Archivo de la etiqueta: arte girego. períodos arte griego

PERÍODOS DEL ARTE GRIEGO

1. Época pre-helénica y arcaica

Los tiempos pre-helenícos permitieron el florecimiento del arte cretense, micénico y cicládico. Luego, durante la época arcaica, Grecia da el paso decisivo de la monarquía al gobierno de la aristocracia, consciente ya de sí misma. 

 

 

Durante el período pre-helénico el arte florece en distintos focos del Mediterráneo:

a. la cultura egea en las islas Cícladas implica la conversión de campesinos en marinos que se dedican al comercio, lo que lleva al  desarrollo de la industria y, a su vez, a una evolución de la cerámica, que se convierte en  artística.  Las manifestaciones artísticas nos deja los  ídolos cicládicos, en mármol, que primero fueron figuras de culto femenino. Son figuras de formas esquemáticas, perfiles redondeados, con total falta de detalles.

b. el arte cretense nos deja arquitectura de tipo palacial, con frescos sumamente importantes, y muchos ejemplos de cerámica y escultura. Además, la orfebrería era muy elaborada. Destaca el palacio de Cnossos.

c. Por último, el arte micénico,  centrado en la Argólida (Argos, Tirinto y Micenas), desarrolló los primeros templos a partir del megaron, el núcleo del palacio.

Ya en época arcaica,  destaca el arte geométrico representado por cerámicas decoradas con motivos geométricos rectilíneos y curvilíneos; luego se introdujeron motivos humanos y animales.

A final del período geométrico, aproximadamente a mediados del s. VIII, comienza la gran colonización de los griegos hacia el oeste: la vida agrícola va transformándose en vida urbana y las polis (ciudades-estado) se desarrollan con más fuerza cada vez debido a la influencia de la aristocracia. La época arcaica se forma sobre la síntesis del arte de Oriente y Occidente, a consecuencia de un comercio floreciente y de unas ciudades que se van enriqueciendo porque la colonización de otras tierras ha sido afortunada; el arte es un arte ciudadano (puesto que la polis aumenta en importancia), y aristocrático.

Tres focos principales se distinguen en las influencias de este arte griego inicial:  egipcio-mesopotámico, cretomicénico y dórico. De ellos hereda, en arquitectura, el sistema adintelado de construcción, el uso de la columna (rodeada quizás en un principio de culto religioso), la cubierta a dos aguas que originará el entablamento, la frontalidad, la simetría  que apreciamos en las escultura de kouroi y kores.

 Poco a poco la burguesía ciudadana va a ir desplazando a la aristocracia. Al intensificarse la vida urbana, la concepción individualista obtiene primacía, y los artistas comienzan a  firmar sus obras, lo que va vinculado al nuevo régimen político: hacia el s.VII el poder lo ocupará la tiranía, como sistema político de transición; los tiranos empezarán a valorar y a proteger el arte, también con una intención propagandística y con el deseo de engrandecerse ante sus súbditos. Al final del período las obras de arte van perdiendo su finalidad religiosa para reproducir e interpretar la belleza humana. Este ideal de belleza da al arte su propio sentido y a fines del período arcaico desaparece ya la relación arte/culto religioso.

2. Época Clásica

El s. V está caracterizado en sus comienzos por la lucha de todos los griegos contra Persia ; más tarde, a mediados de siglo, por la supremacía ateniense; y a finales de siglo, por su derrota y hundimiento con las guerras del Peloponeso.

    Se inicia además en esta época un sistema democrático, que implica liberalismo e individualismo. La democracia es individualista porque estima a cada uno según su valor personal, pero es a la vez anti-individualista, porque intenta nivelar las diferencias de clase y borrar todos los privilegios de nacimiento. La burguesía urbana asume un papel intermedio entre las capas aristocráticas y populares, y se interesa por crear nuevos privilegios que le acerquen a la nobleza, mientras ésta intenta tomar parte en sus negocios para enriquecerse.

Maduran las más importantes conquistas naturalistas: se tiende a ser fiel a la naturaleza en la misma medida en que se cuidan las proporciones y el orden.  El ejemplo de arte clásico por excelencia es el templo griego, como el partenón, y esculturas como el Auriga de Delfos. El primer momento de esta etapa se conoce como arte severo,  que marca la ruptura con el período anterior, en favor de mayor elegancia y elasticidad. Le sigue el periodo clásico o de Pericles.

3. Época Helenística

El período helenístico (330-30 a.e.c.) viene determinado por la extensión de la cultura griega en el interior de Asia y Europa, y por el asentamiento de los centros políticos y culturales lejos de la Grecia continental. Esta expansión fue promovida por las campañas de Alejandro Magno, a cuya muerte, el gigantesco imperio se disgregó en muchas monarquías aisladas, los estados helenísticos.  Paralelamente, en lo social se produce un aburguesamiento sustentado por el poder económico, sin perjuicios de clase. Aparece, pues, una cultura mixta, verdaderamente internacional: el eclecticismo es el rasgo fundamental de la producción artística y científica. Hay un afán de cultura y surgen colecciones, se organizan bibliotecas, se hacen copias de las obras clásicas, en una actividad precursora de los modernos museos. Son gusto de esta época lo patético, lo íntimo, lo solemne, lo común, lo colosal, lo tierno, lo gracioso…

La disolución del espíritu del arte clásico está en relación con los cambios sociales; cuanto menos unitarios se vuelven estos estratos sociales, más heterogéneas son las orientaciones estilísticas; aparecen los retratos y la pintura paisajística.

EN ESTA PRESENTACIÓN TIENES recopiladas imágenes que ejemplifican cada uno de los períodos del arte griego, hasta el momento de su dominación por Roma (146 a.e.c.).