos de conocimiento; uno de sus principales responsables fue André AMPÉRE, fundador de la electrodinámica, que estableció una taxonomía dicotómica en dos grandes categorías

-Ciencias Cosmológicas, que se dividen en estrictamente Cosmológicas (Matemáticas y Física) y Fisiológicas (Ciencia Natural y Medicina)

-Ciencias Noológicas o del Pensamiento, que se dividen en Filosóficas: Psicología, Ontología y Ética, y Nootécnicas: Artes y Literatura) y Sociales (por un lado, Etnológicas: Etnología, Arqueología e Historia, y por otro, Políticas). Cada una de estas ciencias posee múltiples subdivisiones hasta repartir el conocimiento en ciento veintiocho disciplinas.

A finales del s. XIX y comienzos del XX, la constitución de las llamadas «ciencias humanas» (Sociología, Economía, Psicología, Antropología cultural, Historia positiva, Lingüística científica…) trajo consigo la discusión sobre la división de los saberes en «las dos culturas» (fórmula empleada por C.P. SNOW), la cultura de ciencias y la de letras.

Con los planteamientos marxistas de la época, en el II Congreso Internacional de Historia de la ciencia  (Londres, 1931), se entendía la ciencia como resultado de interacciones sociales y su estudio se centró en los contextos sociológicos y económicos que configuraban su desarrollo. Surgieron los programas Science, Technology and Society (STS) en numerosas e importantes universidades norteamericanas, movimiento académico que insistía sobre los condicionamientos sociales y los trasfondos valorativos que regían el desarrollo científico y tecnológico y alertaba de los graves impactos que se estaban derivando para la sociedad y el medio ambiente.

La nueva sociológica del conocimiento científico abordó directamente las teorías científicas en base a intereses, fines, factores y negociaciones sociales. Sus tesis más características pueden resumirse en una concepción de la ciencia como resultado de procesos de construcción social. Karl POPPER, en Lógica de la Investigación Científica 1934, designa  falsabilidad a la posibilidad que tiene una teoría de ser desmentida, falseada o ‘falsada’ por un hecho determinado o por algún enunciado que pueda deducirse de esa teoría y no pueda ser verificable empleando dicha teoría. Según Popper, el conocimiento científico se caracterizaría, pues, por la posibilidad de ser falsado mediante el experimento o la observación y sólo las afirmaciones falsables deben ser admitidas como científicas.  Estas ideas contribuyeron a apear definitivamente la ciencia de su pedestal supracultural, para tratarla, al igual que cualquier otro resultado de la práctica humana, como un producto sociocultural.

Más tarde, KUHN (1922-1996), filósofo de la ciencia estadounidense, consideró que el estudio histórico es necesario para entender cómo se han desarrollado las teorías científicas y para conocer por qué en ciertos momentos unas teorías han sido aceptadas antes que otras. Para Kuhn la ciencia es hija de su tiempo. Esto se traduce en el hecho de que lo que diferencia unas escuelas científicas de otras viene a ser las diferentes formas de ver el mundo, y por ende de practicar el método científico. Kuhn introduce el concepto de paradigma. Un paradigma es un modelo o patrón aceptado por los científicos, y, recíprocamente, una comunidad científica consiste en hombres que comparten un paradigma. Cuando un paradigma triunfa suele convertirse en una nueva rama del saber, ejemplos de esto lo tenemos en la revolución copernicana, o en la teoría de la relatividad. Cuando un paradigma triunfa, se convierte en una disciplina científica, y pasa a estudiarse en las universidades, entrando así en la actividad académica. Suele surgir lo que se llama un periodo de ciencia normal.  Cuando el paradigma está en crisis, surge un nuevo candidato a paradigma, surge una revolución científica. La transición consiguiente a un nuevo paradigma es la revolución científica.

A lo largo de las últimas décadas del s. XX, surgen nuevas disciplinas que dificultan la clasificación de las ciencias por la yuxtaposición de parcelas científicas: la teoría del calor, en el límite de la mecánica y la física, que dio lugar a la termodinámica; la teoría de la electricidad, que como consecuencia de la interposición de la física y la química dio origen a la electroquímica… Física nuclear, informática, telecomunicaciones, telemática, ecología, sociolíngüística, epistemología, biotecnología, ingeniería genética, bioética… son disciplinas técnicas y científicas, con mayor o menor autonomía, surgidas a lo largo del siglo XX, fruto tanto de la fragmentación especializada como de la impregnación de unos conocimientos en otros.

Bruno Latour habla de híbridos, es decir, realizaciones que embrollan las divisiones esencialistas en un complejo entramado de ciencia, tecnología, política, economía, naturaleza, derecho. En la larga lista de los híbridos actualmente más representativos habría que colocar los implantes electrónicos en el cerebro humano, los microprocesadores biónicos, la clonación de animales, los alimentos transgénicos, la congelad6n de embriones humanos, las píldoras abortivas y poscoitales, el Viagra, los psicofármacos como Prozak, etc.

A pesar de todo ello, nuestra cultura intelectual no sabe cómo categorizar actualemente el entramado de los híbridos que nuestra tecnociencia produce. Esto no es de extrañar, pues para ello es preciso cruzar repetidamente la divisoria filosófica que separa la ciencia y la sociedad, la naturaleza y la cultura que desde los griegos concebían, y que en la actualidad se sigue dando.

3. LAS CIENCIAS Y SUS MÉTODOS.

Una concepción ampliamente sostenida indica que las ciencias se distinguen entre sí según los métodos característicos que utilizan. Según este punto de vista, las ciencias naturales utilizan el método hipotético-deductivo, las artes, el método hermenéutico y las ciencias sociales, el método dialéctico.

-el método hipotético-deductivo es el método de verificación en todas las ciencias empíricas.

-el método hermenéutico es el método hipotético-deductivo aplicado a fenómenos intencionales, con algunos rasgos peculiares que se deben a la naturaleza de esos fenómenos.

-el método dialéctico como procedimiento de verificación supone algún tipo de apelación a la praxis, es decir, a la idea de que las teorías sociales pueden ser al mismo tiempo agentes del cambio y explicaciones del cambio

 Sin embargo, para HABERMAS las ciencias se diferencian principalmente por los intereses a los que sirven. Según su teoría, las ciencias naturales atienden un interés técnico, las ciencias hermenéuticas, un interés práctico, y las ciencias sociales, un interés emancipatorio.

ELSTER distingue entre tres modalidades de explicación: la causal, la funcional y la intencional. Por otra parte, distingue entre tres campos de investigación científica: física -en el sentido amplio-, biología y ciencias sociales.

4. CLASIFICACIÓN DE LAS CIENCIAS SEGÚN EL CRITERIO DE SEIS DÍGITOS DE LA UNESCO.

La UNESCO ha establecido una clasificación de las ciencias en epígrafes numerados por códigos. Cada uno de estos epígrafes se subdivide a su vez en otras disciplinas que también pueden tener especialidades. La jerarquía se apoya en una numeración que llega a los seis dígitos. Cuando se presentan investigaciones o se proponen tesis doctorales se exige que se seleccione el código de la UNESCO correspondiente.

No obstante, a veces hay que acudir a códigos limítrofes o que alcancen alguna semejanza con el tema de la investigación que se propone, porque no se trata de una clasificación perfecta en la que todo quepa. Así,  las Ciencias de la Comunicación no se incluyen dentro del índice de materias de los códigos.  Es más, las pequeñas alusiones a las ciencias de la comunicación parecen evidenciar cierto desenfoque de los códigos de la UNESCO en este campo. Sirvan como ejemplo los siguientes: la nomenclatura para los campos de las ciencias y las tecnologías se organiza en tres niveles de descripción. Pues bien, los ejemplos siguientes siempre se encuentran en el nivel inferior.

-La cinematografía (220902) se incluye en Optica (2209) y esta materia, a su vez, se incluye en Física (22). La misma cinematografía se vuelve a incluir en los códigos 332503 (equipo de fotografía y cinematografía dentro de tecnología industrial y ésta, en Ciencias Tecnológicas), y de nuevo en el código 620301 (Cinematografía que se incluye en Teoría y Análisis de las Bellas Artes y ésta, en Ciencias de las Artes y las Letras).

-La televisión y la radio se las contempla como Tecnologías de las Telecomunicaciones, radioemisoras: sonido y televisión (332501, 02); a la publicidad se le asigna el código 531101 (se incluye dentro de la Organización y Dirección de Empresas y, a su vez, en Economía) y también los propios códigos lo relacionan con el 611401 (propaganda dentro de la psicología social, y ésta, en Psicología); el periodismo encuentra su lugar en el código 550611, bajo el epígrafe Historia del Periodismo, dentro de las Historia Especializadas, y éstas dentro de Historia.

PASAPALABRA I: Numerales

Morfológicamente podemos distinguir en la palabra una raíz y distintos morfemas. La raíz es el elemento fundamental, que encierra un sentido determinado (valor semántico) y que es común a varias palabras, con las que constituye una familia. Según los elementos que constituyen las palabras, podemos dividirlas en simples y compuestas. Son simples las palabras constituidas únicamente por una raíz, y compuestas las que tengan más de una.

Para formar palabras la lengua puede recurrir a distintos mecanismos.

La yuxtaposición: dos palabras que el uso suele presentar agrupadas, acaban por ser sentidas como una unidad y pronunciadas como una sola palabra (Helesponto, Dioscuros, Peloponeso…) Se puede conjeturar que la composición viene de la yuxtaposición.

La composición es un procedimiento morfosintáctico que poseen las lenguas i.e., y que cada una de ellas ha desarrollado de un modo, por el que dos elementos dotados de sentido propio e independiente, se unen, de forma que constituyen una nueva palabra cuyo sentido es un nuevo sentido, y no la suma de los dos sentidos originarios (filántropo…) El compuesto, una vez creado, evoluciona semánticamente de manera independiente de los elementos que lo constituyen.

En la composición intervienen los AFIJOS, entre los que podemos distinguir:

–      Prefijos: elementos que se añaden delante de una palabra o de una raíz y que tienen un valor general y abstracto.

–      Infijos: elementos que se intercalan en una raíz

–      Sufijos: elementos que se añaden al final de una palabra o raíz y que carecen de significado propio.

Entre los PREFIJOS, el griego desarrolló mucho el uso de las preposiciones (propias e impropias), que han sido también muy productivas en el castellano con los siguientes significados:

PREPOSICIONES

-ana- : hacia arribacontrade nuevo Anáfora, AnálisisAnalgésicoAnadiplosis
-amfi- por los dos lados Anfibio, Anfiteatro
-anti- en lugar  de, contra Antídoto, antibiótico
-apo- de, desde Apología
-dia- a través de, por Diálogo
-ek, ex de, desde Exportar
-ektos-/exo fuera de Ectópico, Exocrino, éxodo
-en- en, dentro de entonación
-endos dentro de Endoscopia, endogamia
-epi encima de, sobre Epitafio
-kata- : hacia abajo Catáfora,
-meta  Con Metalenguaje
-para- : junto a Paralela
-peri- en derredor de Perímetro
-pro-  antes,delante de prólogo,proemio, proscenio, prostilo
-syn- Con simpatía, sintaxis
-hiper : por encima de hipermercado, hipertrofia
-hipo- por debajo de hipotenso

Pero el griego también ha dado al castellano un número de SUFIJOS:

-ia Acción o cualidad Armonía
-ica Perteneciente a la ciencia de… Aritmética
-ismo Doctrina, sistema, escuela… Hedonismo
-ista Partidario de; oficio, ocupación… Protagonista
-ita Gentilicios, perteneciente a(en geología: piedra) Israelita
-itis Inflamación Dermatitis
-izar Poner en práctica, convertir en Analizar
-ma Resultado de una acción Problema
-meno Sujeto paciente de una acción Fenómeno
-sis Formación, generalización(en medicina: enfermedad) Crisis
-ta Sujeto agente Profeta
-terio Lugar Monasterio

La derivación es un procedimiento en el que uno de los componentes no puede aparecer como tal de manera independiente, incluso cuando puede asignársele un contenido significativo desde la perspectiva semántica (aero– sugiere inmediatamente algo que tiene que ver con el aire, -ajo transmite la idea de algo desagradable o poco atractivo) Resulta bastante común encontrar raíces latinas (como la representada en terra) que generan varios derivados en castellano: terreno, terrestre, térreo, Mediterráneo, subterráneo, territorio, terrícola…

 Las etimologías del español beben, evidentemente, del latín y del griego. El campo semántico de los numerales utiliza en muchos términos, como prefijos, los numerales latinos:

unus,-a, -um  > uni-

bis                    > bi-

tres, tria          > tri-

quattuor          > cuadr-/ cuatr-

quinque            > quinqu-

sex                     > se-/ sex-

septem               > sept-/ septen-

octo                   > octo- / oct-

novem              > nove- / novie-

decem               > dec/ dic-

centum              > cent-

mille                  > mill-/ mile-

Estos étimos latinos coexisten, en nuestra lengua, con los sufijos griegos:

Son muy usados los PREFIJOS NUMERALES griegos:

en- Uno  
duo Dos Diglosia
Tri- Tres Triclinio
Tetra- Cuatro Tetralogía
Penta- Cinco Pentagrama
hexa- Seis Hexágono
hepta- Siete Heptámetro
okto- Ocho Octópodo
Enea- Nueve Eneasílabo
Deka- Diez Decálogo
Endeka- Once Endecasílabo
Dodeka- Doce Dodecasílabo
Hekato- Cien Hecatombe
kilo Mil Kilogramo
Miria- Diez mil, muchísimos Miríada

J

CUERPOS GEOMÉTRICOS
http://paramisalumnosdematematicas.blogspot.com.es/p/2-eso-tema-12-cuerpos-geometricos.html

unto a estos prefijos, las raíces de las palabras son griegas o latinas. A partir de las mismas, proponemos el siguiente cuadro que se resuelve como los juegos de «Pasapalabra»: la palabra definida empieza por A, B, C… y así hasta terminar el alfabeto; si no empieza por la letra sino que, simplemente, la incluye, se indica que «contiene la x».

Pasapalabra: numerales.