CRISIS EN LA DEMOCRACIA GRIEGA

 Lisias

En el Discurso I, Defensa por la muerte de Eratóstenes, no deja de resultar curiosa la forma en que Eufileto se toma la justicia por su mano, no sólo por el hecho en sí de matar a otro hombre, sino por la reacción de los ciudadanos vecinos que acuden, a las tantas de la mañana, a ser testigos del delito de adulterio, y no dudan en colaborar con el marido ultrajado ayudándole a atar a Eratóstenes y quién sabe si a algo más. ¿Es sólo por cumplir con su obligación de ser buenos ciudadanos?

Parece que, a lo largo de la obra de Lisias, se refleja cierta relajación en las costumbres y conductas, una indiferencia a las normas en los ámbitos religioso, militar y civil que desemboca en el desprecio por las leyes y la pérdida de los valores tradicionales. La teoría en que se basa la democracia ateniense se expone por Pericles en el famoso discurso que le atribuye Tucídides:  

«Y la ley hace partícipes a todos por igual para resolver los intereses privados, según la consideración en que cada uno es tenido en alguna cosa, y no es estimado  para los asuntos públicos por razón de su clase social más que por su virtud, ni tampoco por razón de su pobreza…  Nos regimos con libertad no sólo en lo relacionado con el Estado, sino también respecto a la sospecha de que lo que nos hacemos recíprocamente cada día, no tomando a mal al vecino si hace algo por placer… Por temor principalmente  no quebrantamos las cuestiones públicas, porque obedecemos siempre a los magistrados y a las leyes, en especial las leyes que han sido establecidas en defensa de las víctimas de injusticias y las que, sin estar escritas, conllevan un a reconocida vergüenza cuando se transgreden…» (Tuc. II, 37)   

Aunque no se sabe con seguridad la fecha del Discurso I, parece bastante claro que estamos en la época de postguerra, pues con la democracia del 403 Trasíbulo[1] solicitó para Lisias la ciudadanía, aunque sólo le fue concedida la condición de “isotelhvç”. La democracia griega sufre, durante los belicosos años del s.V, grandes transformaciones no sólo en las formas sino también en el fondo.  La Constitución democrática de los Quinientos (Clístenes) se había convertido ya en 411, tras unos veinte años de guerra, en el Consejo Oligárquico de los 400 (Alcibiades), tras la época de caos que había originado el desastre de Sicilia (413) Después de la derrota de Egospótamos  (405) y con la presión de Lisandro, en Atenas se impone el régimen oligárquico de los Treinta Tiranos (Critias) que exilió a algunos demócratas y asesinó a otros, creando el órgano de los Once para ocuparse de prisiones y ejecuciones. Tras cinco años de terror, estalló la guerra civil en Atenas: el régimen de los Treinta fue depuesto (403) y sustituido por un precario gobierno democrático que intentó recuperar las instituciones.

Durante todos estos cambios la justicia y sus mecanismos, que con las reformas del 462 habían concedido definitivamente al pueblo sus prerrogativas judiciales, se tambalean. Si los derechos del individuo han de ser salvaguardados, se exige siempre una denuncia por escrito ante un tribunal. Así, un homicidio puede quedar impune si no se presenta algún pariente como acusación para defender a la víctima. En ese contexto, Eufileto actúa de acuerdo a lo establecido, pues el tratamiento legal del adulterio en Atenas permite la muerte del cómplice de la adúltera si es sorprendido en flagrante delito, sin necesidad de un proceso previo.  Pero aún así, nos sorprende la voluntaria colaboración de los vecinos.

No obstante, Lisias nos ofrece otros ejemplos de conductas escandalosas que no responden a un marco legal. En el Discurso III, Defensa ante Simón, encontramos también la descripción de cómo un muchacho, borracho, penetra por la fuerza en un gineceo, y tras ser expulsado se lía a golpes y a pedradas con el señor de la casa, argumentos que se repiten varias veces a lo largo del discurso; además, en una ocasión llegó tarde a una batalla, se peleó con su taxiarca y le golpeó. El acusado del Discurso IV, Acerca de una herida con premeditación,  también “suele estar medio borracho”, lo que le hace tener la mano ligera. En el Discurso V de carácter religioso, Defensa de Calias, se acusa de robar objetos sagrados. En el VI se acusa a Andócides que, entre otras conductas, fue capaz de “denunciar a sus parientes y amigos” para salir de la cárcel, de participar en ceremonias que tenía prohibidas. En el Discurso VII Acerca de un cercado de olivo Nicómaco no es denunciado por los inspectores encargados de la vigilancia de los olivos, sino por un ciudadano que le acusa años después de que ocurra el supuesto delito, sólo por ánimo de lucro. En el Discurso X, se acusa a Teómnesto, que ya había sido denunciado por  hablar ante la asamblea mientras le estaba prohibido legalmente. En el Discurso XVI, A favor de Maníteo, el acusado nos dice que algunos soldados de infantería se pasaban a la caballería ilegalmente, sin haber pasado el examen…

Podríamos seguir con los ejemplos de estas actitudes en los discursos de Lisias como  también en la oratoria de Demóstenes y en su propia vida. Es una lástima que no contemos con testimonios sobre los resultados de los procesos, para saber si eran o no condenados los acusados, ni sobre las penas impuestas en los procesos y, sobre todo, sobre el grado de cumplimiento de las mismas, que es otro indicador del estado de salud de la democracia. 

BIBLIGRAFÍA RELACIONADA:Problèmes de las démocracie grecque, Jaqueline de Romilly, 1986.


[1] Véase “Lisias y su tiempo”, de Manuel Fernández Galiano en http://www.estudiosclasicos.org/Estudios_Clasicos/010.pdf

LAS THESMOFORIAS

Las Thesmoforias era un festival celebrado sólo por mujeres casadas con ciudadanos atenienses, y la participación  masculina estaba absolutamente prohibida, excepto la de hombres ricos que corrían con los gastos del festival. Se celebraba la búsqueda por Deméter de su hija Perséfone que había sido raptada por Hades (los beocios llamaban a esta fiesta “la Dolorosa” en referencia al dolor de Deméter) Tenía lugar  en el mes de Pyanopsión, octubre-noviembre, en el que se representaba con aflicción la bajada de Perséfone a los infiernos y con alegría su resurrección de entre los muertos.

El mes de Pianopsión era muy rico en fiestas. La Pyanopsia, en honor a Apolo, ofrecía al dios el día 7, a la puerta del tempo, un plato de habas o de otras legumbres amasadas con harina de trigo y un muchacho, cuyos padres debían vivir, llevaba en procesión el eiresione, que era un ramo de laurel y de olivo adornado con cintas de lana rojas y blancas y cargado con las primicias de frutos, como un talismán de fertilidad, mientras los muchachos cantaban. Otros ramos iguales se ponían en las puertas de las casas y por la ciudad, como un rito de magia propiciatoria, y permanecían colgados hasta el año siguiente. El día después se celebraban las Teseas y quizá las Cibernesias o fiesta de los pilotos.   

Si éstas pueden considerarse fiestas de recolección, las Thesmoforias, entre el 11 y el 13, se dedican ya al nuevo ciclo de la vida, en honor de Deméter  Tesmófora que vela tanto por la siembra en los campos como por la fecundidad de las mujeres. Este mito del rapto de Perséfone  ha sido visto como una descripción del ciclo agrícola: la diosa es el grano que ha de ir bajo tierra así que, de esta muerte aparente, surge el nuevo fruto. Amenaza el hambre cuando desaparece Perséfone, pero para alegría de dioses y hombres, retorna, y con ella la bendición del grano de Deméter.

busto-demeter-mustermas-diocl.jpg

Busto de Deméter(Museo Termas Diocleciano, Roma)

De ahí que se aplicara el nombre de descenso y ascensión (cátodos y ánodos) al primer día. Tras nueve días de abstinencia sexual, las mujeres subían en procesión a la Pnix, en cuya ladera estaba el Tesmoforio, el templo en que celebrarían la fiesta; allí preparaban con plantas unas camas para acostarse, plantaban unas tiendas de campaña que compartían por parejas y en la que permanecían los tres días. Ese día desenterraban los restos putrefactos de ofrendas agrícolas (dulces de leche con forma de serpientes, cerditos y órganos sexuales) que habían enterrado cuatro meses antes, probablemente durante otra festividad femenina, las fiestas Esciroforias. Estos restos se dispersan por los campos para renovar su fuerza generadora.

El segundo día tenía el nombre de nésteia, es decir «ayuno». En él es donde Aristófanes sitúa la acción de su comedia Las Tesmoforias. Las mujeres, en riguroso ayuno y retiro conmemoraban el luto de Deméter por la pérdida de Perséfone sentadas en el suelo, sin adornos. En memoria de la transformación de la diosa en caballo, las mujeres realizan una procesión nocturna con velas encendidas, vestidas de negro y ataviadas con adornos.

El tercer día es el de kalligenia o “bello nacimiento” y estaba dedicado a la fertilidad. Se hacía la ofrenda a las diosas frutos, gachas y queso; las mujeres se entregaban a bromas obscenas, manipulaban figurillas de barro que representaba el órgano sexual femenino, se flagelaban con ramos verdes, y proferían palabras y burlas obscenas, con fe en su poder mágico para lograr una más fecunda fertilidad de los campos: se suponía que todas esas prácticas favorecían la fecundidad. Ese día las semilla, junto a los desperdicios de los cerdos, eran esparcidas por los campos.

Se cuenta que cuando Hades raptó a Perséfone, había casualmente en el  lugar un porquerizo llamado Eubuleos con sus cerdos, y todos fueron engullidos por la misma hendidura por la que desapareció Perséfone con Hades. Por ello, en las Thesmoforias se conmemoraba su desaparición echando cerdos a las grietas de la Tierra; el hecho de que en ninguna fuente se indique que también se lanzaban imágenes de Perséfone hace pensar a Frazer que los cerdos eran vistos como la propia diosa. De hecho, hay una leyenda que dice que cuando Deméter buscaba las huellas de su hija, encontró que las pisadas de Perséfone habían sido borradas por una cerda, y parece que las mujeres comían en esas fiestas carne de marranas, como si fuera una comunión con la misma diosa. 

J.G.Frazer señala que en las Thesmoforias junto con los cerdos eran arrojados otros objetos o emblemas de fecundidad (piñas, tortas cocidas) en el recinto sagrado de Deméter con la intención de vivificar la tierra y el vientre de las mujeres. Estos recintos o “hendiduras de Deméter y Perséfone” eran cuevas o criptas sagradas, donde parece que había serpientes guardianas que se comían los cerdos, tortas y demás. Al parecer, en el festival del año siguiente tres mujeres, tras observar tres días de pureza ceremonial, descendían en busca de los restos podridos ahuyentando a las serpientes, y los depositaban en el altar de la diosa. Si se enterraban estos restos junto con las semillas de cereal, se suponía que habría una buena cosecha. Este valor de los cerdos no es extraño; en los Misterios Eleusinos se sumergían lechones en el mar que luego eran sacrificados, y en general se consideran en todo el folklore europeo una encarnación del espíritu del grano. Tal vez porque su ciclo vital es una imagen de la fertilidad de la tierra, dado que este animal crece muy de prisa, tiene numerosas crías y parece “arar” al horadarla con el hocico. Era el animal consagrado a Deméter, por lo que se le sacrificaba en sus misterios del mismo modo que se sacrificaba anualmente un cerdo a Osiris en Egipto y los romanos, en las Ambarvalia o fiesta de purificación de los campos, ofrecían a Marte una Suovetaurilia, es decir, el sacrificio de un cerdo, una oveja y un toro.

FUENTES:

La rama Dorada, J.G.Frazer (Fondo de cultura económica, Méjico, 1922)

Todo sobre la Atenas Clásica, VVAA (Ed. Grijalbo, Barcelona, 1973)

NOMBRES PROPIOS ROMANOS

Al inicio del período mitológico romano, las personas se identificaban por un nombre, como Rómulo y Remo, pero en el principio de la República ya se contaba con un nomen y un praenomen.

Luego se añadía la filiación, es decir, se decía el padre y abuelo de la persona mediante la abreviación del praenomen y la abreviación de la filiación (F por filius, etc) En algunos casos se llegaba hasta el abuelo, abreviándose nepos como N; en caso de tener que aludir al bisabuelo se incluiría la abreviatura de su praenomen más PR de pronepos. Así, Julio César se escribía: Gaius Julius Caesar C. F. C. N., es decir, Gayo Julio César hijo de Gayo, nieto de Gayo. C. POMPEIVS L.F. PAP. PRISCVS se leía como Caius Pompeius Lucii filius Papiria Priscus…

Los términos para expresar la filiación eran:

F. = Filius (-a);

LIB. = Libertus (-a);

CON. = Coniux;

N. = Nepos;

SER.= Servus (-a)

Con el tiempo los ciudadanos de Roma, es decir, los hombres libres, toman generalmente tres palabras para su identificación: praenomen, nomen, cognomen, y puede haber una cuarta, el agnomen, por ejemplo: Publius Cornelius Scipio Africanus. Estos tres nombres  son los tria nomina, siguiendo un sistema que se usaba desde época etrusca y que mantuvieron los patricios, extendiéndose después a los plebeyos.

-los praenomina son siempre los mismos y se expresan con abreviatura cuando van seguidos del nomen. Era tradicional dar a los varones el praenomen de un antepasado o alguno que tuviera algunas connotaciones sobre su nacimiento ((Lucius significa « que nace al alba » y deriva de lux, lucis (« luz»).

-los nomina suelen indicar la gens, una especie de clan, y pasa de padres a hijos como nombre de familia; se han documentado cientos como Cornelius, Tullius, Domitius, Claudius… La gens no es lo mismo que la tribu, de las que había 35 en Roma, y que no se incluía en el nombre.

-los cognomina son primero personales, pero poco a poco van usándose para referirse a particularidades de una familia dentro de una misma gens, o rasgos del individuo, como si fueran apodos que pueden hacer referencia a alguna cualidad familiar, a un defecto físico …  La rama paterna de Néron era apodada Ahenobarbus, que significa « con la barba de bronce » (es decir pelirrojo). Se podía cambiar de cognomen a lo largo de la vida, y se podían añadir sin límite. Originalmente, el conocido como Augusto se llamaba Caius Octavius, pero tras ser aoptado por Julio César, se convirtió en Caius Iulius Caesar Octavianus, y tras su acceso al principado, tomó un tercer cognomen, augustus, de forma que su nombre completo era Caius Iulius Caesar Octavianus Augustus.

-los agnomina tienen carácter honorífico o adoptivo. Por ejemplo, un general vencedor recevía un nombre suplementario: Escipion el Africano, el emperador Claude el Gótico, Germanicus,… Además, cada emperador, tras acceder al trono, añadía César o Augusto como cognomen, costumbre que terminó por convertir estos cognomina en títulos sinónimos de los emperadores.

También se podía añadir, en genitivo, el nombre del  paterfamilias.

Existían 18 praenomina:

A Aulus Aulus Gelius
Ap Appius Appio Claudio Crassino
C Gaius / Caius Gayo Julio César,

Caio Plinio,

Cayo Salustio Crispo

Cn Gnaeus Gneo Marcio Coriolano
D Decimus Decimo Iunio Bruto Esceva
K Kaeso, -onis Caeso Fabio
L Lucius Lucio Emilio Paulo)
M Marcus Marco Tulio Cicerón,

Marco Aneo Lucano

M’ Manius Manio Curio Dentato,

Manio Aquilio

Mam Mamercus Mamerco Emilio Lepido Liviano
N Numerius Numerio Fabio Pictor
P Publius Publio Cornelio Escipión, el Africano,

Publio Ovidio Nasón

Q Quintus Quinto Horacio Flaco,

Quintus Septimius Tertullianus

S/ Sp Spurius Spurio Domitio Severo
Ser Servius Servio Sulpicio Galba
Sex Sextus Sexto Propercio
T Titus Tito Livio
Ti Tiberius Tiberio Graco,

Tiberio Claudio Druso Nerón Germánico

Declinan todos por la segunda, excepto Kaeso, -onis.

A veces podían repetirse, como por ejemplo en el caso de los emperadores Tiberio, Claudio y Nerón, que se llamaban los tres Tiberius Claudius Nero.

Las mujeres, cuyo nombre solo se escribia en la tumba y en obras literarias o historicas, al principio no tenían nomen, y se denominaban filia + nombre del padre (en genitivo) o coniux + nombre del marido, por ejemplo Julia Caesaris. Eso hizo que, para diferenciarlas, se ponía (a modo de cognomen) el ordinal correspondiente al orden de nacimiento: Julia Maior, Julia Minor, o, si había más de dos hijas Tertia, Sexta… Sólo al final de la República se les da nombre, a veces simplemente con la forma femenina del nombre la gens del padre: Cornelia es la hija de Cornelio, Livia Drusilla, hija de Marcus Livius Drusus y heredó el nomen y el cognomen pero en su versión femenina. Algunos nombres femeninos conocidos son:

  • Aconia Paulina
  • Aelia Domitia Paulina, Aelia Flacilla, Aelia Paetina
  • Aemilia Lepida
  • Agrippina
  • Alfidia
  • Alypia
  • Ancharia
  • Annia Aurelia Faustina, Annia Faustina, Annia Fundania Faustina, Annia Galeria Aurelia Faustina, Annia Lucilla
  • Antistia
  • Antonia
  • Aquilia Severa
  • Arrecina Tertulla
  • Arria, Arria Fadilla
  • Atia
  • Aurelia
  • Baebiana
  • Bruttia Crispina
  • Caecilia Attica, Caecilia Metella, Caecilia Paulina
  • Caesonia
  • Claudia, Claudia Antonia, Claudia Pulchra, Claudia Varenilla, Clodia
  • Cornelia, Cornelia Supera
  • Crispina
  • Didia Clara
  • Domitia, Domitia Longina, Domitia Lucilla, Domitia Paulina, Domitilla
  • Drusilla
  • Dryantilla
  • Euphemia
  • Eutropia
  • Fabia
  • Faltonia Betitia Proba
  • Fannia
  • Fausta
  • Faustina
  • Flavia Domitilla
  • Fulvia
  • Galeria Valeria
  • Galla, Galla Placidia
  • Gnaea Seia Herennia Sallustia Barbia Orbiana
  • Gratidia
  • Helena
  • Helvia
  • Herennia Etruscilla
  • Honoria
  • Hostia
  • Ira
  • Julia, Julia Aquila Severa, Julia Domna, Julia Livilla, Julia Paula, * Junia Calvina
  • Justina
  • Leontia
  • Lepida
  • Licinia
  • Livia, Livia Drusilla, Livia Julia, Livia Ocellina, Livia Orestilla
  • Livilla, Livilla Claudia
  • Lollia Paulina
  • Lucilla
  • Maecia Faustina
  • Magia
  • Magna Urbica
  • Manlia Scantilla
  • Marcella
  • Marcia, Marcia Furnilla
  • Marciana
  • Mariniara
  • Matidia
  • Messalina
  • Minervina
  • Mucia
  • Mummia Achaica
  • Munatia Plancina
  • Numeria
  • Octavia
  • Orbiana
  • Otacilia Severa
  • Paccia Marciana
  • Papianilla
  • Papiria
  • Paulina
  • Placidia
  • Plautia Urgulanilla
  • Plautilla
  • Plotina
  • Pompeia
  • Pompeia Plotina
  • Popillia
  • Poppaea, Poppaea Sabina
  • Porcia
  • Prisca
  • Pulcheria
  • Sabina
  • Salonina, Salonina Matidia
  • Sempronia
  • Servilia
  • Severa
  • Severina
  • Statilia Messalina
  • Sulpicia
  • Terentia
  • Titiana
  • Tranquillina
  • Tullia
  • Turia
  • Ulpia, Ulpia Marciana
  • Urgulania
  • Urgunalla
  • Valeria Messalina
  • Verina
  • Vibia Matina, Vibia Sabina
  • Violentilla
  • Vipsania, Vipsania Agrippina
  • Vistilia
  • Los esclavos llevaban un nombre con el sufijo –por, reducción de puer, o la palabra servus (en la lápida, a veces, se ponía sólo una “s” para economizar piedra y el trabajo del grabador.

    Los manumitidos o liberados tomaban el nomen de su dueño, escogían un praenomen, y guardaban su nombre de origen para el cognomen.

    Igualmente, en el caso de las adopciones, los adoptados cambiaban su nomen y cognomen por el del adoptante, y añadían un segundo cognomen en -anus con el que se aludía a su gens de origen. Mamercus Aemilius Lepidus Livianus fue llamado Livio al nacer, pero fue adoptado por Aemilius Lepidus.

    Las personas que recibían la ciudadanía romana tomaban el nomen de quien había favorecido su naturalización, seguido de su antiguo nombre, como Flavio Josepho, qui había alcanzo la ciudadanía gracias a Flavio Vespasiano.

    NOTACIÓN DEL NOMBRE DE AUGUSTO:

    -NACIMIENTO DE AUGUSTO (63.a.C.):

    C·OCTAVIVS·C·F·

    Gaius Octavius Gaii Filius (Gayo de la gens Octavia, hijo de Gayo)

    -ADOPCIÓN POR JULIO CÉSAR (44.a.C)

    C·IVLIVS·C·F·CÉSAR·OCTAVIANVS

    Gaius Iulius Gaii filius Caesar Octauianus, (Gayo César de la gens Julia, hijo de Gayo, originalmente de la gens Octavia.)

    -DEIFICACIÓN DE JULIO CÉSAR (42 a.C)

    C·IVLIVS·DIVI·F·CÉSAR·OCTAVIANVS

    Gaius Iulius Diui Filius César Octauianus (Gayo César de la gens Julia, hijo del deificado, originalmente de la gens Octavia.)

    LAS LÁGRIMAS DE ANDRÓMACA.

    La Andrómaca de Eurípides se sitúa, con ciertos reparos, en torno al 427 a.C. Trata las consecuencias de la guerra y, de alguna manera, se caracteriza por la acumulación de temas. Andrómaca, esposa de Héctor, vive ahora en Ptía como esclava de Neoptólemo a quien ha dado un hijo. Pero Hermione, la legítima esposa de Neoptólemo que no puede tener hijos, ciega de rabia la amenaza de muerte. Su padre Menelao la ayuda en sus planes, mientras que Peleo, anciano abuelo de Neoptólemo, defiende valientemente a Andrómaca y a su tierno biznieto. Al final, después del asesinato de Neoptólemo a manos de Orestes, Tetis aparece como dea ex machina resolviendo la situación.

    En la literatura griega las emociones no se presentan generalmente en lo que podíamos llamar su estado puro: las mismas descripciones pueden referirse a emociones contrapuestas, y se tiende al simbolismo, especialmente de dos reacciones fundamentales: la risa y las lágrimas.

    La Andrómaca de Eurípides es una pieza en la que “acontece desgracia tras desgracia” (v. 802), por lo que las lágrimas inundan la escena constantemente. En la Iliada veíamos a Andrómaca en el canto VI coger a su hijo en brazos dakruoen gelasasa, mientras lloraba con una sonrisa en los labios, traduciendo con ello la mezcla de emociones que es tan frecuente en los personajes homéricos. Pero en la obra de Eurípides sus lágrimas no  mantienen rastro de felicidad, aunque comportan ciertos rasgos de placer en cuanto que liberan a la mujer de parte de su dolor y, la propia Andrómaca afirma que siempre se ve envuelta en lamentos, gemidos y lágrimas desde la caída de Troya, y que “por su propia naturaleza, para las mujeres supone un alivio de sus desgracias presentes el tenerlas siempre en la boca y en la lengua” (v. 93-95, traducción de J.A. López Férez, ed. Cátedra)

    En La Iliada son normales las lágrimas en los héroes troyanos, no son despreciados por ellas y no manifiestan ningún sentimiento de vergüenza. En un fragmento de Arquíloco ya se aprecia el concepto posterior de que “los hombres no lloran” y se manifiesta verbalmente la idea en las palabras que Eurípides pone en boca de Orestes cuando se dirige a Electra (Or.1022-1023) diciéndole que se resigne a los acontecimientos “dejando sus lamentaciones de mujer”  Será, no obstante, en Sófocles donde el héroe muestre su vergüenza por sus lágrimas: Áyax llora y muestra, dice, una conducta propia de mujer. En Eurípides, la idea de que las lágrimas son cosas de mujeres se convierte en una excusa que citan las propias heroinas: Andrómaca, después de contar su situación y pedirle a la esclava que vaya en busca de Peleo, le dice (v.91-ss) que ella se quedará soltando “hacia el éter los lamentos, gemidos y lágrimas“. Y así es durante toda su presencia en escena, en la que reduce su existencia posterior a la muerte de Héctor a  sus lamentos : “Muchas lágrimas me bajaron por el rostro cuando dejaba ciudad, tálamo y un esposo caído en el polvo […[ Torturada[…] me consumo en llanto como un manantial que desde una roca gotea“(v.110-ss) y repite la misma idea después : ” Tengo los ojos llenos de lágrimas; goteo como un manantial sin sol desde una roca lisa” (v.531-532), retomando el tema homérico de la fuente sombría que cae desde una roca, que Eurípides también utiliza en Suplicantes: “Insaciable, el doloroso placer de la lamentación me arrastra -como de una inaccesible roca corre una gota húmeda-…”

    Andrómaca no puede retener sus lágrimas, porque las lágrimas son a veces una manera de hablar. En Sófocles, las lágrimas pueden llegar ser una forma de conducta: “…no quiero faltar a éste mi deber, tengo que seguir llorando a mi padre desdichado“, dice  Electra (Electra, v.132-ss). En Eurípides, en cambio, las lágrimas no sirven más que para constatar la impotencia: “¿Qué ganarías, si quisieras gemir siempre?”, pregunta Heraclés (Alcestis, v.1.079) Menos en Suplicantes, donde Teseo invita a Adrasto a que se explique en vez de llorar (v.111-112), los personajes de Eurípides usan sus lágrimas sin la finalidad de persuadir que encontrará la Retórica, sólo como un símbolo más de la desgracia que les embarga y como un medio de comunicación de ésta. Después del intento de suicidio, Hermíone pasa el tiempo en escena llorando: “Gimo por la funesta osadía que cometí” (v. 838)

    Al principio del Agamenón de Eurípides, el rey se queja de que  no puede llorar como el común de los  mortales, pero en Andrómaca, Peleo sí llora lamentando la muerte de su hijo Neoptólemo cuando el mensajero la relata: ” anciano y desdichado, lloro” (v.1200), porque es un lugar común el llanto por los muertos, así como lo son las deploraciones anticipadas de muertes que, de hecho, luego no se producen. Este caso, que ya se da en la Odisea, es el caso de la propia Andrómaca, que en el dramático momento en que cree que ella y su hijo van a morir, justo antes de la intervención de Peleo, anticipa con sus lágrimas el patetismo del futuro inminente de su muerte. Y, a falta de más testigos que la lloren, es la propia heroina, con su hijo, quien deplora con lamentos su marcha: ” con mis manos ensangrentadas, ligadas con ataduras, […] suplica, hijo mío,[…] tengo los ojos llenos de lágrimas” (v. 501, 526, 531)

    El llanto por los muertos se considera apropiado incluso en los hombres; Andrómaca le dice a su hijo en su despedida que le cuente a su padre Neoptólemo lo ocurrido “besándolo, vertiendo lágrimas y abrazándolo” (v. 418)

    Y es que la vida entre lágrimas es propia de los mortales, a diferencia de los dioses, por lo que Tetis, en su aparición  final, le dice a Peleo que “debería haber tenido hijos que llantos no suscitan” (1237), es decir, inmortales.

    NORMAS DE TRADUCCIÓN ESCRITA del latín.

    Los siguientes “pasos “no son más que una guía para empezar a enfrentaros con el texto en latín, sea de Cicerón o de cualquier otro autor. Son resultado de una experiencia docente personal (la mía) y no tienen por qué ser válidas para todos vosotros.

     

    a.- Lo primero que has de buscar en el texto es el verbo. Subráyalo. Analiza la forma verbal: si el verbo está en primera o en segunda persona, el sujeto será YO/ TÚ/ NOSOTROS o VOSOTROS. Piensa que la norma en latín es que los pronombres sujeto no aparezcan, y, por tanto, no has de buscar nominativo-sujeto. Si el verbo está en 3ªp. necesitas encontrar un sujeto en caso nominativo, que será singular o plural según la concordancia con el verbo. 

    b.- En latín no existe el artículo, por lo tanto tendrás que suplirlo en español. Generalmente se usa el artículo determinado, pero hay casos de sentencias o máximas en que es mejor usar el indeterminado. Además, el contexto nos indicará pistas sobre su uso, y habremos de incorporar a la traducción la presencia del artículo determinado o indeterminado según nos sea conocido o desconocido el sustantivo traducido. 

    c.- El verbo será atributivo o predicativo. En el primer caso, el ATRIBUTO irá en caso Nominativo (Con un verbo “sum” sólo pueden ir acusativos cuando éste funciona como auxiliar, cuando es una oración de infinitivo o si se trata de un acusativo de relación) Si el verbo es transitivo, podremos llevar OD, y cualquier otro complemento, pero nunca tendremos acusativos cuando el verbo esté en pasiva (excepto el acusativo de relación, muy poco usado) 

    d.- Las palabras de una misma unidad sintáctica irán siempre en el mismo género y número, pero no han de ir necesariamente juntas en el texto:  

    Scio    sententiam    quoque      tuam    apud   vetera   Romae    templa

    1ªp.sg      Ac.sg.f.            Adv.           Ac.sg.f.    prep.     Ac.n.pl.   Gen.        Ac.n.pl.

                                                                                                                  CN  

    V              OD  …………………………………..OD          CC………………………….CC

    *Conozco la opinión          también        tuya      sobre   antiguos      de Roma los templos 

    “Conozco también tu opinión sobre los antiguos templos de Roma”

     

    -Si el OD fuera de persona, habría que poner en la traducción la preposición “a” (Scio tuam matrem: “Conozco a tu madre”)

    -El adjetivo concierta con el sustantivo en género, número y caso, pero no tienen que ir juntos en el texto. Así, la posición del CN entre un sustantivo y su adjetivo es muy corriente

     

    -Siempre que puedas, es aconsejable mantener el orden del texto. Si aún así, te parece que la traducción no tiene sentido, recurre a la estructura sintáctica:                        

     SUJ + Vb + OD + OI + CC…

    y ten presente que un verbo sólo puede llevar un elemento de cada.  

    e.-  Para la traducción es necesario el análisis, que ha de incluir la morfología y la sintaxis.

    f.- Diferentes funciones traen como consecuencia diferentes formas. Comparemos estas cinco oraciones en latín y su traducción: 

    1.      T.Aemilius et Q. Fabius consules fiunt.Tito Emilio y Quinto Fabio llegan a ser cónsules

    2.      Tribuni rem saepe contra consules temptatam suscipiunt.“Los tribunos asumen el asunto frecuentemente intentado contra los cónsules”

    3.      Adiutore consule obtineri possetCon el cónsul como colaborador, podría conseguirse”

    4.      Consul in sententia sua manebat “El cónsul se mantenía en su opinión”

    5.      Coniuges consulum venierunt ad Caesarem.“Las esposas de los cónsules acudieron junto a César” 

    Comparemos ahora las diferentes formas que adopta la palabra consul,-is, según la función que realiza:           

    -consules:                  Nominativo plural      = ATRIBUTO           

    -contra consules:      Acusativo plural        = CC           

    -consule:                    Ablativo singular       = CC           

    -consul:                      Nominativo sg.          = SUJETO           

    -consulum:                 Genitivo plural           = CN 

    La oposición entre consul y consules no nos extraña, pues en castellano se usa para la diferenciación del singular y el plural. Tampoco nos es ajena la presencia de una preposición delante del sustantivo para introducir un complemento circunstancial. La que sí es ajena a nuestras estructuras es la oposición  consul (sujeto) / consule (CC), es decir, el cambio de la forma de una palabra para expresar diferente función sintáctica. En castellano variamos la forma del pronombre personal según su función: Yo (sujeto/ atributo) – me (OD)- para mí (OI)- conmigo (CC),  pero es el único resto de la caracterización de las lenguas flexivas, que consiste, precisamente, en ese cambio formal para indicar las funciones.

    g. Has de tener presente, por mucho que te cueste creerlo, que los textos SIEMPRE tienen sentido, así que has de buscar la coherencia del texto que redactas como “traducción”, que a la vez ha de ser correspondiente con la sintaxis latina.

    PARA MÁS INFORMACIÓN, PINCHA AQUÍ.

    PERÍODOS DE LA LITERATURA LATINA

    La literatura latina se inspirará en la literatura griega, cuya lengua enriqueció siempre las letras romanas, para expresar valores más complejos y metafóricos. Su división se puede hacer según un criterio cronológico, estableciendo cuatro claros períodos, o bien, clasificando autores y obras con un criterio de géneros literarios. 

    Periodos de la literatura latina:

    1.      ARCAICO (hasta el 100 a.C.)Podemos hablar de una primera etapa preliteraria, entre los s.VIII-III, siendo a partir de ese momento cuando se puede empezar a hablar de literatura (etapa literaria  o época de Plauto)

    POESÍA TEATRO SATIRA PROSA
    -Livio Andrónico (240-207)-Nevio (235-204)

    -Ennio (239-169)

    Comedia: Plauto (254-184) y Terencio (¿-166)Tragedia: Pacuvio y Accio (s.II a.C.) -Lucilio (180-103 a.C.) -Apio Claudio-Catón el Censor (234-149 a.C)

    -Tiberio Graco

    -Gayo Graco

     2. CLASICO (s.I -hasta la muerte de Augusto el 14 d.C.)a. Época de Cicerón

    POESÍA PROSA
    -Lucrecio (98- 55 a.C)-Catulo (87-54 a.C.) Oratoria: Cicerón (106-43 a C)Historiografía: César (101-44 a.C), Salustio (87-35 a.C), Cornelio Nepote (99-24ª.C.)

    Enciclopedistas: Varrón (116-27 a.C.)

     b. Época Augustea

    POESÍA ELEGÍA PROSA
    -Virgilio (70-19d.C.)-Horacio (65-8 dC)

    -Ovidio (43-17 dC)

    -Propercio

    -Tibulo

    Historiografía: Tito Livio (43a.C-17dC)

    Retórica: Séneca el Viejo (55aC-39 d.C)

     3. POSTCLÁSICO (s. I-II d. C.)

    POESÍA PROSA
    Epopeya Histórica: Lucano                                Valerio Flaco                               

     Estacio

    Novela: Petronio              Apuleyo
    Sátira: Marcial          

    Juvenal

    Historiografía: Veleyo Patérculo, Valerio Máximo                        

    Quinto Curcio                        

    Tácito y Suetonio (s.II)

    Fábula: Fedro Retórica: Lucio Aneo Séneca               

     Quintiliano               

    Plinio el Joven

    Bucólica: Calpurnio Siculo Prosa científico-técnica:

    Plinio el Viejo                                       

    Columela                                       

    Celso                                       

    Aulo Gelio

     4. TARDÍO (hasta mediados de s. VII d.C)

    Fin.II-principio s. III s. IV-V s. VI-VII
    -TertulianoSan Cipriano Historia: Aurelio Victor, Sulpicio Severo

    Erudición: Donato, Servio, Lactancio, Macrobio

    Prosa cristiana: San Ambrosio, San Jerónimo, San Agustín

    Poesía: Avieno, Ausonio y Prudencio.

    -Boecio (filosofía)

    -Gregorio de Tours (historiografía)

    -San Isidoro (etimología)

    LITERATURA E HISTORIA LATINA (I)

    roma-082.jpg

    La asignatura de LENGUA Y LITERATURA LATINAS I de los estudios de Filología de la UNED, incluye unos temas de LITERATURA que pretenden ofrecer una visión de conjunto de la producción literaria latina entre los s. III a.C. y el II d.C. 

    Para poder entender la literatura de cualquier pueblo, es preciso contemplar la Historia en la que se gesta, por lo que presentamos, a continuación, una pequeña cronología de Roma: 

    MONARQUÍA Y REPÚBLICA
    S. XI.X Mosaico de pueblos.
    753 a.C. Fundación de Roma
    753-509 Período de la Monarquía: 7 Reyes: -Rómulo                            

    -Reyes Sabinos: Numa Pompilio, Tulo Hostilio, Anco Marcio                           

    -Reyes Etruscos: Tarquinio el Antiguo, Servio Tulio, Tarquinio el Soberbio

    509 Comienzo de la República: golpe de estado del pueblo y de los nobles en contra de la monarquía. Creación del consulado: dos nobles gobiernan anualmente.     -509-350: luchas de clases entre patricios y plebeyos; expansión de Roma
    450 Ley de las Doce Tablas
    440 Se autorizan los matrimonios entre patricios y plebeyos.
    350-272 Guerras que llevan a la anexión de la Magna Grecia
    343-291 Guerras samnitas. Roma domina el centro de Italia
    281-272 Guerras contra Tarento y Pirro. Roma domina la mayor parte de Italia
    264-146 Guerras Pùnicas: Derrota de Cartago: Roma domina el Mediterráneo occidental.Comienza la conquista de Hispania
    202-105 Expansión hacia Oriente. Conflictos en Hispania: Viriato (147) y Numancia (133)
    146 Caída de Grecia en manos romanas
    133 Destrucción de Numancia. Roma domina prácticamente la Península Ibérica
    133-121 Movimiento reformador de los hermanos Graco
    105 Crisis de casi un siglo del sistema republicano
    83-71 Guerras Sertorianas en Hispania
    82-79 Dictadura de Sila
    73-71 Revelión de Espartaco
    63 Conspiración de Catilina
    60 Primer triunvirato (César, Pompeyo y Craso)
    58-50 Guerra de las Galias: anexión de la Galia en el año 51.
    49-44 Guerra civil entre César y Pompeyo. Inicio de la dictadura de César, asesinado en 44
    43 Segundo triunvirato (Marco Antonio, Octavio y Lépido)
    30 Anexión de Egipto
    42-31 Guerra civil entre Octavio y Marco Antonio. Batalla de Accio en 31 a.C., que convierte a Octavio en dueño absoluto
    27-14 a.C. Principado de Octavio. Fin de la república e inicio del imperio
    ALTO IMPERIO
    14-69 d.c. Dinastía Julio –Claudia: Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón
    69-96 Dinastía Flavia: Vespasiano, Tito, Domiciano
    96-192 Dinastía Antonina: Nerva, Trajano, Adriano, Antonino, Marco Aurelio y Cómodo.Con Trajano, máxima expansión territorial de Roma
    BAJO IMPERIO
    193-235 Dinastía de los Severos: Septimio Severo, Caracalla (212), Heliogábalo y Alejandro Severo.
    235-284 Aureliano (270). Período de la anarquía militar: crisis económica, epidemias de peste, presión de los bárbaros.
    284-305 Reinado de Diocleciano: período de las Tetrarquías
    306-337 Reinado de Constantino. Reconstruye la unidad del Imperio en 324. Capityal en Bizancio.Edicto de Milán (313): libertad de culto para los cristianos
    360 Juliano el Apóstata: intento fallido de reinstaurar el paganismo
    379 Teodosio
    391 El cristianismo es la única religión oficial del Imperio
    395 Tras la muerte de Teodosio, el imperio se divide definitivamente entre sus dos hijos: para Honorio el de Occidente y para Arcadio el de Oriente
    476 Destitución de Rómulo Augústulo y caída del Imperio Romano de Occidente en poder de los bárbaros (Odoacro)
    1453 Fin del Imperio de Oriente llamado Imperio Bizantino al caer Constantinopla en mano de los turcos.

    HAY DIOSAS EN UNA MUJER II

    La finalidad del estudio de la doctora Shinoda es ampliar la claridad de nuestros patrones de comportamiento; se trata de arquetipos latentes en las psiques de las mujeres y los personifica en siete diosas griegas:

    Deméter, o la Madre

    Perséfone, la Hija

    Hera, la Esposa

    Afrodita, la Amante

    Artemisa, la Hermana y la Rival

    Atenea, la Estratega

    Hestia, la mantenedora del Hogar.

    Aunque se centra en estas siete diosas, son más las que pueden reconocerse en las conductas femeninas.

    Divide estas diosas arquetípicas en tres categorías: las VÍRGENES, las VULNERABLES y las ALQUÍMICAS o TRANSFORMADORAS:

    VÍRGENES

    VULNERABLES

    ALQUÍMICA

    Artemisa

    Atenea

    Hestia

    Hera

    Deméter

    Perséfone

    Afrodita

    Esta clasificación responde a las formas de conciencia, las actitudes hacia los demás, la necesidad de cariño, la importancia de las relaciones… En cualquier caso, las diosas que representan estas tres categorías deben ser expresadas por algún lado en la vida de una mujer.

    Las diosas vírgenes representan la cualidad de independencia y autosuficiencia de las mujeres; al contrario que las demás, estas diosas no se enamoran, los apegos emocionales no les desviaban de lo que consideraban importante, por lo que persiguen sus metas de manera activa. Artemisa y Atenea representan la actitud de ir directamente a los objetivos y el pensamiento lógico. Hestia es el arquetipo cuya atención se dirige hacia dentro, al centro espiritual de la mujer..

    Las diosas Hera, Deméter y Perséfone son las que representan los tradicionales papeles de esposa, madre e hija. Son los arquetipos orientados a las relaciones, cuyas identidades y cuyo bienestar dependen de tener una relación significativa. Expresan las necesidades de las mujeres de afiliación y vinculación y son vulnerables. Cada una de estas diosas sufrió y mostró síntomas similares a los de las enfermedades psicológicas, pero luego evolucionó.

    Afrodita, la diosa del amor y la belleza, constituye otra categoría por sí sola. Creaba amor, erotismo, belleza, sensualidad… y nunca fue victimizada, entablaba relaciones por decisión propia: mantuvo su autonomía como diosa vírgen y tuvo relaciones como diosa vulnerable. Su conciencia era receptiva y al mismo tiempo estaba concentrada.

    Cada una de las siete diosas desarrolla uno de los aspectos de la Gran Diosa Madre que se cree que se veneraba en Europa hace al menos 5.000 años (tal vez, incluso 25.000) Afrodita, Deméter y Hera poseen el mayor poder para dictar la conducta: Afrodita es una versión de la diosa de la fertilidad, Deméter desarrolla la función de madre, y Hera es “la reina de los cielos”. Artemisa, Atenea y Perséfones perteneces a la generación de las hijas. Y Hestia, la más anciana, evitaba totalmente el poder.

    Cada diosa tiene, pues, rasgos positivos y potencialmente negativos, y se puede pensar en sus historias como metáforas de lo que una mujer puede hacer enuna cultura patriarcal como la que desarrolla la mitología olímpica.

    HAY DIOSAS EN UNA MUJER…

    La psiquiatra de formación junguiana Jean Shinoda Bolen, establece en su libro Las diosas de cada mujer (ed. kairós, 1984) siete arquetipos femeninos que están representados por siete diosas griegas. Cada una de ellas habría surgido, según su perspectiva, de la fragmentación primitiva de la Gran Diosa que, como Lo femenino total, rigió el mundo religioso en tiempos prepatriarcales.

    El concepto  de arquetipo en la psicología significa una pauta de comportamiento instintivo comprendida en un imaginario colectivo; el inconsciente colectivo es la parte del inconsciente que no es individual, sino universal, con contenidos y modos de conducta que son más o menos los mismos en todas partes y todas las personas. Desde esa perspectiva, la autora hace un análisis de los arquetipos femeninos enfocando las diosas griegas como mujeres reales y creíbles que han permanecido en la imaginación de la Humanidad desde hace siglos. Cada diosa representaría un patrón interno  que, en ocasiones, puede convivir con otros en una sola mujer: cuanto más complicadas nos dicen que somos las mujeres, más diosas se “activan” en nuestro comportamiento.

    A su vez, los estereotipos culturales (los papeles a los que la sociedad espera que nos adaptemos las mujeres) refuerzan algunos arquetipos femeninos y reprimen otros. Los mitos griegos siguen vigentes desde hace más de tres mil años porque en ellos hay resonancias de realidad de la experiencia humana, y eso es lo que los convierte en útiles herramientas para ampliar la comprensión del mundo femenino cotidiano.

    Para esta tarea, la doctora Shinoda clasifica siete diosas en tres grupos según su funcionamiento psicolígoco. De cualquier forma, pues, las mujeres somos divinas…

    V JORNADA DE CULTURA CLÁSICA

     Ayer se celebró en Sagunto la reunión  que convoca la Asesoría de Clásicas del CEFIRE de Sagunt, gracias al “poseído de Hermes” Juanvi, todo un mensajero. Allí  pudimos conocernos cuatro miembros del curso de blogs, hubiera estado bien ver a más.

    Si la calidad de los talleres ya es indiscutible y las conferencias estuvieron al mismo nivel, ¿QUÉ HAY QUE DECIR CUANDO UN PROFESOR SE PONE A HABLAR EN LATÍN DOS HORAS SIN PARAR, SIN LEER…? ¿Y SI, ADEMÁS, LO ENTIENDES??? Fue increíble. Ana , infatigable, ya ha colgado algunas fotos del día, y la oportunidad de escuchar aquí al profesor Miraglia.

     

    Fue genial, toda una impresión digna de repetirse.

    POR EL PLACER DE LA LECTURA

    POR EL PLACER DE LA LECTURA,

    PÁSALOsampedro.gif

    Escrito y firmado por José Luís Sampedro,

    escritor, filósofo y buena gente.

    POR LA LECTURA Cuando yo era un muchacho, en la España de 1931, vivía en Aranjuez un Maestro Nacional llamado D. Justo G. Escudero Lezamit. A punto de jubilarse, acudía a la escuela incluso los sábados por la mañana aunque no tenía clases porque allí, en un despachito que le habían cedido, atendía su biblioteca circulante. Era suya porque la había creado él solo, con libros donados por amigos, instituciones y padres de alumnos.
    Sus “clientes” éramos jóvenes y adultos, hombres y mujeres a quienes sólo cobraba cincuenta céntimos al mes por prestar a cada cual un libro a la semana. Allí descubrí a Dickens y a Baroja, leí a Salgari y a Karl May.
    Muchos años después hice una visita a un bibliotequita de un pueblo madrileño. No parecía haber sido muy frecuentada, pero se había hecho cargo recientemente una joven titulada quien había ideado crear un rincón exclusivo para los niños con un trozo de moqueta para sentarlos. Al principio las madres acogieron la idea con simpatía porque les servía de guardería. Tras recoger a sus hijos en el colegio los dejaban allí un rato mientras terminaban de hacer sus compras, pero cuando regresaban a por ellos, no era raro que los niños, intrigados por el final, pidieran quedarse un ratito más hasta terminar el cuento que estaban leyendo. Durante la espera, las madres curioseaban, cogían algún libro, lo hojeaban y veces también ellas quedaban prendadas. Tiempo después me enteré de que la experiencia había dado sus frutos: algunas lectoras eran mujeres que nunca habían leído antes de que una simple moqueta en manos de una joven bibliotecaria les descubriera otros mundos.
     Y aún más años después descubrí otro prodigio en un gran hospital de Valencia. La biblioteca de atención al paciente, con la que mitigan las largas esperas y angustias tanto de familiares como de los propios enfermos fue creada por iniciativa y voluntarismo de una empleada. Con un carrito del supermercado cargado de libros donados, paseándose por las distintas plantas, con largas peregrinaciones y luchas con la administración intentando convencer a burócratas y médicos no siempre abiertos a otras consideraciones, de que el conocimiento y el placer que proporciona la lectura puede contribuir a la curación, al cabo de los años ha logrado dotar al hospital y sus usuarios de una biblioteca con un servicio de préstamos y unas actividades que le han valido, además del prestigio y admiración de cuantos hemos pasado por ahí, un premio del gremio de libreros en reconocimiento a su labor en favor del libro.

    Evoco ahora estos tres de entre los muchos ejemplos de tesón bibliotecario, al enterarme de que resurge la amenaza del préstamo de pago. Se pretende obligar a las bibliotecas a pagar 20 céntimos por cada libro prestado en concepto de canon para resarcir -eso dicen- a los autores del desgaste del préstamo. Me quedo confuso y no entiendo nada.
    En la vida corriente el que paga una suma es porque:
    a) obtiene algo a cambio.
    b) es objeto de una sanción.
    Y yo me pregunto: ¿qué obtiene una biblioteca pública, una vez pagada la adquisición del libro para prestarlo? ¿O es que debe ser multada por cumplir con su misión, que es precisamente ésa, la de prestar libros y fomentar la lectura?
    Por otro lado, ¿qué se les desgasta a los autores en la operación? ¿Acaso dejaron de cobrar por el libro vendido? ¿Se les leerá menos por ser lecturas prestadas? ¿Venderán menos o les servirá de publicidad el préstamo como cuando una fábrica regala muestras de sus productos? Pero, sobre todo: ¿Se quiere fomentar la lectura? ¿Europa prefiere autores más ricos pero menos leídos? No entiendo a esa Europa mercantil 
    Personalmente prefiero que me lean y soy yo quien se siente deudor con
    la labor bibliotecaria en la difusión de mi obra.

    Sépanlo quienes, sin preguntarme, pretenden defender mis intereses de
    autorcargándose a las bibliotecas. He firmado en contra de esa medida
    en diferentes ocasiones y me uno nuevamente a la campaña.
     

    ¡NO AL PRÉSTAMO DE PAGO EN BIBLIOTECAS!
    José Luis Sampedro

    BLOGs SOLIDARIOs, PROFES GENEROSOS

    El VELLOCINO DE ORO ha recibido dos nominaciones a Blog Solidario, lo que es todo un halago y un placer.

    solidarios.jpg

    Un antiguo proverbio, creo que persa, dice :

    “Para hacer crecer el mérito, sembrad las recompensas”

    por lo que yo, que estoy de acuerdo con la cita, bien nominaría a todos los compañeros del curso de blogs y a todos los que recoge Los Sueños de Hermes , ya que con todos ellos triunfan cada día la generosidad de los docentes y la solidaridad a la hora de compartir conocimientos y experiencias

    Pero parece que las reglas del juego no son así, se extenderán las recompensas de una manera progresiva según las siguientes normas: hay que nominar a 7 personas que uno crea que tienen blogs solidarios y enviarles un correo electrónico para que se enteren del premio.
    Los premiados, a su vez, deberán entregar el premio a su vez a otros 7 bloggers de su elección y publicar un post en su blog, colocar la imagen del blog solidario es opcional.

    And the winers are…

    -Virginia, por ATALANTA, que fue la primera que me metió el gusanillo de los blogs y porque, como Atalanta, triunfa ante cualquier tema que se propone. Gracias, Vir.

    -Amparo, por LA LLAMA DE VESTA, porque no se le escapa nada y sus aportaciones son siempre creativas, originales y completas. ¡Quién nos iba a decir a nosotras en las clases de Miguel Ángel (que sé que te lee) que navegaríamos juntas!!! Besos, Amparo

    -Jorge, por ESTILEMA, porque con sus post me devuelve trocitos de mí y de mis tiempos de ávida lectora y lectura. Jorge, eres un descubrimiento!

    -Emilio, por INDETERMINÍSIMOS, porque después del privilegio de darle clase, siempre se aprende con sus comentarios, pero ¡actualiza!

    -Sergi, por EL BLOG DE SUPORT, porque nada de esto habría sido posible sin esas páginas (y no es la frase de ninguna película…): en efecto, cuando el alumno está preparado, aparece el maestro. Mille gratias!

    -Mariachu, por EL PARAÍSO DE EUDORE, porque sin conocernos nos conocemos, y es un grato encuentro. Un abrazo!

    -Carles, por EL CORTEJO DE DIONISOS, porque los últimos serán los primeros, y porque compartir alumnos, aula y compañeros profesores seguro que es cosa del fatum y tiene una razón. Un saludo!

    Evidentemente, el orden es pura casualidad. Gracias a todos, los que están y los que no, por compartir.

    TIPOS DE ESCRITURA

     La empresa que Bonaparte dirigió en Egipto permitió a la Ciencia descubrir, para siempre, el antiguo Egipto. Description de l’Egypte ou recueil des observations et des recherches pendant l’expédition de l’armée française  es el título de la obra de 12 tomos de láminas y 24 de texto en la que se publicaron los resultados científicos de aquella expedición. Gracias a la piedra de Rosetta hallada por la expedición de Bonaparte en 1799 se inició la investigación para el conocimiento de la Antigüedad Egipcia.

    1. JEAN-FRANÇOIS CHAMPOLLION.

    Cuando el frenólogo Gall  divulgaba en París su teoría sobre la interpretación de facultades según el estudio del cráneo, conoció a un joven estudiante. Midiendo con su mirada el cráneo del muchacho, exclamó: “Qué talento para los idiomas!” Aquel joven de dieciséis años dominaba, en efecto, el latín, el griego y media docena más de lenguas orientales. Era Jean-Feançois Champollion. Había nacido al sur de Francia, en Figeac (23-12-1790), en los días de la gran Revolución. Aprendió a leer solo y cuando tenía siete años oyó hablar ya de Egipto porque su hermano mayor, Jacques Joseph, fracasó en su intento de participar en la expedición de Napoleón (mayo de 1798)

    No le iba bien en el colegio, por lo que su hermano, ya filólogo, se lo llevó a Grenoble en 1801 para ocuparse de su educación. Poco después ya destacaba en latín, hebreo y griego, y en esa época conoció a Fourier, que había tomado parte en la expedición napoleónica como físico y matemático. Fue él quien le enseñó por primera vez un jeroglífico. Jean-François Champollion empezó con trece años el estudio del árabe, el sirio, el caldeo y el copto; estudió el chino antiguo y textos del zenda, el pahlavi y el parsi. Y en el verano de 1807, a los diecisiete años, proyecta el primer mapa del mundo de los faraones, a partir de citas bíblicas, textos latinos, árabes y hebreos. Mientras comienza un libro, Egipto bajo los faraones, y lee la introducción ante la Academia de Grenoble. El efecto es aplastante y por unanimidad es nombrado miembro de la Academia.   

    Poco después marcha a París, con la intención, clara ya, de descifrar los jeroglíficos.  

    2. LA PIEDRA DE ROSETTA.

    La famosa piedra de basalto negro que se conserva en el British Museum fue encontrada en julio de 1799 en un lugar cercano al Nilo, no lejos del pueblo de El-Rashid o, como lo denominan los europeos, Rosetta.

    De acuerdo con un relato, fue encontrada yaciendo sobre el suelo y, según otra historia, se hallaba empotrada dentro de un muro antiguo que una compañía de soldados franceses tenía orden de demoler. El descubridor de la piedra fue un soldado cuya cultura no sabemos si le permitió conocer el valor de su hallazgo o si, simplemente, quedó fascinado por el aspecto misterioso de la losa; al verla,  salió huyendo y el oficial de ingenieros Bouchard fue quien observó las inscripciones en tres lenguas diferentes.

    La losa, de grano fino, duro, de basalto negro, estaba pulida por un lado y presentaba inscripciones erosionadas por el roce de la fina arena del desierto, en tres lenguas distintas: la primera, de catorce líneas, era jeroglífica; la segunda, de veintidós, era demótica, y la tercera, de cincuenta y cuatro, griega. El oficial comprendió que debía tratarse de tres versiones del mismo texto y, dado que la última era griego, podía leerse.

    Las noticias del descubrimiento pronto alcanzaron El Cairo, al ser transportada al recientemente fundado Instituto Nacional de esa ciudad. Un general de Napoleón, helenista apasionado, pronto comenzó la traducción y comprobó que se trataba de una dedicatoria de los sacerdotes de Menfis a Ptolomeo V en el año 196 a.C.

    Napoleón ordenó hacer copias para distribuirlas entre los eruditos europeos, y fueron llevados a El Cairo especialmente los litógrafos Marcel y Gallans para hacerlas. Recubrieron la superficie con tinta de imprenta y luego pasaron sobre ella hojas de papel enrolladas a un rodillo de goma de India, hasta que cosiguieron una buena impresión.

    En el año 1801, tras la capitulación de Alejandría, fue firmado un tratado por el que se establecía que la Piedra de Rosetta y otras muchas antigüedades egipcias eran cedidas a Inglaterra. Al año siguiente, fue espuesta en los Salones de la Sociedad de Anticuarios de Londres, cuyo presidente ordenó hacer cuatro vaciados en escayola para las universidades de Oxford, Cambridge, Edimburgo y Dublín. A finales de ese año, la piedra fue trasladada al Museo Británico, donde sigue en la actualidad.015rosettas-stone.jpg

    Se dedicaron a su traducción las mejores inteligencias de la época, pero fue inútil: todos partían de hipótesis falsas. Los jeroglíficos no se habían podido leer desde hacía tiempo: el emperador Justiniano, en el 535, cerró el templo de Isis en Philae, último refugio de los sabios sacerdotes de los templos egipcios, y desde el reinado de Decio (249-251) ya no se había grabado ninguna inscripción jeroglífica en las piedras, por lo que pronto desapareció el arte de leer los signos sagrados.

    3. CHAMPOLLION Y LOS JEROGLÍFICOS

    Por aquel entonces Champollion llega a París y conoce a su profesor De Sacy en la Escuela Especial. Termina su libro sobre El Egipto de los faraones (1814) y se dedica a estudiar sánscrito, árabe, persa y chino. Vive miserablemente en una habitación cerca del Louvre y cae enfermo.

    Más tarde se dedica al copto, del que dice que “lo habla consigo mismo” Estudia entonces los manuscritos coptos de la Biblioteca Imperial de París, y descubre la existencia de tres sistemas de escritura egipcia: jeroglífico, hierático y demótico. Un día, colocado ante una copia de la piedra de Rosetta hecha en Londres, comienza a compararla con los papiros de manera intuitiva y, de golpe, llega a deducir los valores justos para toda una serie de letras. Entusiasmado, decide ocuparse de los jeroglíficos.

     

    J-F. CHAMPOLLION
    J-F. CHAMPOLLION

    Vuelve a Grenoble en 1809 como profesor de Historia y al año siguiente presenta sus Mémoires sur les écritures egyptiennes, en la que demuestra la necesidad del uso fonético de los signos jeroglíficos en la escritura de nombres.

    Cuando Napoleón entra en Grenoble en  1815, Champollion pone su pluma a su servicio, lo que pagará caro más tarde durante los Cien Días: será condenado al destierro. Sigue con sus investigacines y compara el texto demótico con el texto griego que él traduce al copto, confiando en encontrar el valor fonético de las palabras egipcias. Y en un moemnto dado, tuvo la ocurrencia de que las imágenes jeroglíficas eran “letras”, mejor dicho, signos representativos de sonidos. Comparó los jeroglíficos con la escritura hierática y con el demótico, demostrando que la segunda es una simplificación de la primera y, a su vez, los caracteres demóticos son la última degradación de los signos jeroglíficos.

    Al igual que los nombres griegos eran transmitidos fonéticamente en el texto demótico también debían estarlo en los cartuchos que contenían el nombre de Ptolomeo en el texto de jeroglíficos

    jerogli9.gif

     

     Como los ideogramas no podían transcribir todos los matices del pensamiento, los egipcios se sirvieron de jeroglíficos fonéticos: la boca, que se dice “ro”, pasó a ser el signo de “R”; la mano, que se dice “thot” el signo “T”… Aún así, la omisión de las vocales combinada con la variedad de la ortografía, convierten los jeroglíficos en una lengua de difícil lectura. Por ejemplo, la palabra “cocodrilo” puede escribirse de cinco formas distintas a las que luego añaden un signo figurativo qu facilite la comprensión.

    En 1824, Champollion comenzó sus misiones científicas en Egipto. Dejó su antiguo puesto de profesor de Historia en Grenoble para viajar por Italia, comisionado por Carlos X, para inspeccionar colecciones de antigüedades egipcias (1824-26); luego fue conservador del departamento egipcio en el Museo del Louvre (1826); donde logró fondos para su viaje a Egipto. En 1.828 organizó una expedición a Egipto junto a Hipólito Rossellini, la cual duró tres años. Se le otorgó una cátedra en el College de Francia (1831) y fue nombrado miembro de la Academie Française.

    Murió mientras preparaba la publicación de los resultados de sus expediciones a Egipto, en París, en 1.832. Después de su muerte se publicaron los importantes trabajos que tenía preparados sobre la lengua y los monumentos del Egipto faraónico

    4. TIPOS DE ESCRITURA.

    La escritura es un invento mucho más moderno que el lenguaje articulado, y es propio de sociedades organizadas y avanzadas, tecnológica y culturalmente Cuando el hombre decide inventar signos gráficos como auxiliares de la memoria para transcribir mensajes o  retener información, nace la escritura, considerada en muchas sociedades como un don divino. [Para ampliar la información sobre la evolución de la escritura, pulsa aquí.]

    Los escritos más antiguos conservados provienen de Sumer, en la Antigua Mesopotamia, del 3500 a.C. aproximadamente, y de Egipto de aproximadamente el 3000.

    ESCRITURA PICTOGRÁFICA E IDEOGRÁFICA

    Los pictogamas son dibujos simplificados creados para simbolizar un objeto o una idea y representan una palabra. Se puede comprender sin necesidad de conocer su pronunciación. Así, en la antigua Mesopotamia, el dibujo de una vulva significaba “mujer”; la suma de los pictogramas vienen a significar ideas y surgen así los ideogramas: “mujer” y “montaña” significa “mujer que viene de fuera”, por lo tanto “esclava”

    A este tipo de escritura pertenecen los jeroglíficos egipcios y el chino actual, con la dificultad de expresar conceptos abstractos y la necesidad de memorizar muchos signos.

    ESCRITURA SILÁBICA

    Hacia el 1500 a.C., las dificulatades de la escritura ideográfica llevaron a una transformación, de form que cada signo pasó a simbolizar una sílaba, reduciéndose considerablemente el número de signos necesarios para escribir una lengua. Nacen los silabarios, como el silabario cuneiforme de los hititas, el lineal A de Creta, el lineal B de Micenas y, actualmente, algunas lenguas de Japón.

    ESCRITURA ALFABÉTICA

    Hacia el 1700 a.C. se produjo una revolución cultural paralela en Egipto y en las costas de Siria y Palestina al surgir los primeros alfabetos, en los que cada signo representa un sonido o fonema. Cada lengua tiene entre 25 y 35 signos, con lo que la escritura se hace más accesible a todas las clases sociales y deja de estar en manos de escribas y sacerdotes. Los fenicios desarrollaron un  alfabeto que extendieron por todo el Mediterraneo y que es el origen de la mayoría de sistemas de escritura posteriores. Por un lado, del fenicio proceden el hebreo y el arameo, y de este último, el árabe y la mayoría de los usados en India. Por otro, los griegos adpataron el alfabeto fenicio a su sistema fonolófico creando signos para las vocales, y de ellos lo tomaron los romanos: con la Romanización, Roma transmitió su lengua latina y su alfabeto por todo el Imperio. AL entrar en contacto con el Imperio Bizantino, algunos pueblos eslavos tomaron el alfabeto griego y lo adaptaron a su lengua, naciendo así el alfabeto cirílico en el siglo IX a.C., utilizado actualmente en Bulgaria y en otras zonas del E de Europa.

    inscrtardia-mustermas-diocl.jpg

    Inscripción tardía en alfabetos griego y latino (Museo Nacional , Roma)

    Esta evolución de la escritura implicó, paralelamente, una evolución de los soportes escrituarios.

    LA VILLA KÉRYLOS III

    verano-2006italia-y-costa-azul-093.jpg          Aunque la villa Kérylos reproduce una antigua villa griega, no eran así las casas de los atenienses en la Grecia clásica. Mosaicos como estos que adornan sus habitaciones no eran nada habituales.

    dscf2660.jpg

    En Atenas los ciudadanos están acostumbrados a pasar el día fuera de casa, en el ágora, en los templos, en el campo. Las casas tienen habitaciones muy pequeñas, a menudo ennegrecidas por el humo, cerradas al exterior, a las callejuelas de la ciudad y abiertas solo a los patios interiores de donde reciben el aire y la luz. Sólo en la periferia y en época tardía surgirán las casas de los potentados, grandes construcciones con un amplio peristilo, jardines, fuentes, etc., casas que los romanos reproducirán fielmente tal y como podemos observar actualmente en Pompeya.

    La vivienda griega es un mundo cerrado en cuyos muros se ve obligada a vivir la mujer, la reina de la casa, con los hijos, esclavas y esclavos. Por lo general no hay comunicación entre las habitaciones, que dan al pórtico interior. La habitación del hombre (androceo) está al fondo de la casa y, separada, la habitación de la mujer o gineceo.

    Lisias dibuja en el Discurso I una casa típica de dos plantas; las mujeres, hijas y esclavas suelen dormir arriba, tal y como él cuenta, adonde se llega a través de una escalera empinada e incómoda.  De hecho, muchas veces no era exactamente un piso, sino sólo una elevación parcial de alguna habitación de la planta baja.

     

    dscf2650.jpg

    Detalle de la habitación de la Señora Reinach.

    Las camas de muchos atenienses no eran más que yacijas que podían cambiarse fácilmente de sitio. En la habitación de la señora Reinach, llamada “ornithes” porque sus paredes están decoradas con pájaros, la cama está entre dos cofres de marquetería de madera de limonero que nos recuerdan los cofres propios de las casas griegas, en los que se guardaban las ropas que se tejían en el gineceo, perfumadas con frutos secos. Los somieres eran de cuero o de fibras vegetales trenzadas, y encima los cobertores, los cojines o las pieles de animales que variaban mucho de calidad.

    Las camas eran usadas también para comer, una especie de sillas alargadas que permitían una posición parcialmente erecta para recostarse a comer. En el triklinos (“tres lechos”) o comedor   de los Reinach vemos ejemplos de estos “divanes” que tenían a su alcance una mesita más pequeña para colocar los alimentos y las copas. Uno de los lechos, más alto que los demás, se reservaba al propietario de la casa que solía presidir los banquetes.

    detalle-mesa-trespatas.jpg

    Como aquí, las mesas de los atenienses solían ser de tres patas. Las sillas tenían respaldo curvado y patas también curvadas hacia el exterior. En general, los muebles eran escasos, y la decoración ausente. El suelo solía ser de tierra, algunas veces de baldosas o argamasa, pero sólo a partir del s.IV a.C. se recurrirá a materiales como el mármol, el bronce, el mosaico o el estuco.

     

     

    dscf2646.jpg

    Decoración de estuco con máscaras teatrales y, en la zona superior, escenas mitológicas

    Blog de contenido sobre cultura griega y romana.

    Buscar en OpenEdition Search

    Se le redirigirá a OpenEdition Search