LA GUERRA DE YUGURTA Bellum Iugurthinum

  

Cayo Salustio Crispo (Amiterno 86 a.C.- Roma 36 a.C.) se dedicó a la literatura después de su actividad política. Al principio de La guerra de Yugurta , Salustio expone la razón para escribir sobre ella:

 Bellum scripturus sum, quod populus Romanus cum Iugurtha rege Numidarum gessit, primum quia magnum et atrox uariaque uictoria fuit, dein quia tunc primum superbiae nobilitatis obuiam itum est; quae contentio diuina et humana cuncta permiscuit eoque uecordiae processit ut studiis ciuilibus bellum atque uastitas Italiae finem faceret.(Salustio. Bell.Iug. V) 

 “.. Voy a escribir la guerra que el pueblo romano sostuvo con Yugurta, rey de los Númidas, primero porque fue larga y atroz y la victoria fue incierta; después porque entonces por primera vez se atacó la soberbia de la nobleza. Una lucha así mezcló todo lo divino y lo humano y llegó a tal punto de locura que sólo la guerra y la devastación de Italia pusieron fin a los enfrentamientos civiles”    

La guerra de Yugurta se desarrolla en Numidia, país situado al oeste de la provincia de África (actualmente el Magreb), en una zona donde Roma tenía grandes intereses comerciales. Massinisa (202-148 a.C.) fue un rey númida que había mantenido una alianza con Roma y su hijo Micipsa había continuado la política de su padre como fiel aliado. Cuando en el 118 muere Micipsa, quedan sus dos hijos como herederos, Adherbal y Hiempsal, pero su sobrino Yugurta(160-104 a.C.), que había luchado junto a Emiliano Escipión en Numancia (133 a.C) y había destacado por su habilidad en el arte de la guerra, tenía pretensiones al trono.

numidia.jpg

Para solventar la sucesión, el Senado romano envió un cónsul que dividió

Numidia en tres partes, pero Yugurta pronto asesinó a Hiempsal (117) y

así se repartió el reino entre él y el otro príncipe en el 113 a.C. Siguieron

los enfrentamientos entre ambos y Yugurta sitió a su primo en la ciudad

fortificada de Cirta, hoy Constantina. Ante ese ataque, el Senado ro-

mano envío embajadores a Yugurta, que no se dejó persuadir, saqueó Cirta 

y asesinó a Adherbal.

Como en la masacre de Cirta fueron asesinados gran número de negotiatores romanos que estaban establecidos allí, el pueblo romano obligó al Senado a declarar la guerra a Yugurta en el 111 a.C., dirigida por el cónsul Calpurnio Bestia. Sobornado éste, Yugurta se mantuvo en el trono, pero esto causó gran descontento entre el pueblo y el tribuno de la plebe C.Memmio logró que se hiciera venir a Roma al propio Yugurta para dar explicaciones; esto sirvió de poco porque el tribuno del Senado fue también sobornado y vetó a Memmio.

Yugurta se las arregló para asesinar a Masiva (110), el único que podría tener ciertos derechos dinásticos,  y esto decidió de nuevo al Senado a intervenir militarmente en Numidia. La campaña fue un desastre y  Yugurta derrotó fácilmente a los romanos, y les perdonó la vida con la condición de que se retiraran. El Senado condenó a los cónsules que habían sido sobornados por firmar aquel tratado, y buscó un nuevo cónsul que se encargara de la guerra.

 

Entonces se eligió al cónsul Q. Cecilio Metelo (110), un aristócrata moderado que, según Salustio, tenía reputación de buen militar y honesto. En un año reorganizó el ejército y se dedicó a matar, incendiar y asolar Numidia. Yugurta pidió la paz y Metelo se la ofreció a cambio de que entregara jinetes, elefantes, desertores romanos y un gran tributo; Yugurta lo entregó todo, pero se negó a rendirse personalmente, por lo que la contienda continuó.

Mientras, C.Mario, tribuno que había servido en Numidia, fue elegido cónsul, y el concilium plebis (asamblea de la plebe) le entregó el  mando del ejército de Numidia. Esto suponía la destitución de Metelo y era una clara afrenta al Senado, que hasta entonces siempre había decidido sobre los asuntos bélicos exteriores. Pero Mario, que odiaba a los aristócratas como Metelo, supo ganarse la confianza del pueblo consiguiendo el enrolamiento de muchos voluntarios, no sólo possesores, sino incluso desposeídos que pensaban poder enriquecerse con la guerra: era un ejército nuevo por su gran componente popular. Además, Mario sufría las mismas penurias que sus soldados cuando reanudó la guerra.

Yugurta logró la ayuda del rey de Mauritania y eso entorpeció las victorias de los romanos, que tuvieron que invadir poco a poco el gran país hasta forzar que Yugurta se refugiara en Mauritania. Y poco después, Cornelio Sila, cuestor de Mario que simpatizaba con los conservadores, logró que el rey de Mauritania, entregara a Roma a Yugurta.

Mario celebró su triunfo en Roma (104) llevando delante de su carro a Yugurta que, poco después, fue encerrado en una mazmorra donde murió.

Después de su muerte, la parte oriental de Numidia siguió bajo el mando de gobernantes nativos, pero la parte occidental fue anexionada al Reino de Mauritania.

Blog de contenido sobre cultura griega y romana.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search