FUENTES ESCRITAS DE LA CULTURA Y LA LITERATURA GRIEGA (III)

  1. Materiales escrituarios
  2. La transmisión cultural hasta la caída del Imperio Romano
  3. Los copistas medievales y el Renacimiento
  4. La transmisión en el final de la era moderna y en la era contemporánea.

3. LOS COPISTAS MEDIEVALES Y EL RENACIMIENTO

3.1. ÉPOCA MEDIEVAL

La Edad Media fue la, «época oscura» para la humanidad y la cultura en general, que desapareció de las ciudades y se refugió en los monasterios. Es el período histórico de la civilización occidental comprendido entre el año 476, el año de la caída del Imperio romano de Occidente, y su final en 1492, año en el que Colón llegó a América. Esta es la división temporal más extendida, pero también se fecha como año final de la Edad Media 1453, año que cayó el Imperio bizantino, Gutenberg inventó la imprenta y acabó la Guerra de los Cien Años. 

En Occidente, la formación intelectual de las antiguas escuelas de retórica fue asumida, en un primer momento, por las escuelas catedralicias de unas ciudades en decadencia. Luego, en una segunda etapa, y con mayor difusión geográfica, serían los centros monásticos los encargados de esa tarea, hasta el resurgimiento cultural del siglo XII y la aparición de las universidades.

En el campo de la educación, hasta Carlomagno (768- 814) no se fundaron escuelas públicas que potenciaran el conocimiento. Creó también una academia de sabios y un instituto de educación superior , la Scuola Palatina dirigida por Alcuino (781), y que se convirtió en el centro de reconstrucción intelectual de Europa.

Entre los siglos V y IX o X, en lo que se conoce como Alta Edad Media, la institución más significativa en la transmisión de la cultura fue la Iglesia, y los monasterios se convirtieron en depositarios del legado escrito de la Antigüedad.  El clero se ocupó de crear escuelas monásticas y catedralicias, pero además se ocuparon de la transmisión del saber antiguo, para lo que contaban con una sala dedicada a la labor de copia, el scriptorium, a la que solo accedían los monjes copistas, el abad y el bibliotecario. El trabajo de los monjes copistas era copiar, decorar, encuadernar y archivar.

 

Como se hacía “para gloria de Dios” hubo una gran censura, y no se copiaron algunos documentos incorrectos desde un punto de vista cristiano, pese a la enorme deuda del cristianismo con la cultura clásica. Los monjes pergamineros o copistas se distribuían la tarea: el curtidor preparaba la vitela de oveja o becerro y decidía cómo cortar el pergamino. Las pieles se frotaban con bilis de buey y clara de huevo, para favorecer la adherencia del color; el escribano era encargado del texto; el rubricante realizaba las letras rojas iniciales, las dibujaba con lápiz de plomo y se borraba con miga de pan. Tras el esbozo se aplicaba una capa de pan de oro (doratura) y luego los colores; el iluminador era el encargado de la iluminación. Luego, aplicaba una capa de clara de huevo para dar una pátina brillante.

Los monjes deberían dedicar varias horas a este trabajo de escritura. La caligrafía debía ser excelente, pero sin innovaciones. Generalmente, la labor de editor, de selección de los libros que se debían copiar, correspondía al abad, que conocía los recursos disponibles y las necesidades más inmediatas. Había que ser muy cuidadoso con la selección de lo que se iba a copiar o traducir para evitar cualquier tipo de desviación y herejía.

A comienzos de la Edad Media, ya se había impuesto el formato de códice para los libros, y el pergamino era el soporte durante casi todo el periodo. En Europa occidental el uso del papiro fue algo muy poco habitual durante la Alta Edad Media. Únicamente se conocen documentos escritos en papiro en la Cancillería Pontificia y en la corte de los merovingios. Podían ser de grandes dimensiones, como el códice Gigas, variar el tamaño de la letra, distintos idiomas… Aunque el papel se conocía en Oriente, a Occidente solo llegó con la penetración de los árabes, que habían perfeccionado el proceso de elaboración. La tinta negra que utilizaban se hacía a base de hollín, agua y goma arábiga, o a base de un compuesto de sulfato de hierro y agallas de roble. Las tintas de colores se usaban en rúbricas y decoraciones, y se obtenían de diversos minerales.

Con la caída del Imperio romano de Occidente (año 476 e.c., coincidiendo con la deposición del último emperador romano de Occidente, Rómulo Augústulo, a manos de Odoacro) se fue perdiendo el conocimiento de los textos griegos, hasta el punto de que hacia el año 500 ya casi nadie leía griego en la Europa occidental. También influyó en ello el hundimiento de la cultura griega en Italia y en otras regiones como la Galia, Inglaterra…; España e Irlanda muestran tímidos estudios en los monasterios, y los autores “antiguos” se utilizan como argumento de autoridad: estudiosos como San Isidoro de Sevilla, autor de las Etimologías,  desconocía el griego pese a lo cual cita las obras de Plinio). Los emigrantes griegos que se refugiaban en monasterios italianos conservaron la influencia helénica, que se tradujo sólo en obras de un interés muy concreto (vidas de santos, traducciones de tratados teológicos, etc.)

Habrá que esperar a la expansión del islamismo para recibir en Europa las ideas griegas a través de la erudición y las traducciones árabes de textos de medicina, filosofía o matemáticas. Averroes fue uno de los filósofos famosos españoles que difundieron las ideas griegas en la medicina y la filosofía.

En el Imperio de Oriente, Justiniano (527- 565), defensor de la religión cristiana frente al paganismo de Juliano el Apóstata, cerró la escuela de Atenas en 529 e.c. y eliminó así cualquier posibilidad de despertar la tradición de la cultura clásica. Una fecha importante fue el año 640, en el que los árabes arrollaron el Imperio Bizantino. Alejandría fue capturada por un ejército musulmán comandado por Amr ibn al-As, quien, según la tradición, habría destruido la Biblioteca cumpliendo una orden del califa Omar.

A finales del s.VI la decadencia de la enseñanza y cultura es ya patente y lo será hasta el s. IX; en este período la actividad filológica se limita a transcribir, recoger y resumir. Sólo se difunden textos científicos o puramente técnicos. Aún así, se dan algunos renacimientos culturales como el del padre Focio -patriarca de Constantinopla del s. IV-, que escribió una obra conocida como Myriobiblion o Biblioteca (gr.Μυρόβιβλον ἢ Βιβλιοθήκη), y cuyo título original era Inventario y enumeración de los libros que he leído, o de los cuales nuestro querido hermano Tarasio me pidió un análisis general

Los siglos VII-VIII son un periodo relativamente oscuro, donde solo unos pocos teólogos permanecen activos: Máximo el Confesor y Germano I de ConstantinoplaJuan Damasceno en Siria. Es el período iconoclasta que comporta la destrucción de las imágenes, de muchas obras artísticas y literarias.

En el siglo IX dominaban monjes y clérigos, pero en el s. X  se habla de cierto renacimiento macedonio, de poca creatividad pero con gran desarrollo de la labor de recopilar, copiar y estructurar la cultura helénico-cristiana de la antigüedad tardía.  Fue la época de los manuales o libros de texto y de la sustitución de la escritura uncial, fundada en la capital y la antigua cursiva romana, por la minúscula carolingia. Sin embargo, la lengua popular o demótica fue proscrita aunque se mantuvo viva en la oralidad.

Destaca Constantino VII Porfirogénito, que encargó realizar los conocidos como Excerpta historica Constantiniana: extractos de obras de historiadores griegos antiguos, reunidos por temas en 53 volúmenes, de los que apenas se han conservado una mínima parte, pero que cita obras que después desaparecieron, y nos permite saber, por ejemplo, que Polibio escribió mucho más de lo conservado.

Del s. X es también el léxico Suda que, a pesar de sus noticias interesantes, se debe utilizar con cierta reserva dada la cantidad de errores y confusiones que trae.

En el s. XI se reorganiza la universidad imperial y surge una Facultad de Derecho y otra de Filosofía; hubo diferentes recopiladores cono Eustacio, pero con la toma de Constantinopla (1204) por los cruzados decayó la actividad intelectual hasta un segundo renacimiento bizantino de la labor filológica hacia 1280.

A partir de los siglos XII y XIII podemos hablar de PRERRENACIMIENTO, con una reacción contra el enciclopedismo del período anterior. El crecimiento de las ciudades y las vías de comunicación facilitó un mayor intercambio de mercancías, entre las que se incluyó el conocimiento que viajó a las recién nacidas universidades (a finales de l s. XII- principios del XIII)  con nuevas noticias rescatadas de la Antigüedad. Se trata de obras latinas, pero también de traducciones de obras griegas, sobre todo de Aristóteles, realizadas por los musulmanes, que se leerán en latín en París, Londres o Bolonia. A su vez, algunos escritores, especialmente aquellos que han aceptado el catolicismo romano, comienzan a traducir los escritores latinos al griego, como Máximo Planudes, que con sus traducciones de Catón, Ovidio, Cicerón, César y Boecio, amplió enormemente el horizonte intelectual del Imperio de Oriente.

Asedio a Constantinopla en 1453.

En ese contexto de erudición, se desarrollará entre los siglos XII y XIV, la Escuela de traductores de Toledo en España, en la que convivieron y trabajaron juntos árabes, cristianos y judíos; recogieron los distintos procesos de traducción e interpretación de textos clásicos greco-latinos alejandrinos, que habían sido vertidos del árabe o del hebreo a la lengua latina sirviéndose del romance castellano o español como lengua intermedia, o directamente a las emergentes lenguas vulgares, principalmente al castellano.

Hubo importantes aportaciones que implicaron un gran descubrimiento para el mundo cristiano que solo poseía textos latinos rescatados, a veces a retazos. Gracias a la labor de los traductores, estas obras pudieron leerse primero en latín y luego en la lengua romance castellana, que tuvo que esforzarse en enriquecer su vocabulario, gramática y sintaxis para poder transmitir todo aquel conocimiento griego.

Después de la Cuarta Cruzada (1202-1204) y el Saqueo de Constantinopla (1204), eruditos como Guillermo de Moerbeke tuvieron acceso a los textos originales griegos de científicos y filósofos como Aristóteles, Arquímedes, Herón de Alejandría y Proclo, que habían sido preservados en el Imperio bizantino en traducciones árabes. Guillermo de Moerbecke tradujo a Aristóteles directamente del griego y ayudó a formar una imagen más clara de la filosofía griega que la que ofrecían las versiones árabes en las que se habían basado anteriormente.

A fìnales del s. XIII y principios del XIV nos encontramos con la época dorada de la copia de manuscritos en Occidente, que conllevó el desarrollo de la crítica textuaI y la edición bizantina: manuscrito en papel de formato medio, texto en mitad de la página con glosas interlíneales (hechas con tinta de otro color) y escolios marginales: son las primeras ediciones comentadas.  Hubo de nuevo una selección que afectó a las tragedias, limitándose a tres piezas por autor por razones educativas que motivaron el estudio de textos no tan clásicos.

Es la época de las traducciones al latín de los clásicos griegos: Homero, Estrabón, Plutarco, Lisias, Platón, Diodoro Sículo, Tucídides, Heródoto, Jenofonte…, y algunos manuscritos griegos se utilizaron para escribir encima textos latinos; son los Palimpsestos.

Con la toma de Constantinopla en 1453 los centros culturales se trasladaron a otros puntos geográficos. Empezó el Renacimiento.

3.2. RENACIMIENTO

En su libro Copistas y filólogos ( 1968) los escritores L. D. Reynolds y N. G. Wilson afirman que «la conservación de los textos de los autores clásicos durante siglos pendieron de un hilo» y que el Renacimiento cogió ese hilo. En ese contexto de continuidad, los s. XV y XVI vieron el surgimiento de importantes bibliotecas donde se fueron acumulando los manuscritos, como, por ejemplo, la Biblioteca Vaticana de Roma, la Ambrosiana de Milán, la Marciana de Venecia, la Laurenciana de Florencia. Desde este momento el problema de la transmisión cesó y los textos llegados a Italia se han conservado todos. El descubrimiento de la imprenta en el s. XV facilitó la transmisión.

En Florencia, el mecenas Lorenzo de Médicis proclamaba en el s. XV que «los tiempos cambian«, y ya no eran válidas las viejas verdades medievales, por lo que un nuevo estilo artístico, el Renacimiento, recuperaba las medidas y proporciones de las obras de arte clásicas, y esa visión se extendía como el humanismo que impregnó, colectivamente, toda una época. Cuando, en 1468, Lorenzo Manili, un comerciante de especias romano, hizo realizar una notable inscripción “antigua” para adornar la fachada de su casa (inscripción que comienza con la fórmula Urbe Roma in formam pristinam renascente e incluye una datación ab urbe condita) Esto no significa que él fuera un gran humanista, sino que en el espacio de algunas décadas la cultura humanista se había convertido en algo común. (cf. «La naissance de l’humanisme comme mouvement…)

 

 

 

 

 

 

 

 

Desde el punto de vista filológico, humanistas como Lorenzo Valla inventarán la crítica filológica al poner en evidencia mentiras comúnmente transmitidas como la llamada «Donación de Constantino», que se hacía remontar al siglo IV cuando solo era un falso documento del siglo VIII. Otros siguieron esta línea: Angelo Poliziano contribuyó al vislumbrar el método genealógico, y fue el primero en percibir el principio de eliminación de manuscritos derivados de un ejemplar más antiguo existente. La formulación definitiva la debemos a Daniel Hensius, que en el prólogo incluido en la segunda edición del Nuevo Testamento publicada por los Hermanos Elzevir (1633), habla de textus receptus (Textum ergo habes, nunc ab omnibus receptum, in quo nihil immutatum aut corruptum damus.)

Fue también importante para el crecimiento de la crítica textual la labor de Erasmo de Rotterdam (1436- 1536) , que postuló, aunque aun de forma ambigua, el concepto de arquetipo, el que descienden todos los manuscritos sobrevivientes de un texto.  En la Praefatio de su primera edición del Nuevo Testamento (1516) habla no sólo de la necesidad de nuevas ediciones, sino, además, de
la conveniencia de dotar a los textos de comentarios, paráfrasis y traducciones. Publicó textos griegos de Aristóteles, Demóstenes, Juan Crisóstomo y después de su muerte aparecieron tres volúmenes en folio de la obra de Orígenes.

El monje francés Jean Mabillón hizo converger en el estudio de los documentos clásicos a diversas disciplinas como la Filología, Cronología, Escritura,  convirtiéndose en el fundador de la Paleografía (aunque el nombre de la disciplina se debe a Bernard de Montfaucon, que aplicó al griego el método que Mabillon había aplicado al latín). La Paleografía pronto fue vinculada a la Codicología. En ese campo, el teólogo Jean le Clerc (1657-1736) definió la crítica textual como ancilla, ya que abre el camino a la erudición verdadera. Por último, el inglés Richard Bentley (1662-1742) hizo grandes contribuciones a la crítica textual, por ejemplo,  descubrió que un sonido (representado en las transcripciones de algunos dialectos griegos por la digamma) estaba presente en ciertas palabras del griego homérico, aunque no estaba representada por ninguna letra cuando se escribieron las palabras.

El latín se impuso como lengua de ciencia, se usó en la clasificación botánica y en química, y la astronomía o la geografía recurren a la mitología (Amazonas). El latín seguirá siendo la lengua de la Iglesia y así lo clásico se identificará con lo romano mientras la desconocida Grecia, ocupada por los turcos, resulta poco atractiva para los occidentales.

Durante el renacer cultural occidental el fervor por las letras griegas fue contagioso, a pesar de que no destaquen maestros ni discípulos de calidad. La actividad filológica era considerable, pero debieron perderse muchos manuscritos ya que, una vez utilizados para las copias, traducciones o para la impresión, muchos eran desechados; el trabajo de crítica no era demasiado bueno.

Es digna de mención la conjunta labor de incorporar por primera vez el grueso de la cultura griega a nuestro mundo, de buscarla, clasificarla, traducirla e imprimirla, aunque obviamente se infiltraran también falsificaciones entre los clásicos.

FUENTES ESCRITAS DE LA CULTURA Y LA LITERATURA GRIEGA (II)

  1. Materiales escrituarios
  2. La transmisión cultural hasta la caída del Imperio Romano
  3. Los copistas medievales y el Renacimiento
  4. La transmisión en la era moderna y contemporánea.

2. LA TRANSMISIÓN CULTURAL HASTA LA CAÍDA DEL IMPERIO ROMANO DE OCCIDENTE

2.1. ÉPOCA ARCAICA Y CLÁSICA

Para el aprendizaje de la poesía oral, la épica, podemos pensar que existieron textos escritos cuando la escritura alcanzó el desarrollo necesario, pero que los aristócratas supieran leer y escribir no implica que copiaran obras extensas, siendo además una sociedad con una mentalidad hostil hacia el trabajo manual. La opinión común es que no existían en el s. VIII, a finales de la época oscura,  las condiciones técnicas necesarias para escribir una obra épica monumental como la homérica. La copia de unos poemas tan largos en scriptio continua, en bustrofedón, sin puntuación y en mayúsculas habría exigido un público lector muy entrenado, y, por otra parte, no había mecanismos de difusión que hicieran rentable esa copia, que habría sido excesivamente costosa; no existía un comercio librario y los rapsodas y aedos no necesitaban tales soportes.

Ni siquiera en los recitales del s. VI es posible encontrar un contexto en el que se hubiese podido recitar entera la Iliada o la Odísea, que habrían debido durar unas 24 horas.

Si es cierto que existieron las copias sobre papiro, pronto se perdieron y sólo las más famosas composiciones (con añadidos, errores, etc.) llegaron a la época de Pisístrato (gobernó Atenas entre 561 y 528 a.e.c.), que ordenó la fijación de un texto primero o vulgata de la Ilíada y la Odisea.  De esa edición derivarían todas las copias posteriores. Así, en la Grecia preclásica, la literatura precedió a la lectura, como evidencia la importancia del carácter oral de estas composiciones.  

La lírica, que se componía para ser acompañada por la música, logró perpetuar poemas agrupados temáticamente de Tirteo, Teognis, Píndaro, etc., algunos de los cuales, por su carácter especial, debían ser guardados en templos o custodiados por nobles familias. Aunque las obras eran copiadas por escrito sobre papiro, su transmisión seguía siendo oral, era un vehículo de transmisión de las ideas. Se trataba de ejemplares profesionales que servían de apoyo a la memoria, como pueden serlo hoy las partituras musicales, que solo son leídas por los especialistas porque las obras están concebidas para ser interpretadas y oídas.

La filosofía y otro tipo de prosa griega se perdió. En época preclásica la prosa consistía en ὑπομνήματα o apuntes para la enseñanza oral. Recordemos que Sócrates no escribió nada, y lo que nos legó Platón fueron Diálogos.  El historiador Heródoto difundió su obra recitándola públicamente, e historiadores posteriores como Tucídides o Jenofonte, ya dieron un gran impulso a la edición de libros. Los oradores editaron también sus discursos para conseguir una mayor difusión.

Mucho de lo que nos ha llegado, a veces simples fragmentos, lo ha hecho indirectamente por citas de gramáticos tardíos, resúmenes de compiladores o papiros descubiertos con posterioridad.

En cuanto al género dramático, las constantes alusiones a otros dramaturgos que vemos en las obras del cómico Aristófanes nos indican un buen conocimiento de la tragedia por parte del público, que sustituyó a la lírica en sus gustos, lo que implicó la pérdida de los textos más antiguos líricos (como de Arión y Terpandro); por eso no existió, por  ejemplo, ninguna edición completa de Píndaro hasta Aristófanes de Bizancio.

En la Atenas de época clásica se habla del librero o βιβλιοπώλης, y los textos debieron circular más que en el período precedente, copiados privadamente por quienes querían poseerlos, vendidos por profesionales y alterados siempre según el gusto del momento. Ya Platón nos cuenta, en la Apología de Sócrates, que en el mercado se podían comprar por un dracma los libros de Anaxágoras: es la época de las primeras bibliotecas privadas.

Además, ya en el s. IV (330 a.e.c.) parece que se promulgó una ley según la cual había que fijar para los clásicos un texto en el archivo de la Ciudad, que debía utilizarse en las representaciones atenienses oficiales y evitar, así, las alteraciones.

2.2. ÉPOCA HELENÍSTICA

Aunque hubo bibliotecas privadas como la de Platón en la Academia o la de Aristóteles en el Liceo para el uso de sus alumnos, es en esta época cuando se puede hablar de bibliotecas de forma generalizada. En el s.III a.e.c., Ptolomeo I Sóter funda el Museo y la Biblioteca de Alejandría; su sucesor Ptolomeo II Filareo deja el Museo para la investigación y crea otra biblioteca más pequeña.

El número de libros que llegó a contener la Biblioteca oscila, según las fuentes, entre 200.000 y 490.000 volúmenes, algunos repetidos. Fueron imprescindibles bibliotecarios como Zenódoto de Éfeso, Calímaco de Cirene, Eratóstenes de Cirene, Aristófanes de Bizancio y Aristarco de Samotracia.  

Surge entones la figura del filólogo profesional que sistematizará, purificará, editará y comentará la tradición que ha llegado hasta él. Dividieron en libros la producción de cada autor, pusieron títulos, encabezaron las obras con Vidas del autor, hicieron comentarios, cambiaron al jónico textos que aún estaban en ático; puntuaron y perfilaron el óptimo estado de los textos. Por ejemplo, Zenódoto de Efeso comentó los libros de Homero, marcando con un guión (obelos) los versos sospechosos, y dividió en cantos los poemas. Calímaco de Cirene catalogó los libros de la Biblioteca en Los Pínakes, Las tablas, que constaba de ciento veinte libros.

Esta labor de “protección” de los textos originales ya se había manifestado antes, al determinar la permanencia de la versión definitiva en un lugar seguro, normalmente un amigo fiel como fue Neleo en el caso de Aristóteles o Porfirio en el caso de Plotino. La Academia custodió los textos de Platón, aunque al principio solo permitía su lectura en el interior y solo a los miembros de la escuela. Su lectura y su copia solo fueron posibles a partir del 280-270 a.e.c. Según Diógenes Laercio, se podía consultar mediante el pago una edición que contaba con diversos signos:

– χ : para indicar las expresiones y fórmulas características de Platón

–   >  : para las doctrinas y opiniones del filósofo

–  χ.  : para pasajes selectos y estilismos

–   >. : para marcar correcciones de algunos críticos

–   ÷, el óbelos: para pasajes dudosos

….

2.3. DE LA ÉPOCA ROMANA A LA CAÍDA DEL IMPERIO ROMANO

Con los años, la afición e interés por los libros fue creciendo en Roma, sin duda influenciados por los griegos. En el año 168 a.e.c., tras la batalla de Pidna y la conquista del reino Macedonio, el cónsul Lucio Emilio Paulo se apoderó a modo de botín personal de la biblioteca del rey Perseo. Tras la conquista de Atenas por Sila en el 84 a.e.c., éste conquistó también la biblioteca del general y filósofo Apelicón. Lúculo (75-66 a.e.c.) se llevó a Roma la magnífica biblioteca de Mirtríades del Ponto. Cayo Julio César quiso fundar grandes bibliotecas después de conocer la de Alejandría… En el 39 a.e.c. Cayo Asinio Polión abrió la primera biblioteca pública en Roma, y en año 28 Augusto creó la biblioteca del templo de Apolo en el Palatino y más tarde otra en el campo de Marte.

Si un autor quería publicar y difundir su obra podía encargar a sus esclavos las copias, y luego venderlas o regalarlas a sus amigos y bibliotecas, o podía encargarlo a un librero que se encargara. Por ejemplo, Tito Pomponio Ático (109- 32 a.e.c)  fue un conocido editor que poseía talleres con gran número de esclavos especializados (serui letterati): librarii, esclavos especializados y entrenados para copiar rápidamente los textos, y agnostae, encargados de revisar y corregir todas las erratas que cometían los copistas (los esclavos eran griegos y copiaban en latín). 

En el s. IV e.c. ya se contaban 28 bibliotecas en Roma. En general, estaban suntuosamente decoradas con mármol, granito, madera y estatuas de autores griegos y latinos. Estaban regentadas por funcionarios, libertos y esclavos estatales que eran mayoritariamente griegos, por su familiarización con la educación y la literatura.

En la organización, las bibliotecas romanas copiaron el sistema de los alejandrinos. Estaban divididas en dos edificios, uno para obras latinas y otro para obras griegas. A su vez, las obras se clasificaban según estuvieran escritas en verso o en prosa. Dentro del verso o la prosa se clasificaban según el tipo de texto: historia, filosofía, épica…  La biblioteca poseía un catálogo de obras y autores organizados por orden alfabético que indicaba en qué número estaba el ejemplar buscado. Dentro del armarius las obras estaban clasificadas por orden alfabético, identificados por una etiqueta que colgaba de un extremo. Aún con todas esas facilidades se necesitaba la ayuda del personal familiarizado con los fondos. El fondo librario de la biblioteca romana era adquirido básicamente por la copia de ejemplares de las bibliotecas helenas, aunque el comercio incrementó por la apertura de bibliotecas, ya que de alguna parte había que adquirir las obras escritas en latín que no había en las bibliotecas griegas. Aún así, la mayoría de las bibliotecas formaron su fondo gracias a la copia. La apertura de bibliotecas se extendió por las provincias.

La difusión del libro antiguo permaneció vinculada a la copia individual, la lectura en voz alta y el desarrollo del comercio librario. Las recitationes o lecturas en voz alta se popularizaron en la época del imperio. Antes, el escritor de la obra hacía una lectura privada ante sus amigos y familiares, que podían opinar sobre la obra e incluso hacer correcciones. Cuando ya estaban satisfechos los amigos del autor y él había visto la reacción de éstos se procedía a la recitatio, efectuada en las termas, sobremesas o auditorios en las casas de los escritores, con el fin de dar a conocer la obra y así hacer publicidad del libro para venderlo. Marcial expresa en uno de sus epigramas la importancia de leer bien: «Quem recitas meus est, o Fidetine, libellus:// sed male cum recitas íncipit esse tuus»: «El librito que lees en público, Fidetino, es mío; pero cuando lo lees mal empieza a ser tuyo».

El término filología se utilizará poco en el Bajo Imperio, coincidiendo con la decadencia de los estudios de este tipo, que llegan a desaparecer casi por completo a partir de este momento y durante toda la Edad Media. A pesar de ello, aún pueden destacarse las figuras del latino Servio Macrobio (siglo IV).

En época imperial se desarrolla el comercio librario, y conocemos el nombre de editores-libreros romanos como los hermanos Sosios, Doro o Trifón, Ateneo o Sexto Prudencio Dioniso; sus nombres atestiguan, en varios casos, su origen griego. El librero era llamado comúnmente bibliopola, en menor medida librarius, y despectivamente libellio.

Hasta ese momento las copias las realizaban los esclavos calificados o se pagaba a un copista por el trabajo y los materiales. El negocio de estos hombres, muchos de ellos libertos, era al menudeo, y cada uno realizaba las copias que vendía. La calidad de las mismas fue aumentando y en época de Plinio, 150 años después de Cicerón, los libreros ponían gran esmero y pulían las hojas de papiro con piedra pómez.

La librería en Roma recibía el nombre de taberna libraria o simplemente libraria. Estaban situadas en la planta baja de las insulae, y exhibian la mercancía en la calle, colgando carteles en las jambas, dinteles y paredes exteriores de la taberna. En Roma había cientos de librerías repartidas por toda la ciudad, de las cuales, la de los hermanos Sosios, según menciona Horacio, estaba situada al lado del templo de Jano, en la vía Argiletum.

Después del incendio de la Biblioteca de Alejandría (46 a.e.c.), destaca la actividad de la Biblioteca de Pérgamo con Crates de Malo, Apolodoro o Dionisio Tracio. Al mismo tiempo, el centro de transmisión de la literatura griega vuelve a Atenas, donde la Biblioteca del Gimnasio Ptolemaico desempeña una función importante. Aún así, el s.I e.c. supuso una franca decadencia de estos trabajos, pese a algunas compilaciones de textos de autores antiguos, como la de Ateneo en el s. II e.c. (Deipnosofistas).

En este proceso de desaparición progresiva de la transmisión literaria tuvo gran influencia la expansión del cristianismo, pero no es posible determinar hasta qué punto. En 391 e.c. con las luchas entre cristianos y paganos se quemó de nuevo la biblioteca de Alejandría.

Sin embargo, hay que considerar como un factor importante el hecho de que en medio de esa crisis cultural, los Padres de la Iglesia, miembros de familias cristianas adineradas, conocían la Gramática y la Retórica, así como otros saberes que transmitirán a la Edad Media. Por ello, el cristianismo, tanto en Oriente como en Occidente, utilizará el griego y el latín para expresar sus nuevas ideas; la Iglesia se encargará de adaptar y filtrar el saber de la Antigüedad para desarrollar su labor evangelizadora.

Con la fundación de Constantinopla (330 e.c.) comienza la etapa bizantina de la transmisión de textos, de la que se ocupa la Bizantinística, que exigió funcionarios capacitados. Los nuevos centros de estudio se inclinaron hacia intereses retóricos o jurídicos. Esa especialización perjudicó a la transmisión de los textos que no estaban directamente relacionados con esas materias, de modo que fueron muchas las obras literarias perdidas. Además, la defensa del aticismo (intento de imitar formalmente a los autores antiguos) frente al asianismo, y del retoricismo llevaron al abandono de todo lo que no se ajustaba a esos criterios como fue la literatura helenística. Data de los s. II y III la selección de 7 obras de Sófocles, 9 ó 10 de Eurípides… y lo mismo sucedió con otros autores. En tres siglos, apenas se copiaron y estudiaron obras.

En el año 640 el Imperio bizantino sufrió la invasión de los árabes y Egipto se perdió totalmente. Alejandría fue tomada por un ejército musulmán comandado por Amr ibn al-As, quien, según la tradición, habría destruido la Biblioteca cumpliendo una orden del califa Omar. No obstante, creer que un incendio fue la causa de la destrucción de la Biblioteca de Alejandría es simplificar. Según Richard Ovenden , «la causa última de la destrucción de la Biblioteca fue la falta de supervisión, liderazgo e inversión que imperó durante siglos. Más que un símbolo de la naturaleza catastrófica de la ignorancia y la barbarie imponiéndose a la verdad civilizada, Alejandría es un relato admonitorio del peligro que conlleva el creciente deterioro debido a la escasez de fondos, la falta de consideración prioritaria y la indiferencia general hacia las instituciones que conservan y comparten el conocimiento«.

 

FUENTES ESCRITAS DE LA CULTURA Y LA LITERATURA GRIEGA (I)

  1. Materiales escrituarios
  2. La transmisión cultural hasta la caída del Imperio Romano
  3. Los copistas medievales y el Renacimiento
  4. La transmisión en la era moderna y contemporánea
  1. FUENTES ESCRITAS DE LA CULTURA GRIEGA: MATERIALES ESCRITUARIOS

Casi todos los textos griegos que nos han llegado fueron escritos sobre papiro o pergamino y son copias de los s. XIV a XVI, porque lo que podemos llamar «libro» manuscrito ha sido escrito sobre diversas materias que han ido adaptándose a la evolución de los tiempos.

Si la escritura marca el paso de la Prehistoria a la Historia, es en ese momento cuando empieza la evolución de una cultura oral a una cultura escrita.

Si el nomadismo paleolítico comportó una limitada cosmología y una logística de subsistencia propias de una sociedad depredadora, el sedentarismo ahora originaría unas relaciones sociales y una organización compleja que habrían de ser inequívocamente manifestadas a través de una transmisión perdurable de carácter literal. Si anteriormente la transmisión de la experiencia se satisfizo vía oral, ahora la complejidad del rito social habría de ser fijada con carácter de permanencia por otros medios que garantizaran la difusión y transferencia de aquella elaborada cosmología ( F. Javier Navarro Moragas, LABORATORIO DE ARTE 26 (2014), pp. 349-372, ISSN 1130-5762)

Primero el hombre usó lo que tenía a mano:

Materias duras de escritura.

 

 

 

 

 

 

Eran materias duras como la piedra, vasos de cerámica, tablillas de arcilla, el hueso, marfil, la arcilla, la corteza de árbol, el plomo y otros metales blandos. Luego se usaron materias blandas como la cera, el papiro, el pergamino, tablillas enceradas, tinturas y pieles tratadas.

 

 

 

 

 

 

 

Fue un paso muy importante en la evolución de la escritura el uso en Egipto de pinceles de caña y tinta líquida para pintar los signos y pictogramas sobre papiro, y no sobre piedra, madera o arcilla, aunque estos materiales eran alternativas más baratas y accesibles. Egipto fue la primera civilización que contó con escribas oficiales y con un sistema de educación que exigía muestras de escritura y fragmentos literarios para copiarlos.

Los primeros sistemas de escritura (protoescritura) fueron la escritura cuneiforme (sumerios), la escritura jeroglífica (egipcios) y la escritura ideográfica (chinos).

Esos primitivos signos evolucionaron hacia una notación fonética con la creación fenicia del alifato o alefato  al que los griegos incorporaron las vocales.

En Grecia existía la escritura sobre piedra, la escritura lapidaria, que representa la expresión del poder instituido y es una escritura de protocolo, monumental y de difusión, con vocación de permanencia, conservada en piedra y vasos fundamentalmente. Está hecha a base de mayúsculas dibujadas más que trazadas, sin ninguna espontaneidad ni personalidad, y generalmente en sentido bustrofedónico (en el sentido del arado). Son textos generalmente breves sin separación de palabras, sin acentos ni espíritus.  Pero es en el contexto de la escritura romana donde se aprecia con claridad el uso de la escritura lapidaria como elemento de transmisión del poder y de propaganda del poder imperial. La Paleografía y la Epigrafía se ocupan de su estudio.

No se trata de literatura, sino que nos informan sobre hechos de la civilización y la vida cotidiana de los griegos y los romanos, por lo que se trata de una escritura de carácter social. Los de mayor comunicación eran los textos votivos o de dedicatoria, los legales y los funerarios para homenajear a personas relevantes.

La inscripción ática más antigua que conservamos contiene dos líneas bustrofedónicas, datables en el s. VIII a.e.c.

En escritura lapidaria griega destaca, por ejemplo, el código de Gortina , del s. V a.e.c. en escritura bustrofedón, del que conservamos unas 600 líneas.

El paso de la piedra al papiro se hace sin saltos alrededor del s. V a.e.c. En un principio se escribió sobre papiro en rollos de hasta 5 metros de longitud. El proceso de elaboración era costoso hasta lograr una superficie relativamente plana y fina. Empezó a utilizarse en Egipto, de donde proceden la mayoría de los conservados (y donde aún hoy siguen apareciendo), y lo difundieron los fenicios. Cada rollo estaba compuesto por un máximo de 20 hojas de papiro pegadas entre sí de tal manera que formaban una charta, ya preparada para escribir por una sola cara. El rollo se guardaba en un en un tubo hecho de piel o capsa, del que se colgaba una “etiqueta” con el título de la obra.

Los libros editados por el autor y distribuidos regularmente por un librero, serán una rareza hasta bien entrado el s. V. Algunos críticos como E. G. Turner defienden que para los antiguos el libro era obra de los filósofos jonios y de los historiadores del s. VI a.e.c., que se preocuparon ya de la transmisión de su obra, pero este hecho no ha sido suficientemente probado. Con la aparición de géneros literarios distintos, el autor necesitó escribir su obra, aunque se hiciese una sola copia. La multiplicación y circulación de copias fue limitada y sólo en el último tercio del s. V puede hablarse de un comercio librario.

La tinta negra era tinta de sepia o se fabricaba a partir de humo u hollín, mezclado con goma resinosa. Para la tinta roja se utilizaba el minio (cinabrio o bermellón, un mineral del mercurio) o  un pigmento terroso, el ocre rojo, llamado en latín rubrica. Según Plinio el Viejo(23 – 79), los papiros se clasificaban según su calidad en:

  1. Emporíticos: los de inferior calidad, utilizados como papel de envolver.
  2. Taeneóticos: los de mala calidad.
  3. Saíticos: los de baja calidad, elaborados con materiales sobrantes.
  4. Anfiteátricos: los de media calidad.
  5. Fanianos: los de buena calidad.
  6. Livios: los de muy buena calidad.
  7. Augusticos: los de alta calidad.
  8. Hieráticos o regios: los de más alta calidad, sólo utilizados para textos sagrados.

Por su cronología y contenido se diferencian:

-papiro egipcio: la mayoría de los papiros conservados están escritos en griego y en latín (s. V a.e.c. a s.I e.c..), pero también existen en árabe y en arameo.  

-papiro de Nápoles: 1806 papiros, en griego y en latín, descubiertos en Pompeya y Herculano entre 1752 y 1754.

-papiro medieval: es un término anacrónico, porque en época medieval se usaba más frecuentemente el pergamino. Son cinco manuscritos literarios y otros documentos como bulas pontificales.

Después (s. III a.e.c.) se utilizó el pergamino, preparado a partir de la piel de terneros, ovejas o cabras preferentemente jóvenes, porque cuando la res es joven se obtiene un pergamino mucho más fino llamado vitela. El nombre procede de la ciudad de Pérgamo, pues fueron sus bibliotecarios los que generalizaron su uso. Podía ser escrito por ambas caras, y se usaba una tinta roja en lugar de la negra (atramentum) propia del papiro. La piel recibe un baño de agua con cal, para hinchar los poros, se depila, se limpia de restos de carne y se la alisa con una piedra pómez. Vuelve a ponerse en remojo para eliminar los restos de cal.

Luego, durante el secado se estira clavándola en un bastidor. Una vez seca, se recorta y se satina la piel.

En el s. I a.e.c. se empezó a utilizar el codex, el códice, que es un conjunto de hojas encuadernadas en torno a un lomo, y que sustituyó al volumen o rollo porque era mucho más manejable. Y desde el s. IV e.c. la imposición del pergamino proporcionó la transliteración de muchos textos que estaban en papiro, con lo cual se aseguró la conservación de textos que, de otro modo, se habrían perdido. A partir del s.IX se extendió el uso del papel.

En cada cambio de material se fueron copiando obras escritas en otro, lo que conllevó una notable selección. Así, los alejandrinos fueron reuniendo en un sólo volumen tres o cuatro de la etapa anterior. El nuevo formato permitía la introducción por parte del copista de comentarios o escolios que aportan muchos datos para el estudio de los manuscritos. Los escolios eran notas en los márgenes del texto, generalmente breves, de carácter gramatical con las que el copista pretendía explicar algo del texto.

Los detalles del texto o libro manuscrito son de vital importancia para establecer la fecha en que fueron escritos. La Codicología, ciencia relativamente joven, posee técnicas especiales para determinar las fechas: se tiene en cuenta las líneas, las columnas, la encuadernación, las «líneas de guía», las numeraciones y paginaciones, las mayúsculas y minúsculas de uno y otro tipo, los dibujos y miniaturas…

Los tipos de letra fueron evolucionando, se crearon las minúsculas y se perfeccionaron las tipografías.

Con la aparición de la imprenta (en 1440) empezaron a usarse los tipos griegos aprovechando los caracteres latinos ya desde 1474 aproximadamente, en que se publica la Batracomiomaquia.

La imprenta supuso la protección de la tradición y el carácter fijo del texto divulgado, a pesar de que eso llevó consigo una pérdida de calidad (erratas y otras faltas). Otra cosa son las alteraciones del texto que se han presentado como consecuencia directa de la copia ininterrumpida. En la realización de un copia se distinguen cuatro fases:

  • lectura del modelo
  • retención del texto
  • dictado interior
  • juego de la mano

que pueden incluir errores: saltos de ojo, confusión de letras… a los que añadir el deseo de corregir aquello que los propios copistas no entienden, reinterpretando los textos según su criterio.

Los textos que hoy conservamos no son todos los que los bizantinos podían leer. Hechos históricos como el gran incendio de la Biblioteca de Alejandría, las operaciones de las cruzadas o algunos menos destacados (como el turco que se calentaba el baño quemando papiro) han mermado a través de los siglos la herencia griega. Del escrito del autor o del autógrafo se hacía una copia primera o apógrafo de la que se efectuaban las distintas copias que circulaban primero entre los amigos del autor y, después, se extendían en el círculo de lectores; en otros casos, el autor daba a conocer distintas redacciones de su obra; además, dado el elevado número de analfabetos eran frecuentes las lecturas públicas.

Evidentemente, no conservamos ninguno de los originales de autor, y los restos de literatura griega que nos han llegado lo han hecho en copias de copias, en las que han ido sufriendo modificaciones.